El segundo distrito escolar más grande del país abunda en dinero nuevo; ¿cómo lo está gastando en realidad?

El segundo distrito escolar más grande del país abunda en dinero nuevo; ¿cómo lo está gastando en realidad?

El nuevo dinero estatal destinado a los estudiantes desfavorecidos de Los Ángeles se ha utilizado de maneras prometedoras hasta ahora, según un nuevo estudio de UC Berkeley. Pero el informe también concluye que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) les ha dado a sus estudiantes de primaria el extremo más corto del paquete de financiación y, sobre todo, señala la necesidad de una mayor transparencia en la forma en que se gastan los dólares.

El estudio examinó cómo la Fórmula de Financiamiento de Control Local del gobernador Jerry Brown actúa en el distrito escolar más grande del estado, después de los primeros cuatro años. La fórmula proporciona sustancialmente más dinero a los distritos escolares por cada estudiante de bajos ingresos, en cuidado de crianza o que todavía no habla inglés con fluidez, al tiempo que proporciona a los distritos un amplio margen de maniobra para usar esos dólares. En su presupuesto más reciente, Brown pide que se financie por completo la fórmula, que hasta ahora ha estado en modo de desarrollo.

La flexibilidad de gasto ha sido un tema polémico. Después de que el LAUSD trató de usar una gran parte del dinero en servicios que ya estaba obligado a proporcionar a alumnos de educación especial, propició una demanda que se vio forzado a resolver. Se supone que los fondos adicionales brindan recursos adicionales para los educandos, no los mismos que siempre han tenido.

Con ese fin, el informe de Berkeley encontró que el LAUSD gastó gran parte del dinero nuevo en formas potencialmente valiosas: reducir el tamaño de las clases en las escuelas secundarias y preparatorias, y ofrecer más cursos en las preparatorias, especialmente de colocación avanzada (AP, por sus siglas en inglés). Más alumnos toman esos cursos también, aunque la tasa de aprobación relativamente baja del distrito en los exámenes AP no ha cambiado hasta el momento.

También en la categoría de las buenas noticias, un número sustancialmente mayor de aprendices de inglés en secundarias y preparatorias lograron fluidez en el idioma. La mejora es, en parte, porque la ley que sustenta los nuevos fondos les dio a los distritos un poderoso incentivo: estableció nuevos límites sobre cuánto tiempo estos podrían recibir el dinero adicional para los aprendices.

Las preparatorias también gastaron más dinero en consejeros y programas para ayudar a los alumnos a graduarse, encontró el informe. Y las tasas de graduación aumentaron, pero es difícil precisar cuánta diferencia hizo el dinero, porque el distrito también bajó algunos de sus estándares para los estudiantes que se gradúan, incluso mediante el ofrecimiento de cursos de recuperación en línea poco rigurosos.

Por otro lado, las primarias con un gran número de estudiantes desfavorecidos no están recibiendo un impulso monetario significativo. Con los fondos adicionales provenientes del presupuesto de Brown, será hora de el distrito reparta algo de eso a sus alumnos más jóvenes.

Es muy temprano para decir si los fondos están ayudando en un frente crucial: reducir las brechas de logros académicos para los niños negros y latinos que viven en la pobreza. No se observó progreso en los puntajes de sus exámenes, ni en las brechas de rendimiento el año pasado. Pero lo mismo es cierto para el desempeño en los cursos de colocación avanzada; nadie debería esperar cambios de la noche a la mañana.

En resumen, el LAUSD parece haber tenido un buen comienzo. Pero para saber si eso es cierto en los próximos años, el público necesita mucha más información sobre cómo el distrito y otros en todo el estado están usando el dinero, y qué resultados obtienen.

No debería ser necesario un estudio universitario que consuma mucho tiempo para descubrir qué escuelas de Los Ángeles recibieron fondos adicionales y cómo los están gastando, pero la ley sobre la Fórmula de Financiamiento de Control Local fue redactada con reglas débiles sobre la transparencia financiera. Eso es ridículo. La nueva fórmula de financiación es lo más importante que ocurre en la educación pública de California en este momento, y representa muchos miles de millones de dólares adicionales en dinero estatal: $3 mil millones solo para el año escolar 2018-2019. La opinión pública tiene todo el derecho de saber exactamente cómo se gastan.

Después de años de quejas sobre este tema por parte de los grupos de defensa de la educación, el nuevo presupuesto de Brown también incluye nuevas reglas de transparencia para los gastos, pero sólo a nivel de distrito escolar, no para las escuelas individuales. Eso no es suficiente. Hay indicios de que los legisladores insistirán en la información a nivel escolar; deberían hacerlo.

Para Los Ángeles, es una buena noticia que, encabezada por el miembro de la junta Nick Melvoin, la junta escolar votó a favor de proporcionar información mucho más específica y descifrable sobre cada escuela. Eso debería incluir presupuestos exactos, cuánto reciben de los fondos adicionales y cómo los gastan, así como datos sobre los puntajes de exámenes y otros logros. Además de brindar información útil a los padres, esas divulgaciones ayudarán al distrito a determinar qué escuelas están mejorando el rendimiento, para que esos programas útiles puedan replicarse en otras.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en inglés, visite:

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°