Anuncio
Share

Víctimas del tiroteo ¿Quiénes eran?

Víctimas del tiroteo ¿Quiénes eran?

Víctimas del tiroteo ¿Quiénes eran?

Un padre de seis hijos. Un espíritu libre que hizo amistad con extraños en la fila para pagar del supermercado. Una madre de tres hijos que huyó de la persecución religiosa en Irán. Una mujer que tenía 8 años cuando ella y su madre dejaron Vietnam por una vida mejor. La víctima más joven tenía 26. La mayor tenía 60.

Estos son los nombres y las historias de las 14 personas que murieron en el tiroteo de San Bernardino, el 2 de diciembre de 2015. Todos vivian en el sur de California, de los condados de Los Angeles, Orange, en el Inland Empire o San Bernardino, donde se produjo el tiroteo.

La lista se actualizará a medida que haya más información disponible. También incluye información acerca de algunas de las 21 personas heridas.

Robert Adams, 40

Anuncio

Robert Adams, 40

Robert Adams, 40

especialista en salud ambiental con el Condado de San Bernardino, Robert Adams inspeccionó piscinas e instalaciones de alimentos durante sus fases de construcción.

Adams, de 40 años, y su esposa crecieron en el Inland Empire y se hicieron novios en la escuela, dijo Jenni Kosse una amiga de la familia. Intentaron tener hijos durante algún tiempo y él adoraba a su hija de 20 meses de edad, Savannah. Le encantaba llevarla al parque y subía nuevas fotos de ella a Facebook casi todas las noches.

“Cuando los ves a los tres juntos”, dijo Kosse angustiada, “te daban ganas de saltar en el medio y decir, ‘quiero divertirme también.’ ”

Anuncio

Siempre procuraba cuidar de otros. Él podía sentir cuando alguien estaba enojado o frustrado, dijo. Les sonreía y preguntaba, "¿Cómo puedo ayudarle?” Casi siempre, la ira de la persona se derretirá.

Adams - que llevaba corbatas brillantes y una barba arreglada - también ayudaba a sus padres, quienes donan palomas a las familias Inland Empire que han perdido a un ser querido, dijo Kosse. Las regalan de forma gratuita, dijo, para que las familias puedan ponerlas en libertad en las ceremonias.

“Para apoyarlos,” dijo con voz temblorosa. Se ha abierto una página de recaudación de fondos establecido por amigos, quienes están luchando para “dar sentido a lo que no tiene sentido”, hasta el momento había recaudado más de 9mil dólares para ayuda de la viuda y su hija pequeña.

Isaac Amanios, 60

Isaac Amanios, 60

Isaac Amanios, 60

Isaac Amanios, emigró de Eritrea a California en el 2000 para escapar de la violencia y represión que vivía en su país, dijo su hermano.

“Ningún lugar es seguro”, dijo Abraham Amanios, parado frente a la casa de su hermano en Fontana. “Te hace pensar que a donde quiera que vayas en público… hay una posibilidad de ser atacado o amenazado”.

Zeke Gebrekidane, sobrino, escuchó la noticia de la muerte de Isaac el jueves por la tarde y manejó toda la noche desde Tucson para estar con la familia en Fontana.

Anuncio

“Estaba más que sorprendido”, dijo Gebrekidane. “Es un escenario muy triste. Ya sea que hablemos de París, Colorado o San Bernardino. ¿A dónde va terminar todo esto?

Amanios compartía su cubículo con el atacante Syed Rizwan Farook, dijo Chris Nwadike, un ex compañero de trabajo.

Nwadike dijo que los dos hablaban en otro idioma, lo que él asumió era árabe – siendo Amanios nativo de allá, frecuentemente bromeaba de la deficiente manera de hablar de Farook.

Amanios era un hombre de familia, quien le daba tutoría a sus tres hijos con su tarea. Todos están actualmente en la universidad, Gebrekidane agregó.

“Ya estaba pensando en la graduación de sus hijos”, indicó. “Él vino a este lugar para que sus hijos tuvieran una mejor vida. Su familia no es la única afectada. Toda la comunidad ha sido afectada.

Hiwet, la esposa de Isaac Amanios, trabaja como enfermera registrada en el Centro Médico Regional de Arrowhead. Le sobreviven su esposa; sus hijos Bruk y Joseph; y su hija Milka.

En Twitter, Nat Berhe, miembro del equipo de seguridad de los New York Giants, dijo que Amanios era su primo y “un gran ser humano.”

“Acabo de recibir la noticia de que uno de mis primos estaba entre los 14 muertos de ayer, me siento tan mal en este momento”, dijo Berhe en un post en Twitter.

Anuncio

Berhe es nativo de San Bernardino y jugó al fútbol en Colton High.
“El verdadero terror es que esto sigue sucediendo. Todavía no puedo creerlo. Tomen un momento para pensar en las familias perjudicando en este momento”, tuiteó Berhe. 

Bennetta Betbadal, 46 

Bennetta Betbadal

Bennetta Betbadal, 46

Bennetta Betbadal huyó a Estados Unidos con su familia para “escapar del extremismo islámico y la persecución de los cristianos que se dio tras la revolución iraní".

En ese tiempo tenía 18 añ0s, de acuerdo con la declaración emitida por su familia. Su primera parada fue Nueva York, pero  finalmente se mudó a California, donde conoció y se casó con Arlen Vedehyou, un oficial de policía.

Betbadal salió de su casa en Rialto el miércoles, deseosos de ofrecer una presentación a sus colegas en el Departamento de Salud Pública del Condado de San Bernardino, durante la reunión en Inland Regional Center, pero volvería nunca junto a su esposo y sus tres hijos de 10, 12 y 15 años de edad.

Betbadal, quien se tituló como química de la Universidad Cal Poly Pomona, trabajó como inspectora de salud y también dirigió un equipo de inspectores para restaurantes, dijo Mark Russell, un amigo que estaba actuando como portavoz de la familia.

Harry Bowman, 46

Harry Bowman, 46

Harry Bowman, 46

Nadie estaba en el apartamento de Harry Bowman en la ciudad de Upland la noche del jueves.

Un paquete estaba escondido perfectamente debajo del tapete de bienvenida. Había sido enviado con “prioridad urgente” por su madre desde York, Pa. El franqueo era de $ 44.95.

Estaba dirigida a “Hal”.

El nombre de Bowman fue dado a conocer por las autoridades junto con las otras 13 víctimas del tiroteo masivo del miércoles en San Bernardino. Tenía 46 años.

Los vecinos dijeron que no sabían mucho sobre él.

“No hay mucha socialización”, dijo Gina Lugo, de 54 años, que vive en el departamento de al lado con su madre. “La gente sólo quiere ir a trabajar y volver a casa.”

Gina dijo que había hablado una sola vez con la víctima, cuando le aconsejó que llamara a la administración acerca de un problema con el agua caliente.

Al otro lado de la sala, el Dr. Guillermo Sáenz, un médico residente de 29 años de edad, dijo que sabía que Bowman tenía al menos una hija.

“Iba a salir a la piscina y le enseñaba a nadar”, dijo.

Contactado por teléfono en York, la madre de Bowman, Marion, dijo que su hijo había crecido allí y pero se mudó a California para el trabajo hace más de 15 años.

Tenía dos hijas, dijo, y agregó que la familia quería proteger su privacidad.

El paquete, dijo, contenía regalos de Navidad.

Sierra Clayborn, 27

Sierra Clayborn, 27

Sierra Clayborn, 27

Sierra Clayborn se graduó de la Universidad de California en Riverside en 2010, trabajó como especialista en salud ambiental para el Condado de San Bernardino.

“Me encanta salir con mis amigos y me encanta quje mi carrera en la salud pública y del medio ambiente está floreciendo,” escribió Sierra Clayborn en su página de Facebook, donde la foto de su perfil aún tiene el filtro rojo, blanco y azul en honor a las víctimas de los ataques terroristas del mes pasado en París. “Me dedico a disfrutar de mi nueva vida, que Dios tan generosamente me dio, así que le doy gracias ... y a vivir la vida al máximo. Me encanta mi vida.”

“Te quiero más de lo que sabía,” su hermana Tamishia escribió el jueves por la mañana en un post de Facebook. “Tú arrebataron de nosotros demasiado pronto. Mi corazón está roto. Estoy completamente devastada.”

Sierra era enérgitica, atenta y siempre sonriente, dijo Mary Hale, gerente del complejo de apartamentos Fontana donde Clayborn había vivido durante un año y medio.

“Cuando pienso en Sierra, sólo una palabra viene a la mente: dama”, dijo Hale. “Esa no es una palabra que uso a la ligera. Ella era una súper, súper dama.”

Hale dijo que Clayborn le había dicho con frecuencia lo mucho que amaba su trabajo. “Ella se dedicó a su profesión, y le encantó la oportunidad de conocer a diferentes personas”, agregó.

Clayborn compartía un apartamento con un novio, dijo Hale.

Juan Espinoza, 50

Juan Espinoza, 50

Juan Espinoza, 50

 

Juan Espinoza, el más joven de 13 hermanos, fue criado en Sonora, México, dijo su sobrino Daniel Castañeda.
Espinosa emigró a Indio cuando tenía alrededor de 20 años y trabajó en el Departamento de Correccionales para poder llegar a Cal State San Bernardino. Él fue contratado como inspector ambientalista para el condado, un empleo al que amaba “tanto como cuando trabajaba en el jardín de su casa”, siguió su sobrino.
“Siempre mencionaba que la educación debería de ser una prioridad en la vida. Y que la educación es un tesoro que nadie puede quitarte”, dijo Zhenia Ponce De León, sobrina de Espinoza.
Para los que apenas lo conocían, Espinoza parecía un hombre serio. Pero su sonrisa era contagiosa y siempre vivió para hacer feliz a su familia.
“Era el [nuestro tío] favorito y siempre nos hacía sentir a todos que éramos sus [sobrinos] favoritos”, dijo Castañeda.
“Mi tío Juan era un hombre trabajador, honesto y estricto, pero al mismo tiempo era un líder que daba mucho amor y consejos. Él era un hombre en el que siempre podíamos confiar y compartir nuestros secretos”, dijo su sobrina.
A Espinoza le sobrevive su esposa, su hija y su hijo. 

Aurora Godoy, 26

Aurora Godoy, 26

Aurora Godoy, 26

Aurora Godoy tenía una amplia sonrisa y un corazón abierto, y a la edad de 26 años la vida que había planeado para ella estaba cayendo en su lugar.

Ella y su marido, James Godoy, se había conocido en 2003 durante una clase en la preparatoria Carson, dijo que su esposo.

Salieron durante unos ocho años antes de fugarse en 2012. Compraron una casa en San Jacinto. Y ella dio a luz a su hijo, Alexander, que cumplirá 2 años en enero.

Al hablar por teléfono mientras se escuchaba la voz de su hijo gritando al fondo, James Godoy elogió a su difunta esposa y la recordó como una madre devota.

“Todo giraba entorno a él”, dijo James Godoy de su hijo.

No planean tener más hijos, añadió: "¡Oh, no, uno era suficiente.”

Con los años, Aurora Godoy había asistido a varios colegios y a una escuela culinaria, y le faltaba poco para graduarse.

Cerca de tres años, trabajó para registrando a futuros votantes en el condado de San Bernardino.

Desde enero, trabajó como asistente de oficina en el Departamento de Salud Pública del condado.  

El jueves por la tarde, tras una difícil espera de un día, las autoridades informaron a James Godoy de la muerte de su esposa.

Ya que las llamadas lo han inundado y los compañeros de trabajo han creado una página de recaudación de fondos. Pero dijo que todavía no había procesado lo que ha pasado o cómo seguir adelante. No se han hecho arreglos para el funeral.

“Incredulidad es la palabra”, dijo. “Incredulidad.”

Shannon Johnson, 45

Shannon Johnson, 45

Shannon Johnson, 45

El estudio de Shannon Johnson en Koreatown es un museo de su vida.
Más de dos docenas de posters de conciertos llenan las paredes de su cuarto principal. “Teníamos boletos para ir a ver a Gary Clark Jr., mañana”, dijo su novia Mandy Pifer el viernes por la mañana.
En la cocina, portarretratos de su familia cuelgan alrededor de una pequeña mesa.

Johnson tenía varias de sus imágenes tatuadas en su cuerpo: su primera esposa, sus abuelos y su padre, quien murió en un accidente en Georgia cuando Johnson era un niño.

Él quería que Pifer fuera su próximo tatuaje. Acababan de decidir casarse y planeaban compartir la notica con la familia este mes.

En el baño, un collage de tarjetas de presentación colgaba sobre el inodoro, la mayoría de paradas de camiones de todo el país.

Johnson fue chofer de un tráiler por cerca de una década –con la compañía CB Handle Shannondoah—antes de regresar al colegio y establecerse. En el 2005, empezó a trabajar en el Departamento de Salud Pública de San Bernardino.

En la oficina, Pifer dijo que Johnson disfrutaba hablar acerca de la religión con Syed Rizwan Farook, un inspector de restaurantes. Farook era musulmán y Johnson era cristiano que había incursionado en el Hinduismo.

“El amaba su departamento porque decía que era como trabajar en las Naciones Unidas”, dijo Pifer.

Su novia, una psicoterapista y miembro por mucho tiempo del equipo de respuesta a una crisis, del alcalde Eric Garcetti. Ella conoció a Johnson en línea hace tres años y seis meses más tarde se mudó al apartamento del otro lado del pasillo donde vivía ahora el finado.

Él se despertaba todas las mañanas para leer las noticias en línea y obtener su cafeína. Tomaba su café con azúcar y crema. Para las 4:45 a.m. ya tenía que salir para irse al trabajo y le mandaba un texto a Pifer desde el tren.

“Que tengas un buen día. Te amo”, escribió el miércoles por la mañana y quedó como su último mensaje.

Sentada en la cocina de Johnson, Pifer lucha para recordar los detalles “mi memoria está dañada ahorita”, indicó.

“La estudio”, agrega. “He leído acerca de ella, escucho de mis pacientes. Sin embargo, entenderla intelectualmente es una cosa, pero vivir el problema es algo diferente”. 

Daniel Kaufman, 42

Víctimas del tiroteo ¿Quiénes eran?

Daniel Kaufman

Ryan Reyes, de 32 años, recibió un mensaje de texto de su hermana: “Hey Ry ¿Daniel trabaja en el Centro Regional de Servicios de San Bernardino? Revisa las noticias”.

Reyes repetidamente le llamó a Daniel Kaufman, su novio con el que había salido durante tres años y que dirigía una cafetería en el Centro Regional de Servicios, pero la llamada se iba al buzón de voz.

“Llámame en cuanto puedas”, le dijo por texto, pero no hubo respuesta.

En las siguientes 22 horas fueron de una lenta tortura, luego de que la familia fuera recibiendo reportes contradictorios acerca de la suerte que había corrido Kaufman. Al final supieron que Kaufman se encontraba entre los 14 muertos.

Damián Meins, 58

Damian Meins, 58

Damian Meins, 58

En un correo enviado a los empleados, Juan C. Pérez, director de Riverside County Transportation & Land Management Agency, llamó a Damián Meins una “luz brillante” que había sido apagada de este mundo en una forma muy trágica.

Pérez dijo que Meins había trabajado para el Condado de Riverside 28 años y recientemente había regresado a una posición en el Departamento Sanidad, después de haberse retirado en el 2010. La víctima, era un maestro de educación física en la escuela St. Catherine’s School en Riverside, donde se disfrazaba de Santa Claus para los niños.

“Recordaré siempre a Damián como un hombre que siempre tenía una gran sonrisa, era jovial y muy caritativo”, escribió Pérez.

Tin Nguyen, 31

Tin Nguyen, 31

Tin Nguyen, 31

Tin tenía sólo 8 años de edad cuando su madre huyó de Vietnam con su hijo y sus abuelos maternos. La familia trabajó y ahorró  para salir adelante después de la guerra en un país en el que creían que estaban a salvo. Un lugar donde “las personas más jóvenes encontrarían su recompensas a través de la educación.”

Nguyen se graduó de Cal State Fullerton con una licenciatura en ciencias de la salud. Durante más de cuatro años, había trabajado como inspectora de salud del condado. Como parte de su trabajo, inspeccionó numerosos restaurantes pequeños, y fuera del trabajo, soliía asegurarse de estar en contacto constante con las tías, tíos y primos un total de casi 30 familiares que van desde los 3 a los 41 años.

“No se puede imaginar lo cariñosa que era. Tenía un corazón tan grande,” dijo su primo Emily Nguyen de 16 años. “Nunca nos dijo ‘no’ a algo y nos daba todo lo que le pediamos.”

La familia se reunia todos los domingos para la cena, de acuerdo con el tío Phu Nguyen. “Tin fue una gran parte de nuestras reuniones. Todo el mundo ama su espíritu, era tan alegre y un ser tan maravilloso para convivir”, recordó. “Hace apenas unos días, estaba probándose vestidos de novia y tenía tanta esperanza para el futuro.”

Nguyen y su novio de toda la vida San Trinh habían planeado comprometerse el próximo año y casarse en 2017. El día antes de su muerte la pareja celebró el cumpleaños número 32 de Tin en el restaurante shabu-shabu.

”... Trabajaba día tras día, porque con mis ahorros tenía la intención de comprarle una casa nueva Queríamos que su mamá se moviera a vivir con nosotros. Hablábamos de todo - nuestro matrimonio, ¿cuántos niños queríamos tener” dijo el ingeniero mecánico de Westminster dijo. “Si pudiera decirle a la gente algo de esta experiencia, le diría: ‘Lo que sea que estés planeando, no lo demores, hazlo’ ”. 

Su madre Vanessa recordó a su hija como “un alma buena”

“Sólo ella podía entenderme - ella entendió todo lo que pasé?” dijo Vanessa Nguyen, sollozando.

Madre e hija habían planeado una boda en su amada Iglesia Católica de Santa Bárbara, a pocas millas de su casa.

“Ella prometió que no importaba qué, ella tendría su boda allí y ahora estamos teniendo un funeral”, dijo su madre. "¿Qué será de nuestras vidas?”

Nicholas Thalasinos, 52

Nicholas Thalasinos, 52

Nicholas Thalasinos, 52

Un residente de Colton de 52 años de edad fue una de las 14 víctimas que murieron en el tiroteo de San Bernardino, según un mensaje de Facebook de su esposa..

“Mi esposo, Nicolás Thalasinos, murió en el tiroteo”, escribió Jennifer Thalasinos, una maestra de segundo grado en el Distrito Escolar Unificado de Colton, la madrugada del jueves. La mujer publicó una foto de ellos abrazados.

Sólo cuatro días antes, Nicolás Thalasinos había llamado por teléfono a un amigo para decirle que se estaba sintiendo bien después de tener un tumor que le quitaron de la cabeza.

Yvette Velasco, 27

Yvette Velasco, 27

Yvette Velasco, 27

Para su familia, Yvette Velasco encarnaba la inteligencia y el siempre querer salir adelante.

Una de las cuatro hijas de Robert y Marie Velasco, la joven de 27 años de edad, estaba “llena de vida y era querida por todos los que la conocían”, según un comunicado emitido por su familia.

Para John Velasco, el más joven de los primos, Yvette era una influencia importante. Cuando él estaba viendo que carrera seguir después de High School, ella lo guió.

“Me dijo que escogiera lo que verdaderamente me gustaba hacer”, y enfatizó. “Escoge lo que te hace feliz y no lo que deja dinero”.

El tomo su consejo seriamente y hoy es un chef de pasteles y postres.
“Era una persona que siempre mostraba su lado humano”, dijo su sobrino. “Siempre ayudando a la gente que lo necesitaba”.

Desde el 2014, Yvette, nativa de Fontana, trabajaba como especialista del medio ambiente para el Departamento de Salud Pública de San Bernardino, de acuerdo a información del condado.

La muerte de la joven verdaderamente ha impactado a sus amigos, familiares y personas que la conocían.

“Estamos devastados por lo que pasó", dijo la familia. “Todavía estamos procesando esta pesadilla.”

 

Michael Raymond Wetzel, 37

Michael Raymond Wetzel, 37

Michael Raymond Wetzel, 37

Wetzel, padre de seis, era asiduo a la iglesia Church of the Woods en Lake Arrohead, y fue asesinado durante el tiroteo, de acuerdo a un mensaje colocado en la página de internet de la iglesia. En la foto que fue compartida, se puede ver a Wetzel junto a su esposa e hijos, quienes tienen edades que van desde unos cuantos meses hasta pre adolescentes. La edad de Wetzel no pudo ser confirmada.

Por favor oren. “Mi esposo estaba en una junta y el agresor entró. Hay varios muertos y heridos. No puedo hablar con él”, fue lo que escribió la esposa de Wetzel a sus amigos poco después del tiroteo, de acuerdo con la pagina para recaudar fondos que se hizo para ayudar a la familia.

Wetzel fue supervisor especializado en salud ambiental con el Condado de San Bernardino.

 

HERIDOS

 

Patrick Baccari

Patrick Baccari se iba a secar las manos en el baño cuando una bala cruzo por el toallero y el proyectil impacto en su cara. Los impactos golpearon las paredes, mientras él trataba de protegerse en el suelo. Él y otro hombre cerraron la puerta con sus piernas y esperaron a que llegara la policía.

Jack Dolan, Paul Pringle y Stephen Ceasar

Kevin Ortiz

Kevin Ortiz, inspector ambientalista del condado, recibió dos impactos de bala en sus piernas y otro en su hombro.

En medio del caos, el hombre de 24 años como pudo le habló a su esposa de dos semanas y a su padre para decirles que estaba vivo.

“Kevin dijo que había sido balaceado en tres ocasiones y que le dolía, pero que todo estaba bien”, dijo Dyana Ortiz, de 23 años. “Y después dijo: ‘Te amo’, y yo le dije: ‘Te amo también”.

Segundos después, la llamada terminó.

La familia de Ortiz dijo que no estaba sorprendida que el joven había encontrado la forma de comunicarse en esos momentos cruciales.

“Ese es Kevin. Un luchador”, dijo David Ortiz, su hermano. “A través de él, la familia Ortiz volverá a brillar otra vez”.

Louis Sahagun

Denise Peraza

Eran las 2:45 p.m. cuando Denise Peraza, de 27 años, le llamó a un familiar que estaba esperando afuera del Centro Médico Regional Arrowhead. En ese momento amigos y familiares se juntaron alrededor del teléfono para escuchar los detalles del tiroteo que contaba Peraza.

Ella dijo que las puertas de la oficina del Medio Ambiente del Condado de Los Angeles se abrieron y dos hombres vestidos de negro y con gorras pasamontañas entraron con ‘armas bien grandes’ y empezaron a disparar a diestra y siniestra.

Todos se tiraron al suelo. Estaban celebrando la fiesta navideña.

Peraza se estaba escondiendo bajo el escritorio. Había recibido un balazo en la parte baja de la espalda. Agregó que los perpetradores ya se habían ido, pero todo permaneció en silencio por cerca de cinco minutos. De repente, las puertas se abrieron, pero en esta ocasión era la policía. Eran muchos y entraron gritando: “El que se pueda mover, salga inmediatamente y cúbrase de tras de los vehículos.

Paraza dijo que después los oficiales la llevaron a una camilla y la llevaron a un lugar seguro.

Louis Sahagun

Víctima del tiroteo envió un texto a sus familiares antes de morir: “los amo ... me hirieron”

Julie Páez (Nick Páez vía Facebook)

Víctimas del tiroteo ¿Quiénes eran?

Julie Swann-Paez

Por muchos motivos, el miércoles debió haber sido un día de celebración para Julie Páez. La inspectora del Departamento de Salud del Condado de San Bernardino, llegó a la fiesta navideña en el Centro Regional de Servicios, lista para recibir el premio por ser la Empleada del Año y pasar un buen momento con sus colegas.

Pero la mañana pronto se convirtió en una pesadilla, dos personas entraron a la sala de conferencias y abrieron fuego sobre ella y sus compañeros de trabajo. Ella recibió por lo menos dos disparos, de acuerdo a sus hijos.

“Los amo”, le dijo en un mensaje de texto enviado a su familia. “Me dieron un disparo”.

Attached to the message, sent around 11:20 a.m., was a photo of her face as she lay on the floor.

Junto al mensaje, enviado a las 11:20 de la mañana, envió una foto con su foto, mientras estaba tendida en el suelo."Pensé que estaba muerta”, dijo su hijo Nick Páez, de 26 años, mientras estaba sentado en la casa de sus padres, junto a su hermano menor y su hermana.

Al principio, dijo Nick Páez, su padre no sabía en qué hospital habían llevado a Julie. Buscó en los diferentes hospitales. Un oficial de la policía le dijo que no estaba en el Arrowhead Medical Center. Finalmente, dijo, llegó hasta Loma Linda University Medical Center, donde supo que su esposa había recibido un disparo en el abdomen y que necesitaba cirugía.

La bala se incrustó en la pelvis, dijeron sus hijos.

La familia esperó por horas para poder verla, pero no pudieron, porque después de la cirugía, fue llevada a una sala de recuperación, dijo Nick Páez. Generalmente no se les permite a los familiares entrar, agregó, pero los doctores les permitieron entrar al cuarto durante cinco minutos alrededor de las 10 de la noche.

Al cierre de esta edición, Julie todavía seguía con vida.

Sarah Parvini

Lágrimas y flores

Un capellán de la policía y tres mujeres, incluyendo la prometida de la víctima, llevo un ramo de flores a un área cercana al Centro Regional de Servicios.

Las lágrimas podían verse por detrás de los lentes oscuros de las mujeres.

“Era la prometida de una de las víctimas”, dijo Steve Ballinger, capellán con el equipo de respuesta rápida Billy Graham, del departamento de Policía de Riverside.

La mujer no quiso hablar y se alejó sollozando.

Richard Winton


Anuncio