Anuncio
Share

Se desmarcan chavistas de Maduro

Los candidatos del chavismo a las elecciones regionales del próximo domingo, en las que se elegirán a los 23 gobernadores, hacen campaña desligados del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, e incluso del recuerdo al fallecido Hugo Chávez, como estrategia para evitar una amplia victoria de la Oposición, como prevén las encuestas.

Los candidatos del chavismo a las elecciones regionales del próximo domingo, en las que se elegirán a los 23 gobernadores, hacen campaña desligados del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, e incluso del recuerdo al fallecido Hugo Chávez, como estrategia para evitar una amplia victoria de la Oposición, como prevén las encuestas.

(agencia reforma)

Los candidatos del chavismo a las elecciones regionales del próximo domingo, en las que se elegirán a los 23 gobernadores, hacen campaña desligados del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, e incluso del recuerdo al fallecido Hugo Chávez, como estrategia para evitar una amplia victoria de la Oposición, como prevén las encuestas.

El propio Mandatario ha marcado su distancia del ambiente electoral con un viaje a Rusia, Bielorrusia y Turquía en vísperas de los comicios cruciales que puedan servir para medir la temperatura del país, sumido en una profunda crisis económica y política.

En la propaganda de campaña se marca la ausencia de los vínculos con el Gobierno.

Tal es el caso de una fotografía de Héctor Rodríguez, candidato chavista a la gubernatura de Miranda, en la que el aspirante no lleva la camisa de color rojo tan distintiva de los principales cuadros del régimen, y se disimulan las siglas del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), la formación oficial, apenas visibles en una de las esquinas.

Nicolás Maduro, de hecho, no ha acompañado a los aspirantes en actos de campaña.

Anteriormente, el chavismo había estado presente rumbo a las elecciones con la asistencia del Mandatario venezolano cada vez que correspondía renovar a las autoridades locales.

Hugo Chávez sola presentarse en los mítines para alzarle la mano a sus candidatos, forma en la que les decía a los electores que dicho aspirante representaba sus intereses.

El recuerdo de Chávez, que sola movilizar a los electores, también parece ausente en la gestión de sus predecesores, quienes mantienen a Venezuela en el umbral del colapso de una crisis.


Anuncio