Anuncio
Share

Las escuelas de Los Ángeles se preparan para El Niño

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se está preparando para El Niño, está haciendo reparaciones de techos dañados y limpiando alcantarillas pluviales en las escuelas, y también está recolectando suministros de emergencia.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se está preparando para El Niño, está haciendo reparaciones de techos dañados y limpiando alcantarillas pluviales en las escuelas, y también está recolectando suministros de emergencia.

(Frederic J. Brown / AFP/Getty Images)

Los techos de las escuelas de Los Ángeles están siendo reparados, al igual que se abastecen de sacos de arena, todo esto anticipando la llegada El Niño, que depara fuertes lluvias para este año.

El distrito que este año tiene un presupuesto de $7,800 millones de dólares, está gastando $6.1 millones de dólares en proyectos para reemplazar los techos de 10 escuelas. Se considera que serán terminados entre abril y mayo del próximo año.

Roger Finstad, director de mantenimiento y operaciones del distrito dijo que el distrito escogió estas escuelas porque sus techos tienen la peor combinación, son viejos y están en malas condiciones, esto de acuerdo a una inspección realizada entre las escuelas del LAUSD.

Hasta el martes 3 de noviembre a las 4:30 a.m., el distrito había recibido 414 llamadas con preocupaciones relacionadas al mantenimiento de los techos; esa es una pequeña parte de los más de 13, 500 planteles del distrito, dijo Finstad. Estos reportes vienen de escuelas que llaman para presentar quejas así como también de la inspección que se ha hecho en las escuelas.

Los problemas en los techos incluyen goteras y daños ocasionados por la lluvia, después de las tormentas que se registraron en septiembre y octubre, canales obstruidos y burbujas de agua que se hicieron debajo de los materiales que cubren los techos.

El LAUSD también está reestructurando su plan de operaciones de emergencia para enviarlo a las escuelas. La guía explica a las escuelas cómo hacer frente a las amenazas climáticas, dijo Jill Barnes, coordinador de los Servicios de Emergencia del Distrito.

El personal de custodia de cada escuela tiene una lista de control de los suministros y actividades que necesitan completar para asegurarse de que sus escuelas estén preparadas. Eso significa que deben reportar las goteras de los techos y otros daños que pudieran agravarse con una tormenta, la limpieza de los techos, las canaletas y desagües para asegurarse que no haya acumulación de hojas o basura.

Cada una de las siete oficinas del distrito también tienen abastecimientos, incluyendo sacos de arena, lonas de plástico, equipo para la lluvia y palas para enviar a las escuelas en caso de ser necesario. Ya han enviando sacos de arena a las escuelas que se han inundado anteriormente.

Las principales preocupaciones del LAUSD son los techos y desagües pluviales bloqueados dijo Finstad. El mayor daño ocasionado durante el último y más grande fenómeno de El Niño en 1997-98 dañó los techos y ocasionó que se cayeran las baldosas de los techos.

Los directivos del LAUSD no pudieron dar un monto exacto en dólares de la cantidad necesaria para terminar las reparaciones pero dijeron que menos de $300,000 dólares.

Hacia finales de agosto, cuando en los noticieros empezaba a surgir que con toda probabilidad El Niño afectaría el sur de California, el distrito comenzó a preparase, dijo Finstad. Durante gran parte del verano, el distrito había estado lidiando con las olas de calor y las quejas sobre el aire acondicionado en las escuelas.

“Sabía que en cuanto nos fuera posible tendríamos que cambiar de marcha y entrar ahora en el modo de preparación para El Niño ", dijo Finstad.

Otra preocupación: Los apagones de energía ocasionados cuando la lluvia afecta las líneas eléctricas, un problema que perjudicó a varias escuelas durante una tormenta de septiembre. El distrito tiene 55 generadores distribuidos en toda la zona que se pueden enviar a las escuelas que los necesitan, además de un contrato para alquilar más generadores en caso de ser necesario. Trece de esos generadores son capaces de alimentar al menos un edificio de aulas, mientras que los otros 42 son herramientas individuales o equipos más pequeños.

Las escuelas también deben preparar un mensaje para el “Blackboard Connect”, (servicio de notificación masivo), y asegurarse de que se podrá enviar desde un teléfono celular si fuera necesario informar a los padres de la condición de la escuela cuando no haya electricidad, según la lista de control del distrito. Eso es lo que la directora de Fernangeles Elementary School, Anna Martínez, debía hacer en septiembre.

Los padres también pueden ayudar, dijo Barnes. Deben asegurarse que la información de contacto de emergencia de su hijo está al día y los niños deben vestirse adecuadamente para la lluvia.

Encuentre a Sonali Kohli en Twitter @Sonali_Kohli o por correo electrónico en Sonali.Kohli@latimes.com

Traducción Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio