Anuncio
Share

Se sorprende Vince Gilligan de su legado

El 20 de enero de 2008 la historia de la televisión se reescribió gracias a Breaking Bad.

El 20 de enero de 2008 la historia de la televisión se reescribió gracias a Breaking Bad.

(agencia reforma)

El 20 de enero de 2008 la historia de la televisión se reescribió gracias a Breaking Bad.

Este show, creado por un casi desconocido Vince Gilligan para la cadena AMC, se convirtió poco a poco en una de las mejores series de la historia, según expertos, gracias a su trama original.

“Jamás pensé que esto sucedería. Cuando me dijeron que querían hacer el piloto de la serie, nunca imaginé que le fueran a dar luz verde. Mi máxima ambición era hacer un muy buen capítulo de una hora y ya.

“No creía que lo fueran a pasar en la televisión. Pero ahora, 10 años después, que todo el mundo siga celebrando la serie, me hace sentir como si hubiera ganado la lotería”, reconoce Gilligan en entrevista.

El show duró cinco temporadas (la última se dividió en dos partes) y sumó 16 premios Emmy, dos Globos de Oro, seis Critics’ Choice Awards y tres SAG Awards.

La mayoría de estos triunfos fueron para sus dos protagonistas: Bryan Cranston, quien dio vida Walter White/Heisenberg, un profesor de química que se convierte en un peligroso capo criminal para cuidar a su familia, y Aaron Paul, como Jesse Pinkman, ex estudiante y socio de White.

“La dirección y la escritura de la serie fueron vitales para su éxito, pero creo que a quienes deberíamos agradecer en un 90 por ciento es a los dos protagonistas que tuvimos, Bryan y Aaron.

“Uno es como si fuera crema de maní y el otro chocolate. Cuando los juntas, algo delicioso sale de esa combinación. Tienen una gran química juntos y creo que por ellos es que el show fue un hit mundial”.

Con una audiencia final de 10.28 millones de personas en EU, y un promedio de frescura del 100 por ciento en Rotten Tomatoes en sus últimas tres temporada, la serie se sostiene como un producto único en la pantalla chica. Nada mal para una historia protagonizada por un antihéroe violento y sin corazón.

“También creo que la gente en general apoya a los desvalidos, que viven al borde, su vida está llena de obstáculos y aún así siguen luchando, siguen saliendo adelante. Heisenberg (White) es un desvalido.

“Todos nos hemos sentido desamparados, casi como perdedores, pero seguimos batallando. Creo que el público reconoce esa parte frágil e inspiradora dentro de Heisenberg, con todo y que se vuelve un criminal”.

La serie sigue consiguiendo nuevos fans gracias al streaming, inspirando un remake colombiano (Metástasis) o aumentando su legado con Better Call Saul, una precuela centrada en el personaje de Jimmy McGill (Bob Odenkirk).

“Originalmente no teníamos una gran historia para contar con Better Call Saul, sólo teníamos una idea y ganas de trabajar. Queríamos seguir creando cosas con el equipo que teníamos”, recuerda Gilligan.

Este show, que está por lanzar su tercera temporada en formato casero en México, y su cuarta por cable a mediados de este año, podría incluir próximamente un mayor crossover con Breaking Bad.


Anuncio