Anuncio
Share

Alertan por deserción escolar tras sismo

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México aseguró que la prolongada suspensión de clases por los sismos de septiembre pasado puede provocar deserción escolar de niÒos y adolescentes que viven en zonas de desastre.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México aseguró que la prolongada suspensión de clases por los sismos de septiembre pasado puede provocar deserción escolar de niÒos y adolescentes que viven en zonas de desastre.

(agencia reforma)

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México aseguró que la prolongada suspensión de clases por los sismos de septiembre pasado puede provocar deserción escolar de niÒos y adolescentes que viven en zonas de desastre.

Carmen López Flórez, jefa del programa de educación de la Unicef, recordó que antes de la emergencia 4 millones de niÒos mexicanos estaban fuera de las aulas y la cifra podría incrementar por la suspensión de clases.

“Toda emergencia pone a los niÒos en riesgo y se prenden las alertas: ojo, ya teníamos 4 millones y no puede aumentar esa cifra”, dijo.

“Una emergencia es un momento crítico en que los niños pierden acceso no solo a la educación, pierden acceso a la salud, pierden acceso al agua, pierden acceso a la protección, pierden acceso a sus registros de identidad”.

Por ello, urgió a los Gobiernos federal y locales a reabrir lo más pronto posible las escuelas que están en condiciones y agilizar los procesos de dictaminación de los planteles.

También pidió crear alternativas temporales rápidas, como la edificación de aulas provisionales y carpas seguras.

López Flórez enfatizó que estados como Oaxaca y Chiapas, donde más afectaron los sismos, presentan un alto rezago educativo.

“Esperamos que el número de niños que regrese a clases sea el 100 por ciento de niños matriculados, pero estamos viendo con preocupación que algunos estados se están demorando como Chiapas, Oaxaca y Morelos”, sostuvo.

La representante expuso que además de la demora en la apertura de las escuelas, el retorno a clases en todas las emergencias es más lento.

“A veces las madres tienen miedo por los niÒos pequeñitos y dicen mejor que se quede una semana más, un mes más y al final no regresan a clases”, explicó.

“El otro grupo de riesgo son los adolescentes porque se pusieron a trabajar para ayudar a la familia y entonces pasa una semana, dos o tres y no vuelven y el número de niños que no volvieron a la escuela aumenta”.

En conferencia de prensa, la Unicef dio a conocer que 14 mil 908 escuelas resultaron afectadas por los sismos y hay 4 millones de estudiantes reubicados en otras escuelas.

El organismo informó que centra su apoyo en 24 municipios de Chiapas, Ciudad de México, Morelos, Oaxaca y Puebla.

Por el momento, la Unicef ha instalado 26 espacios amigables para la infancia que atienden a mil 300 niÒos cada semana.

Además, ha proporcionado 100 paquetes de suministros escolares que apoyan el regreso a clases de 4 mil niños en Puebla.

También ha instalado 100 espacios temporales de aprendizaje que benefician a 4 mil niños en estados afectados por los temblores.

Por el momento, el organismo internacional ha capacitado con herramientas de apoyo sicoemocional a 162 profesores y ha entregado 900 paquetes de higiene a familias de San Mateo del Mar, Oaxaca, y Tonalá, Chiapas.


Anuncio