Anuncio

Tira Bronco avance en seguridad.- NYT

Al designar a amigos en cargos clave y dejar que colapsaran proyectos de seguridad, la Administración del Gobernador Jaime Rodríguez destruyó avances extraordinarios contra el crimen que se habían conseguido en Monterrey, afirmó el periódico The New York Times (NYT).

Al designar a amigos en cargos clave y dejar que colapsaran proyectos de seguridad, la Administración del Gobernador Jaime Rodríguez destruyó avances extraordinarios contra el crimen que se habían conseguido en Monterrey, afirmó el periódico The New York Times (NYT).

(agencia reforma)

Al designar a amigos en cargos clave y dejar que colapsaran proyectos de seguridad, la Administración del Gobernador Jaime Rodríguez destruyó avances extraordinarios contra el crimen que se habían conseguido en Monterrey, afirmó el periódico The New York Times (NYT).

En un reportaje sobre comunidades mexicanas que han avanzado contra la inseguridad, que el diario estadounidense publica hoy lunes en su portada, el NYT advierte que la lucha contra la delincuencia en Monterrey está fallando.

“Se están colapsando sus avances, alguna vez extraordinarios. La inseguridad está volviendo”, asegura el NYT.

Citando a Jorge Tello, asesor de seguridad, el periódico neoyorquino narra que el esfuerzo por recuperar la seguridad arrancó en el 2010 -bajo la gestión del Gobernador Rodrigo Medina- y fue impulsado y administrado por la iniciativa privada regiomontana.

“El experimento de Monterrey inició con una comida”, señala el texto. “Tello cenaba con el Gobernador, quien recibió una llamada de José Antonio Fernández, capitán de Femsa, una de las compañías más grandes de México.

“Unos guardias de seguridad privada de Femsa habían sido atacados por los sicarios de un cártel, mientras llevaban a los hijos de unos empleados a la escuela”, añade. “Dos (escoltas) murieron repeliendo lo que seguramente había sido un intento de secuestro”.

Aunque no lo señala, el Times se refiere a la agresión que un comando realizó el 20 de agosto del 2010 frente al Colegio Americano, en Santa Catarina, donde escoltas de Femsa fueron atacados y levantados.

Un día después, dos elementos aparecieron muertos y encajuelados, mientras que otros cuatro fueron liberados.

La llamada de Fernández al Gobernador, señala el NYT, dio inicio a una serie de conversaciones con jefes empresariales.

“Un club de ejecutivos corporativos que se hacen llamar el Grupo de los 10 ofreció ayudar a financiar y reformar a la Policía Antisecuestro del Estado. El Gobernador aceptó", dice el Times.

Según el diario, la colaboración le permitió al Gobierno estatal lanzar un proyecto policiaco más ambicioso -que dio forma a Fuerza Civil- y que fue apoyado por las grandes empresas de Monterrey con especialistas y una campaña de reclutamiento.

“El crimen cayó en toda la Ciudad”, sostiene el periódico. “Los líderes comunitarios en las áreas más pobres informaron sobre calles más seguras y renovaron la confianza pública en la Policía”.

La experiencia de Monterrey, asegura el NYT, demuestra que la violencia es sólo un síntoma y que la verdadera enfermedad está en la debilidad y corrupción del Gobierno.

En referencia a Jaime Rodríguez, el Times señala que la situación empezó a empeorar con la llegada de “El Bronco”.

“Un nuevo Gobernador, quien llegó al cargo a finales del 2015, dejó que caducaran las reformas y designó a amigos a puestos clave”, dice.

Ahora, sostiene el Times, está resurgiendo la delincuencia y los reportes de brutalidad policiaca, particularmente en colonias de clase trabajadora.

“Las cosas mejoraron, la gente se sentía cómoda, y luego lo destruyeron todo”, afirmó Tello al NYT.

Al inicio su gestión, en octubre del 2015, “El Bronco” fue criticado por el nombramiento de Roberto Flores como Procurador, que renunció en febrero pasado entre crecientes índices delictivos y acusaciones de entorpecer el Gabinete de seguridad.

Adrián de la Garza, hoy Alcalde de Monterrey y Procurador de Medina, dijo al NYT que la Ciudad sólo se podía aislar hasta cierto grado y advirtió, sin dar nombres, sobre el riesgo de relegar a los líderes empresariales por políticos que descarrilan los avances por la corrupción y el amiguismo.

El reportaje también habla de la experiencia de Tancítaro, Michoacán, donde la comunidad tomó el control y mejoró su seguridad, y Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, donde avanza un proyecto no gubernamental contra el crimen.

“Son excepciones que prueban la regla: la crisis de México se manifiesta como violencia, pero está enraizada en la corrupción y la debilidad del estado”, afirma el Times.


Anuncio