Anuncio
Share

Busca SRE evitar ejecución de mexicano

El Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, trabaja para evitar la ejecución de un mexicano en Texas, Estados Unidos, programada para este 8 de noviembre.  
(agencia reforma)

El Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, trabaja para evitar la ejecución de un mexicano en Texas, Estados Unidos, programada para este 8 de noviembre.

El subsecretario para América del Norte, Carlos Manuel Sada, explicó que México objetó la ejecución porque al detener y juzgar a Rubén Ramírez Cárdenas, las autoridades estadounidenses no le notificaron su derecho de contactar a su consulado.

“Este caso de Rubén no se ha seguido el proceso debido legal, y es por eso que seguimos, aunque estemos a pocos días de una ejecución, seguimos insistiendo y recurriendo a todos los mecanismos nacional e internacionales para evitar su ejecución”, afirmó en conferencia de prensa.

El funcionario recordó que México ha reiterado en distintas ocasiones su posicionamiento para que se abole la pena de muerte en Estados Unidos.

“El Gobierno de México no pretende condenar delitos y respetuoso de los sistemas judiciales de otros países”, aseveró.

En ese sentido, Alejandro Alday, consultor jurídico de la Cancillería, indicó que al negarle el derecho de la notificación se violó un principio de relaciones consulares de la Convención de Viena, tratado en el que están suscritos tanto México como Estados Unidos.

“La Corte Internacional de Justicia falló a favor de México y dijo que Estados Unidos violó esto en 51 casos de mexicanos que estaban enfrentando procesos de pena de muerte”, detalló.

Indicó que uno de esos 51 casos es el de Ramírez Cárdenas.

“Las autoridades de Texas violan una obligación internacional del Gobierno de los Estados Unidos al negarle este derecho básico a Ramírez de contactar a su consulado”, expuso.

De acuerdo con la Cancillería, de los 51 casos señalados por la Corte Internacional, 13 ya no están en proceso de ejecución, cuatro ya fueron ejecutados y uno murió de cáncer antes de cumplirse la pena de muerte.


Anuncio