Anuncio
Share

Para la fiscal general, la víctima del ataque sexual en Stanford ‘no recibió un trato digno’

Brock Turner fue sentenciado la semana pasada a seis meses de prisión por atacar sexualmente a una mujer inconsciente (Oficina del Sheriff del Condado de Santa Clara).

Brock Turner fue sentenciado la semana pasada a seis meses de prisión por atacar sexualmente a una mujer inconsciente (Oficina del Sheriff del Condado de Santa Clara).

La fiscal general de California, Kamala Harris, afirmó que la mujer involucrada en el ataque sexual que involucra a Brock Turner, exnadador de la Universidad de Stanford, “no recibió el trato digno correspondiente en el proceso”.

Harris aseguró el miércoles último que le preocupa que “la voz de la víctima no haya sido escuchada”, en un juicio que terminó con lo que muchos consideran una sentencia leve para Turner. Harris puso en duda la condena de seis meses, aunque remarcó que no había leído la transcripción completa del caso.

“Como saben, he procesado personalmente casos de violación, agresión y abuso sexual de menores, y cuando alguien se enfrenta a 14 años de prisión, deben haber atenuantes extraordinarios para que la sentencia se reduzca a seis meses. No sé si estos hechos realmente pueden atenuar la pena”, Harris dijo a la prensa.

Turner atribuyó sus acciones a una “cultura de fiesta y conductas de riesgo”. En una carta que escribió al juez del Tribunal Superior de Santa Clara Aaron Persky, Turner escribió que estaba destrozado por “la cultura de fiesta y las conductas de riesgo que experimenté brevemente, en mis cuatro meses en la universidad”.

Turner señaló que venía de un pequeño pueblo de Ohio y que nunca había experimentado fiestas que incluyeran alcohol. Pero cuando comenzó a asistir a Stanford, escribió Turner, comenzó a beber para aliviar el estrés del estudio y la natación competitiva. “El equipo de natación no establece ningún límite en cuanto a fiestas o consumo de alcohol; vi a muchos jóvenes sacar el máximo provecho de estas circunstancias, mientras yo hacía lo mismo”, escribió. “Fui testigo de innumerables veces en que los chicos iban a fiestas, conocían chicas y volvían para pasar la noche con ellas”.

Describiéndose a sí mismo como un “inexperto bebedor y fiestero”, Turner señaló que admiraba a los miembros de su equipo de natación. El 17 de enero de 2015, la noche del ataque sexual, Turner afirmó haber bebido cinco cervezas, dos “sorbos” de whisky y haber ido de una fiesta a otra.

“Quiero acabar con el supuesto de que la bebida y la diversión son el estilo de vida de la universidad”, escribió. “He cometido un error, bebí demasiado y mis decisiones dañaron a alguien. Pero nunca quise lastimar intencionalmente [a la víctima]. Mis malas decisiones y el consumo excesivo de alcohol hirió a alguien esa noche, y me gustaría poder volver el tiempo atrás”.

Turner se comprometió a “cambiar las actitudes de la gente hacia esa cultura, rodeada por un consumo excesivo de alcohol y la promiscuidad sexual, que impregna las creencias de la gente acerca del ambiente universitario”.

El juez condenó a Turner en marzo pasado por atacar sexualmente a una mujer; delito por el cual se enfrenta una pena máxima de 14 años de prisión. En ese momento, los fiscales pidieron a Persky condenarlo a seis años de prisión por los tres cargos por los que fue declarado culpable: asalto con intención de cometer violación de una persona inconsciente, penetración sexual de una persona inconsciente y penetración sexual de una persona intoxicada.

Cuando, la semana pasada, Persky fue condenado por Turner a seis meses en la cárcel del condado y tres años de libertad condicional, la decisión provocó indignación. Los críticos argumentaron que la sentencia era demasiado indulgente y lanzaron una campaña para remover a Persky de su cargo. Expertos en temas legales señalaron que la sentencia de seis meses fue inusualmente condescendiente, pero que esto está dentro de los poderes del juez.

“Es muy inusual condenar a seis meses y libertad condicional en un caso como éste. El asalto con intención de cometer violación por lo general lleva una pena de prisión”, aseguró Dmitry Gorin, un exfiscal del condado de Los Ángeles, experto en delitos sexuales. “Su experiencia y la falta de antecedentes [penales] fueron un factor importante. No puedo pensar en un caso local similar donde un acusado condenado de tal crimen violento haya evitado ir a la cárcel”.

“Esos cargos deben enviarlo a prisión”, señaló Steve Cooley , exfiscal de distrito del condado de Los Ángeles. “Es una pena extraordinaria. Pasará sólo 90 días en la cárcel del condado después de haber sido condenado por tres cargos de agresión sexual”.

La víctima de Turner leyó una carta de 12 páginas en una audiencia pública, en la cual definió la sentencia indulgente como “una penitencia breve, una burla para la gravedad de los ataques”, y aseguró que Turner no había demostrado ningún atisbo de responsabilidad. “Por desgracia, después de leer la declaración del acusado, estoy seriamente decepcionada y siento que él (Turner), no ha podido mostrar remordimiento sincero o responsabilidad por su conducta.

Yo respetaba plenamente su derecho a un juicio, pero incluso luego de que 12 miembros del jurado lo condenaran por unanimidad como culpable de tres delitos graves, lo único que él ha admitido es su ingestión de alcohol. Alguien que no puede tomar plena responsabilidad por sus acciones no merece una pena tan atenuante. Es muy ofensivo tratar de diluir la violación como una sugerencia de promiscuidad. Por definición, una violación es la ausencia de promiscuidad; la violación es la ausencia del consentimiento, y eso me perturba profundamente, que ni siquiera haya podido hacer una distinción”, escribió la víctima.

Algunos estudiantes de la Universidad de Stanford planearon una protesta por la condena en la ceremonia de graduación, el sábado.

Para más noticias de última hora en California siga a VeronicaRochaLA en Twitter.

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio