Anuncio
Share

Vinculan el uso de paracetamol en el embarazo con problemas de comportamiento infantil

Una investigación reciente halló que la toma de paracetamol durante el embarazo está relacionada con problemas de conducta del niño (Agnieszka Wozniak/Caiaimage/Getty Images).

Una investigación reciente halló que la toma de paracetamol durante el embarazo está relacionada con problemas de conducta del niño (Agnieszka Wozniak/Caiaimage/Getty Images).

El acetaminofén o paracetamol, un pilar durante mucho tiempo para combatir el dolor en las mujeres embarazadas, se relaciona con problemas de comportamiento en los niños nacidos de madres que lo emplearon durante la gestación.

La investigación, publicada este lunes por la revista JAMA Pediatrics, descubrió que el uso de acetaminofén a las 18 y 32 semanas de embarazo se asocia con mayores probabilidades de que el niño, a sus 7 años de edad, presente una serie de comportamientos problemáticos.

En comparación con las mujeres que reportaron no haber ingerido paracetamol a las 18 semanas de embarazo, quienes sí tomaron el medicamento en ese punto de la gestación tuvieron un 42% más de posibilidades de notar hiperactividad en sus hijos, y un 31% más de probabilidades de reportar problemas de conducta en ellos.

Quienes ingirieron paracetamol a las 32 semanas de gestación fueron 29% más propensas a reportar dificultades emocionales en sus hijos de 7 años de edad que aquellas que no consumieron el medicamento en ese momento. Los niños nacidos de madres que tomaron acetaminofén en la etapa más avanzada del embarazo fueron 46% más propensos a experimentar una amplia gama de dificultades de conducta que aquellos nacidos de mujeres que no lo consumieron en ese punto.

Encontrar un vínculo entre el uso del paracetamol durante la gestación y un resultado que afecte al niño no es prueba de que el medicamento sea causa de esos problemas. Pero los autores sostienen que las conclusiones del análisis aumentan la preocupación de que exponer al feto al acetaminofén pueda dar lugar a problemas de desarrollo neurológico.

Varios estudios epidemiológicos han relacionado el uso de dicha droga durante el embarazo a casos similares al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) en los niños. Investigaciones realizadas en ratones sugiere que el medicamento altera el desarrollo del cerebro porque modifica la función hormonal en el feto. También se descubrieron varios otros mecanismos que pueden generar lesiones.

Los autores del estudio tomaron varias medidas para reducir la confusión en la interpretación de los resultados, y para fortalecer la evidencia de una relación causal entre el paracetamol y las pobres consecuencias de desarrollo neurológico en los niños expuestos a la droga antes de nacer. Para ello buscaron un vínculo entre los problemas de comportamiento de un niño a los siete años de edad y el uso de paracetamol por parte de su madre después del embarazo, pero no hallaron relación alguna. También indagaron posibles vínculos entre los problemas de comportamiento de niños a los siete años y el consumo de paracetamol por parte de la pareja de la madre, durante el embarazo. Nuevamente, no encontraron ninguna relación.

La imagen resultante, por ende, apunta más fuertemente a que la exposición del feto al acetaminofén es un posible factor causal. Los autores escribieron que los nuevos hallazgos se suman a los de un estudio realizado en 2013, que comparó los resultados adversos del comportamiento de hermanos como resultado del uso de la madre del paracetamol durante la gestación. En conjunto, ambos informes señalan que “factores familiares no medidos” -diferencias socioeconómicas, o la actitud de la madre hacia el uso de la medicación- no son la causa real de los problemas de comportamiento de un niño.

La nueva investigación también trató de tener en cuenta la posibilidad de que las mujeres que heredaron una propensión genética a la hiperactividad o a comportamientos impulsivos y de falta de atención también podrían ser más proclives al uso de paracetamol durante la gestación. En un subgrupo de madres participantes, los investigadores buscaron un número de variaciones genéticas comunes vinculadas al ADHD, pero no pudieron discernir un patrón común.

Finalmente, los autores del estudio decidieron evitar un problema común con la investigación que vincula resultados adversos del embarazo a la ingesta de ciertos medicamentos: que las mujeres cuyos hijos tienen problemas identificables eran más propensas a recordar haber tomado medicinas durante la gestación. El estudio actual indagó a las mujeres durante el embarazo, y luego -siete años después del nacimiento de esos bebés- las consultó para saber el comportamiento emocional y social de sus hijos. Allí fue cuando se reportaron los problemas.

La nueva investigación refleja la experiencia de 7,796 madres que dieron a luz bebés entre 1991 y 1992 en el condado antes conocido como Avon, en Inglaterra.

El acetaminofén fue considerado durante mucho tiempo como un medicamento seguro para su uso por embarazadas, y más de la mitad de las mujeres encinta en los EE.UU. y Europa confían en él durante la gestación. En esta población de estudio, el 53% de las mujeres reportó el uso de paracetamol a las 18 semanas, y un 42% durante la semana 32.

Por su capacidad de reducir la fiebre, el acetaminofén es considerado un bastión contra una amenaza inmediata a un feto en desarrollo. Los autores advirtieron que las embarazadas y sus médicos deben sopesar cuidadosamente cualquier daño potencial a la criatura versus el riesgo de no tratar la fiebre o el dolor de la madre.

Traducción: Valeria Agis

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio