Anuncio
Share

Comparten académicas visión post 19-S

Invitadas al Foro Internacional "Después del 19-S ¿Cómo Construir una Mejor Ciudad?", las académicas Mary Comerio, de la Universidad de California, Berkeley, y Diane Davis, de la Universidad de Harvard, compartieron su visión sobre el proceso de recuperación posterior al sismo.

Invitadas al Foro Internacional “Después del 19-S ¿Cómo Construir una Mejor Ciudad?”, las académicas Mary Comerio, de la Universidad de California, Berkeley, y Diane Davis, de la Universidad de Harvard, compartieron su visión sobre el proceso de recuperación posterior al sismo.

(agencia reforma)

Invitadas al Foro Internacional “Después del 19-S ¿Cómo Construir una Mejor Ciudad?”, las académicas Mary Comerio, de la Universidad de California, Berkeley, y Diane Davis, de la Universidad de Harvard, compartieron su visión sobre el proceso de recuperación posterior al sismo.

La conferencia magistral de Comerio, maestra en Arquitectura y en Trabajo Social y experta internacional en recuperación de desastres, se centró específicamente en las consideraciones que deben tenerse en la reconstrucción en torno a la resiliencia.

El concepto de resiliencia sísmica hace referencia a la contención de los efectos del movimiento, a llevar a cabo acciones de recuperación con la menor perturbación social y a reconstruir para minimizar los efectos de posibles temblores futuros.

Estos esfuerzos, que combinan el rediseño y la regeneración de componentes sociales y económicos, requieren, entre otras cosas, el involucramiento de la sociedad civil y una planeación a largo plazo, de décadas incluso.

“La recuperación es algo que se ve en ocasiones como una sola línea, se dice que eso es la resiliencia, pero la recuperación sucede a lo largo del tiempo de maneras diferentes”, señaló.

“Los negocios pueden recuperarse a un ritmo distinto que lo residencial, y a un ritmo diferente que las instituciones sociales, así que tenemos que pensar realmente cuáles de estas cosas son críticas para que nuestras ciudades funcionen, y cuáles son las que realmente necesitamos fortalecer para poder sobrevivir mejor”.

La experta también hizo hincapié en la necesidad de pensar más allá de los edificios y de expandir el análisis y la planeación a la ciudad y a la sociedad. Puso como ejemplo el terremoto de Christchurch, Nueva Zelanda, en 2011, después del cual se crearon políticas públicas y requerimientos de construcción basados en el análisis de los tipos de suelo de la ciudad.

Por su parte, Diane Davis, jefa del departamento de Planeación Urbana y Diseño de la Graduate School of Design (GSD) de Harvard, se enfocó en la reconstrucción de vivienda asequible.

En primer plano, planteó el sismo como una oportunidad, más que una tragedia, para proponer esquemas de vivienda nuevos y mejores para los capitalinos, incluso en partes de la Ciudad que no sufrieron afectaciones por el suceso.

Describió, sin embargo, la cuestión de la vivienda como “a wicked problem” (un problema perverso), pues su resolución paree casi imposible debido a cómo se conecta con otros grandes problemas, tales como la pobreza y la ecología.

Una opción que propuso Davis para la ciudad es el modelo de Community Land Trust (Fideicomiso de Tierra Comunitaria), el cual ha ido creciendo en ciudades como Nueva York, Boston y Londres.

En términos generales, este tipo de fideicomisos son organizaciones locales y sin fines de lucro que poseen tierras y trabajan para asegurar que la vivienda se mantenga costeable.

“Creo que, por radical que pueda sonar, implementar Fideicomisos de Tierras Comunitarias es una solución más simple que otras opciones, como cambiar el paradigma de construcción”, señaló.

“Sería un proyecto impulsado por la propia comunidad, enfocado en espacios específicos y puede empezar a pequeña escala. Mi conclusión es que tal vez el sismo es una oportunidad para discutir y experimentar en este campo”.

El foro, convocado por la asociación civil Mejor Ciudad, consistió en una serie de conferencias y debates llevados a cabo en los últimos dos días. Participaron expertos provenientes de Chile, Nueva Zelanda, Estados Unidos y México.


Anuncio