Anuncio
Share

Revelan un ‘Club de la Pelea’ en Florida

Después que el joven Elord Revolte, de 17 años, fuera golpeado hasta la muerte al interior de una cárcel en Miami y el vínculo con los maltratos de custodios de la prisión, el equipo de investigación periodística del diario Miami Herald recopiló datos sobre abusos al interior del sistema penitenciario juvenil en Florida, identificado por los menores como un "Club de la Pelea".  
(agencia reforma)

Después que el joven Elord Revolte, de 17 años, fuera golpeado hasta la muerte al interior de una cárcel en Miami y el vínculo con los maltratos de custodios de la prisión, el equipo de investigación periodística del diario Miami Herald recopiló datos sobre abusos al interior del sistema penitenciario juvenil en Florida, identificado por los menores como un “Club de la Pelea”.

 A través de un reportaje especial, el diario reveló los abusos cometidos en complicidad con el personal de custodios del sistema penitenciario de Florida, el cual también organizaba peleas entre reclusos a cambio de “recompensas” como productos de las máquinas expendedoras de la cárcel.

 "El caos inducido por el personal ha fomentado una cultura de violencia generalizada”, indica el diario acompañado de una imagen en la que un joven es golpeado por un compañero sin causa aparente.

 Dos jóvenes indicaron al Miami Herald que una docena de reclusos atacaron a Elrod Revolte a petición de un custodio, quien habría utilizado dulces como incentivo.

 El Departamento de Justicia Juvenil de Florida emprendió su propia investigación sobre las “recompensas” ofrecidas por los custodios para instar a las peleas entre internos y determinó que no había pruebas suficientes para probar la acusación.

 Elrod murió un día después de la agresión sin que existieran culpables debido a una “deficiencia” en los videos de la prisión que impidieron señalar a los responsables.

 La descenso de Elrod el pasado 31 de agosto de 2015 es el doceavo asesinato de un joven en una prisión juvenil desde el 2000.

 Los reporteros examinaron centros de detención -especialmente aquellos para jóvenes de entre 13 y 18 años- y los centros adaptados para programas residenciales del Estado, similares a la cárceles donde los jueces envían a los prisioneros para recibir tratamiento especial de reinserción.

 La investigación reveló un sistema lleno de normas laxas, abuso sexual, custodios poco preparados y una cultura de violencia normalizada al interior de los centros.

 Por otra parte, el reportaje también reveló la relación entre los bajos salarios del inexperto personal del sistema penitenciario juvenil y los abusos con los presos.

 Florida ofrece a los nuevos custodios una paga de 12.25 dólares la hora, lo que corresponde a 25 mil 479 dólares al año.

  La ley del Estado no ha aumentado los salarios desde 2006 para el equipo de oficiales que lidian con jóvenes con problemas mentales, de ira o adicciones.

 La firma privada TrueCore Behovioral, encargada de 28 programas especiales en Florida, apenas ofrece 19 mil 760 dólares a sus nuevos empleados.

 Algunos estados del país incluso piden títulos universitarios a sus empleados, mientras que Florida no lo hace, teniendo entre sus filas a ex vendedores de muebles, maquinistas, vendedores o hasta ex boxeadores, revela el diario.

 Cientos de custodios han sido contratados teniendo antecedentes tales como mantener relaciones inapropiadas con los reclusos o trato sexualmente abusivo, contrabando y hasta siendo sorprendidos durmiendo en horas de trabajo.

  El sistema penitenciario de Florida, uno de los más grandes de Estados Unidos, cuenta con programas de prevención, intervención temprana, distracción y cuidado posterior.

El presupuesto del sistema alcanza los 566.9 millones de dólares, cuenta con 3 mil 269 empleados, 21 centros de detención y 53 centros residenciales.

La tasa de reincidencia del sistema al año alcanza el 45 por ciento.


Anuncio