Anuncio
Share

Los Dodgers, con muchas interrogantes en el puesto de cerrador

La versión 2015 de Dodger Stadium abrió sus puertas este pasado fin de semana para un partido de exhibición ante Angels y nos dio un vistazo de lo que podemos esperar el lunes por la tarde cuando arranque la temporada de las Grandes Ligas en Chávez Ravine.

Esta nueva campaña, Nancy Be Hefley, una trabajadora de 28 años de los Dodgers, sólo podrá tocar una canción en todo el juego, “Take Me Out to the Ballgame”. Luego se irá a casa.

Hay un reloj gigante en el jardín central y sonará a los 2:25 entre cada inning, como parte de un esfuerzo por acelerar el juego, como si uno de esos jugadores van a ponerle atención. Pero de todos los cambios en Dodger Stadium, el más pronunciado es el que sucederá abajo, en el camerino.

Jimmy Rollis está en el vestuario de Matt Kemp. Yasmani Grandal también tomará el casillero dejado por Hanley Ramírez. Andre Ethier está en el limbo, ya que lo movieron por primera vez desde que llegó al equipo. Está en medio del vestuario, a la deriva, como se encuentra en la plantilla.

Yasiel Puig no se ha movido, sigue en el locker más cercano a la puerta. Eso le ayudará a cambiarse rápido y salir corriendo antes de que lo marquen como tarde. Juan Uribe no se ha movido, sigue en el mismo lugar, lo que significa que puede escuchar los gritos de Puig, mientras este lo insulta desde el otro lado.

Luego hay un puesto en donde están los más irreconocibles del equipo pero los hombres más importantes en el cuarto. Los relevistas.

A un lado está J.P. Howell y Joel Peralta. Del otro está Paco Rodríguez, Chris Hatcher, Pedro Baez y Yimi García. Los seis pitchers tienen un combinado de 35 salvadas en las mayores, nueve menos de los que lesionado cerrador Kenley Jansen acumuló la temporada pasada. Pero cuando la temporada inicie esta tarde en Dodger Stadium ante los Padres de San Diego, estos hombres tendrán que reemplazar a Jasen, a quien le queda un mes de recuperación por una operación en el pie.

“Va a ser un viaje rápido y divertido”, dijo Howell.

Y también uno que da miedo. Los nuevos Dodgers tienen producción y talento en otras posiciones. Estos lanzadores solamente tienen oraciones.

“¿Quién va a ser el elegido?”, dijo Howell. “Puede ser tú o tú o tú”.

Cuando Rollins comience a jugar ante los Padres, sabrán que se trata de un exmejor jugador de la Liga Nacional. Cuando Howie Kendrick salga a batear, sabrán que bateaba muy bien con los Angels. Atrás del plato, Grandal será recordado como uno de los mejores bateadores en los Padres.

Pero cuando llegue el último inning los aficionados solamente podrán rezar.

“Me siento bien al respecto, es una combinación de muchachos que han lanzado la pelota muy bien”, dijo Don Mattingly, el mánager de los Dodgers.

Pero hasta él está en suspenso.

A los Dodgers les gustaría que Hatcher, un expelotero de los Marlins, fuese el indicado. Pero nunca ha tenido una salvada y en la pretemporada tuvo un récord de 6.23 de carreras admitidas en 10 partidos.

El dueto de zurdos Rodríguez y García tuvo una gran pretemporada y combinados, cedieron una sola carrera en 22 innings. Pero Rodríguez ha jugado sólo dos temporadas en Grandes Ligas y García ha aparecido en solamente ocho juegos de Ligas Mayores.

Baez tiene mucho potencial y ha ponchado a 11, con dos bases por bolas en 10 innings durante la primavera. Pero tampoco ha tenido una salvada en la Gran Carpa.

Los dos veteranos que podrían tomar el trabajo de cerrador serían sus dos setup pitchers. Howell y Peralta, dos adquisiciones de Tampa Bay, tienen 958 juegos de Grandes Ligas, pero la mayoría han sido antes del noveno inning.

“Vamos a pedirle a los muchachos que sean parte del equipo, que estén listos para lo que venga, que no pidan más innings, que no lloren, solamente que estén listos”, indicó Peralta.

Lo cierto es que si esta tarde se necesita de un cerrador, Hatcher será la primera opción. Si puede con el paquete se quedará, pero sino, quién sabe quién podrá con el trabajo.


Anuncio