Anuncio

Viven Navidad convulsa mexicanos en Jerusalén

El ambiente festivo se vio enturbiado por la tensión de las últimas semanas después del reconocimiento del Presidente estadounidense, Donald Trump, de Jerusalén como capital israelí.

El ambiente festivo se vio enturbiado por la tensión de las últimas semanas después del reconocimiento del Presidente estadounidense, Donald Trump, de Jerusalén como capital israelí.

(agencia reforma)

En Navidad, la ciudad de Belén capta gran atención a nivel mundial, recibiendo infinidad de visitas de peregrinos y de turistas.

El ambiente festivo se vio enturbiado por la tensión de las últimas semanas después del reconocimiento del Presidente estadounidense, Donald Trump, de Jerusalén como capital israelí.

Entre protestas por el conflicto y lejos de su tierra natal, algunos mexicanos radicados en Israel celebran estas fechas.

“Este año hemos tenido la sorpresa de que Trump anunció el tema del cambio de Embajada de Tel Aviv a Jerusalén, lo cual ha creado un poco de nerviosismo, una cierta inquietud”, comentó a Grupo REFORMA el sacerdote Juan María Solana, de los Legionarios de Cristo y director del Centro Notre Dame de Jerusalén.

Este padre poblano vive en Israel desde hace más de 13 años y ésta es su Navidad número 14 en Tierra Santa. Y aunque reconoció que la tensión es evidente, también señaló que las manifestaciones se han mantenido pacíficas y no han sido motivo para que los peregrinos dejen de visitar la ciudad.

Además, en un país donde el 2 por ciento de la población es de fe cristiana, es decir, unas 160 mil personas, Solana sostuvo que la libertad de credo es bastante alta y las fiestas decembrinas pueden sentirse como en casa.

“No extraño simplemente porque yo siempre disfruto a tope donde estoy y como misionero que soy, he pasado Navidad en muchos lugares distintos”, explicó el también creador del proyecto Magdala en la Galilea.
“Los cristianos no tenemos problema alguno porque se respeta plenamente la libertad de cultos y cada uno celebra sus fiestas como lo desee, con absoluta libertad”.

La mexicana Mariana Bravo, de 29 años y quien lleva 4 años trabajando en Israel, destacó que en esta ciudad se puede percibir un ambiente entusiasta, bíblico y espiritual, aunque la polémica de las últimas semanas está presente.

“Son más las (personas) que nos unen que las que nos separan, porque en este mundo están las raíces y cimientos de nuestra fe”, agregó.

Por su parte, David Delgado, de 28 años, explicó que el ambiente festivo no se da en todos lados, por ejemplo, en los centros comerciales no se escuchan las típicas melodías navideñas, sólo en las zonas de mayoría cristiana se visten de adornos y luces acordes a la época, como el barrio de la Ciudad Vieja y la Ciudad de Nazaret.

“Me hace extrañar ciertos aspectos de la Navidad en México”, reconoció el estudiante de un posgrado en Relaciones Internacionales en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

La tensión de las últimas semanas, sin embargo, preocupa a las autoridades en el Ministerio de Turismo local en la Autoridad Palestina.

La peregrinación a Belén -en la que solamente el 35 por ciento de la población es cristiana y el resto musulmana- depende casi exclusivamente del flujo de viajeros a Israel, de donde pasan al lado vecino. Y también en Jerusalén, Haifa y Nazaret, del lado israelí, se siente en determinadas zonas la Navidad.


Anuncio