Anuncio
Share

¿Por qué la tasa de graduación del LAUSD podría elevarse tanto este año?

Este martes, la atormentada Junta Escolar de Los Ángeles experimentó el raro momento de poder celebrar una buena noticia, que roza con lo espectacular: el segundo sistema escolar más grande de la nación parece encaminarse a alcanzar un récord en el porcentaje de graduados, pese a los más rigurosos estándares que se aplican en la actualidad y los temores –válidos hasta la semana pasada- de que la mitad de los estudiantes no llegaría a vestir la toga y el birrete este año.

Pese a que este cambio ha llamado la atención de algunos observadores externos, fue un bálsamo de bienvenida en la reunión de la junta escolar para los funcionarios, acostumbrados por mucho tiempo a soportar abucheos por los problemas del distrito.

Ref Rodríguez, miembro de la junta, afirmó sentirse“encantado”. También George McKenna, quien aseguró: “Estoy animado. Estoy muy animado y con entusiasmo”.

La tasa de graduación proyectada podría elevarse hasta un 80%, en comparación con el año pasado,que fue del 74%, según muestra la más reciente actualización.

“Nuestro objetivo es alcanzar las estrellas”, dijo la superintendente Michelle King.

Las dudas eran pocas. Mónica Ratliff expresó las suyas casi en el último momento, y sólo porque McKenna, quien presidió la reunión, le preguntó si tenía algo que decir antes de que se diera por concluida la sesión.

“Me encanta el progreso que se ha logrado”, dijo Ratliff. Sin embargo, “¿será gracias a los cursos de recuperación de créditos que son lo suficientemente rigurosos como lo son los cursos de preparación [para la universidad]? ¿Cómo lo sabemos? ¿Qué evidencia tenemos? ¿Cómo nos aseguramos de que el diploma ... es el mismo para todo el mundo?”.

La directora académica, Frances Gipson, se detuvo justo antes de decir que el rigor académico estaba intacto. En una entrevista después de la reunión, Gipson precisó que estos esfuerzos para conseguirque los estudiantes con problemas puedan encaminarse nuevamente de forma rápida, a través de clases en línea y otros medios, son supervisados ¿¿por maestros del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD). “Son los maestros del LAUSD los que trabajan con los estudiantes del distrito escolar”, afirmó.

En otras palabras, los estándares de estas clases deberían ser comparables a los empleados por los maestros que reprobaron a estos mismos estudiantes en las clases presenciales.

Un exmiembro de la junta escolar, David Tokofsky,celebró la rapidez del método pero cuestionó cuánto estarán aprendiendo en realidad estos estudiantes a través de las clases aceleradas para recuperar los créditos. “La recuperación de créditos no es ‘recuperación de contenidos’”, destacó Tokofsky, quien dirigió el equipo ganador del decatlón académico en el campeonato de Marshall High School.

La potencial crisis se fue gestando durante años. En 2005, funcionarios del distrito, bajo la presión de grupos de la comunidad, decidieron que todos los estudiantes a partir de la clase de 2016, deberían aprobar los cursos necesarios para tener derecho a una universidad estatal con carreras de cuatro años. Para ser elegibles, los estudiantes también deberíanobtener por lo menos una C en cada clase.

Sin embargo, los estudiantes no alcanzaban esas calificaciones. El año pasado, la junta escolar bajó el estándar a una D para las clases de preparación universitaria. Hasta diciembre último, aproximadamente la mitad de los estudiantes no alcanzaban este objetivo.

En la reunión del martes, Gipson y otros administradores de alto nivel revisaron una larga lista de esfuerzos que se están realizando, incluyendo visitas de emisarios distritales a cada escuela, para preguntar sobre cada estudiante y los programas especiales en los que están participando.

Las clases en línea son una parte clave de la fórmula. Se requieren por lo menos 60 horas de dedicación -y aprobar las pruebas de cada unidad- para poder obtener crédito por un semestre de trabajo, precisóGipson.

Las escuelas han manifestado diversos enfoques. Verdugo Hills High School permitía a los estudiantes terminar el trabajo escolar en computadoras desde su casa, pero advirtieron de que algunos de ellos se quedaban pegados a la pantalla hasta muy tarde en la noche. Por ello, la escuela designó a un maestro para trabajar por las noches, alguien a quien pueden contactar para obtener ayuda.

Otro método novedoso en muchas escuelas es la negociación del contrato con un maestro para cambiar la calificación del alumno de una F a una D,si el estudiante realiza el trabajo adicional que hubiera resultado en una D si lo hubiera realizado por primera vez.

El presidente de la junta, Steve Zimmer, resaltó que está preocupado de que los estudiantes que están de nuevo en marcha puedan tropezar antes de junio. Además, Zimmer quiere asegurarse de que el distrito esté al lado de los alumnos no tienen ninguna esperanza de sumarse a la graduación de junio.

Pero, también él estaba contento. “Es evidente que estamos cambiando la forma de trabajar”, dijo. “Y eso es muy positivo para las familias que más nos necesitan”.

howard.blume@latimes.com
Twitter: @howardblume

Traducción: Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aq


Anuncio