Anuncio
Share

Viven día tranquilo tras muerte de capo

Tláhuac permaneció en calma tras la muerte de Ricardo Ferro Pérez, "El Richi", uno de los supuestos líderes del Cártel de Tláhuac.

Tláhuac permaneció en calma tras la muerte de Ricardo Ferro Pérez, “El Richi”, uno de los supuestos líderes del Cártel de Tláhuac.

(agencia reforma)

Tláhuac permaneció en calma tras la muerte de Ricardo Ferro Pérez, “El Richi”, uno de los supuestos líderes del Cártel de Tláhuac.

Habitantes y mototaxistas continuaron con sus labores cotidianas una vez esparcida la noticia del enfrentamiento en la Unidad Habitacional Santa Fe.

La rutina de este sábado contrasta con la mañana del 19 de julio pasado cuando los marinos abatieron a Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos”, tío del “Richi”.

Aquel día, decenas de sicarios y seguidores del “Ojos” quemaron llantas y vehículos en vialidades importantes de la delegación Tláhuac.

Ayer, la Policía capitalina desplegó un número importante de agentes a las calles y los marinos prácticamente se atrincheraron en el módulo de departamentos donde ocurrió el enfrentamiento.

Nada pasó. Los mototaxistas siguieron cargando pasaje sin mencionar una palabra de lo sucedido, y los colonos apenas lanzaban una mirada dentro del complejo habitacional, como si los marinos no estuvieran, y continuaban su camino hacia sus hogares.

Cerca de las 13:30 horas, el personal de la Marina retiró el cordón de seguridad del edificio donde se realizó el operativo, aunque permanecieron resguardando el departamento G-103, en donde abatieron al narcomenudista de 29 años de edad.

“Tenían rentando ahí yo creo que como desde hace dos años (los familiares del “Ojos”); sí se puso la Unidad más peligrosa, pero ellos nadie les decía nada (...) a veces se quedaban en la noche a tomar o a fumar, pero nadie se metía, para evitar problemas”, comentó Apolinar, un vendedor.

A unas calles de la Unidad Habitacional, un nutrido grupo de policías de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina se colocó a las afueras del Metro Nopalera para resguardar la seguridad de la zona y revisar unidades de transporte público y motocicletas.

Otro grupo recorrió la Colonia Zapotitla y las circunvecinas; en ambos casos no reportaron enfrentamientos ni detenidos.

“Ellos (los familiares del “Ojos”) fueron quienes agarraron la base de taxis, desde que continúo la Línea 12 del Metro y ahí han seguido, cobran derecho de piso, pero hoy todos salieron normal a trabajar”, añadió un hombre.

Aún así los marinos no bajaron la guardia y uno de ellos comentó que se quedarán al menos un día más en el lugar, aunque aclararon que no impedirían el tránsito de las personas que habitan en el sitio.

Eso sí, se mostraban cautelosos con el ingreso o salida de las personas de la zona y más con los que tuvieron la osadía de asomarse a ver qué había sucedido. No cruzaron palabra con los colonos.

El departamento donde fue abatido el capo está cerrado por personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación en delitos Federales, que colocó sellos con la leyenda FED/SEIDF/E/DCNCF/C/X/00001061203.

Testigos señalaron que las autoridades se llevaron varias motocicletas donde supuestamente distribuían drogas; al menos 6 autos y 3 motocicletas de los vecinos se quedaron en el estacionamiento en la Unidad.


Anuncio