Anuncio
Share

Lo que estudiantes y padres esperan de la reubicación de Porter Ranch

Rosie Van Zyl, maestra de ciencias de séptimo y octavo grado en Porter Ranch Community School, recibe su salón de clases en Northridge Middle School, listo para recibir a los alumnos que regresan a clases después de las vacaciones de invierno. (Mel Melcon / Los Angeles Times)

Rosie Van Zyl, maestra de ciencias de séptimo y octavo grado en Porter Ranch Community School, recibe su salón de clases en Northridge Middle School, listo para recibir a los alumnos que regresan a clases después de las vacaciones de invierno. (Mel Melcon / Los Angeles Times)

Cuando Walter Arwood se mudó a Porter Ranch con su esposo y su hija en febrero pasado, buscaba un refugio fuera de la ciudad.

La comunidad rápidamente le proporcionó estabilidad a su familia de una manera crucial: Arwood tomó la custodia de su sobrina, Carly, durante el verano. Carly había estado en el sistema de cuidado de crianza y tenía “un miedo mortal” a empezar la escuela, pero Porter Ranch Community School se convirtió en uno de sus lugares preferidos.

En ese entonces, se interrumpió esa sensación de calma y seguridad, dijo Arwood. Carly, de 12 años, se perdió las últimas dos semanas de clases antes de las vacaciones de invierno, porque no se sentía bien.

Arwood dijo que creía que los vapores liberados por la fuga de gas de Aliso Canyon le hicieron mal. Ahora, ella se prepara para un nuevo reto.

Cuando los estudiantes de las escuelas públicas de la exclusiva comunidad del Valle de San Fernando de Porter Ranch regresen de las vacaciones de invierno esta semana, van a comenzar frescos en nuevas ubicaciones, y un día más tarde que sus compañeros.

Los estudiantes de las escuelas, Porter Ranch Community School y Castlebay Lane Charter School Community, se mudan después de una fuga de gas que ha durado más de 70 días, lo que ha resultado según los informes, en náuseas, dolores de cabeza y hemorragias nasales. En diciembre, la Junta de Educación de Los Ángeles decidió mudar a los estudiantes de la escuela de la comunidad, desde el jardín de infantes hasta el octavo grado a Northridge Middle School, y a los estudiantes de Castlebay a Sunny Elementary School Brae Avenue en Winnetka.

El lunes fue un día de descanso para los estudiantes de Porter Ranch para dar tiempo a los maestros de preparar sus clases; los padres de los estudiantes de Porter Ranch han sido invitados a visitar los campus. A diferencia de otros estudiantes del LAUSD, los alumnos reubicados tendrán su primer día de clase el martes.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles pasó las vacaciones de invierno tratando de hacer la transición a los nuevos campus tan imperceptible como sea posible. Sin embargo, algunos padres se preocupan de que el ajuste sea difícil, especialmente porque se trata de mediados de año y en medio de otros cambios drásticos como reubicación de vivienda para muchos.

Más allá de los bienes materiales, los padres de la zona son prudentes, pero también tienen curiosidad por saber qué va a pasar cuando los alumnos de las dos escuelas se mezclen con los demás; por ahora, las escuelas servirán a estudiantes con diferentes niveles económicos. En Porter Ranch, el ingreso promedio de los hogares en el 2008 fue de $121,428, en comparación con $ 62,535 en Winnetka y $ 67,906 en Northridge.

Los edificios temporales de Porter Ranch Community School fueron instalados en Northridge Middle School; están separados por una valla; los estudiantes de primaria tienen su propia entrada y también una zona para que los puedan recoger.

“Es una pequeña burbuja, porque es casi como si el mundo fuera perfecto ahí”, dijo David Durán, quien tiene tres hijos que asisten a la escuela de la comunidad. “No hay intimidación, no hay peleas, no hay nadie involucrado en drogas, nadie ha resultado embarazada. En la nueva escuela están amurallados, los mantienen en una pequeña burbuja, tal vez, deberíamos dejarlos que interactúen”.

Sólo los estudiantes de sexto a octavo grado estarán en el campus principal.

Un padre de Castlebay Lane, quien pidió no ser identificado debido a su trabajo como terapeuta en la comunidad de Porter Ranch y en las escuelas del LAUSD, llamó a la escuela “albergue” y expresó su preocupación por la forma en que algunos estudiantes de Porter Ranch reaccionarán a este nuevo entorno.

Otros padres, sin embargo, dudan que haya problemas.

“Hay un poco de clasismo entre las personas de Porter Ranch”, dijo Frances Gateward, maestra asistente en Cal Northridge, cuya hija de 8 años de edad, asiste a Castlebay Lane.

“Algunos padres no llevarán a sus hijos a la escuela porque no quieren que asistan a esa escuela. Me parece irónico, no va a afectar su nivel de estudios, porque son los mismos profesores”.

En Sunny Brae, los estudiantes de ambas escuelas compartirán el patio de recreo. “Más bien es un campus abierto, pero en una sección separada de la escuela”, dijo Angelita Khazei, directora regional de las instalaciones para la región norte del LAUSD.

Otro problema para muchas familias será el transporte. En LAUSD, solamente las escuelas Magneto suelen ofrecer transporte escolar. A partir de esta semana, el distrito está ofreciendo transporte de la escuela de la comunidad y Castlebay Lane a las nuevas ubicaciones.

El viaje en autobús será de unas ocho millas y LAUSD proporcionará supervisión al llevar y recoger a los estudiantes.

Duran, un padre de la escuela de la comunidad, creció utilizando el servicio de autobús escolar en Las Vegas - pero la idea de viajar a la escuela en autobús está poniendo nerviosos a sus hijos.

“Mis hijos están muy asustados de tener que viajar en autobús”, dijo. “Mientras yo crecía en Las Vegas, tenía que tomar un autobús desde los suburbios de clase media al barrio de clase baja. Tienen que aprender esas lecciones de vida”.

Duran planea llevar a sus hijos a la escuela cada vez que pueda, pero viaja mucho por trabajo, así que es probable que a veces terminen en el autobús.

Para las muchas familias que se han mudado a una vivienda fuera de Porter Ranch debido a la fuga de gas, no hay transporte escolar de sus nuevos hogares a sus antiguas escuelas.
“El transporte individual para las nuevas viviendas no está disponible en este momento”, dijo Vivian Ekchian, superintendente del Distrito Unificado de Los Ángeles a cargo de Porter Ranch. Ella dijo que el distrito había sugerido que Southern California Gas Co. ayudara con el transporte para las familias reubicadas.
Compensarán a los padres que manejan desde sus nuevos hogares a los puntos de recogida con el rendimiento de gasolina, dijo la portavoz Melissa Bailey.
El tabulador para tratar con el problema ha superado los $ 5,000,000 hasta ahora, y el total podría superar significativamente ese número, dijo el consejero general de LAUSD, David Holmquist.
La Junta de Educación ha autorizado a sus abogados para demandar a la compañía de gas por el reembolso, dijo Holmquist, pero las negociaciones hasta ahora han sido amistosas, aunque no determinantes.

joy.resmovits@latimes.com

Twitter: @joy_resmovits

daniela.gerson@latimes.com

Twitter: @dhgerson

Traducción: Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio