Anuncio
Share

Para Lupita Jones fue un balde de agua fría la eliminación de México en las finalistas al Miss Universo

La eliminación de la mexicana Denisse Franco en Miss Universo, el domingo pasado en Las Vegas, fue totalmente inesperada para Lupita Jones, directora del certamen Mexicana Universal, pues ni siquiera pasó a la ronda de las 16 finalistas.  
(agencia reforma)

La eliminación de la mexicana Denisse Franco en Miss Universo, el domingo pasado en Las Vegas, fue totalmente inesperada para Lupita Jones, directora del certamen Mexicana Universal, pues ni siquiera pasó a la ronda de las 16 finalistas.

“Fue un balde de agua fría para todos los mexicanos que estábamos aquí no verla entre las 16 finalistas, yo tenía plena confianza.

“Durante todo el tiempo que Denisse estuvo en la concentración destacó mucho, la misma organización me llegó a hacer comentarios de que estaba muy linda, por eso me sentía confiada”, compartió Jones en entrevista vía telefónica desde Estados Unidos.

De acuerdo con la ex Miss Universo, a Franco, de 19 años, le afectó la nueva dinámica de eliminación, misma que les fue comunicada dos días antes de la ceremonia.

En esta ocasión, los organizadores dividieron a las 92 concursantes en cuatro zonas geográficas, y sólo pasarían a la siguiente ronda cuatro representantes de cada región.

Por América siguieron adelante Estados Unidos, Colombia, Brasil y Canadá (y se sumaron otras dos elegidas sin importar región, Jamaica y Venezuela).

“Varios de los directores no estuvimos conformes, porque eso iba a quitar oportunidades, se iban a ver limitados los lugares, creo que sí se sacrificaron varios espacios, sin demeritar a las demás finalistas, pero hubo chicas muy valiosas que merecían estar ahí, como México, Perú o Rusia

“Dos días antes nos reunieron para hablar de este cambio. Ya estaba la decisión tomada, ellos buscando que el show luciera más, que generara más expectativa”, señaló Jones.

Contó que incluso una noche antes se reunió con Franco para ultimar detalles y compartirle actualizaciones de información que le pudiera servir en la ronda de preguntas.

“De nuestra parte no falló nada, me llegaron comentarios de la organización de que la notaban un poquito ausente, que no se concentraba en algunos momentos, que la sentían muy inmadura por la edad, pero yo no lo veía como algo definitivo. Sentí que era segura semifinalista”.

La directora del certamen nacional aseguró, sin embargo, que se siente orgullosa de la transformación que logró con la aspirante mexicana.
“Me siento muy tranquila por el trabajo de Denisse, fueron 500 horas de entrenamiento, tratando de fortalecer sus puntos débiles.

“El cambio se notó mucho, desde que gana Nuestra Belleza México, donde fue muy criticada su forma de comunicación, ella misma se sentía con temor, tenía poco vocabulario. Logramos transformar sus temores, ahora vimos a una chava que se sentía cómoda enfrentando un escenario o las conferencias de prensa”.


Anuncio