Anuncio
Share

La lotería y los fondos escolares

Los anuncios de la Lotería de California y los carteles de propaganda que hay pegados en todo el estado sugieren que la apuesta de comprar un billete de lotería no sólo puede convertirlo en rico sino que también lo puede convertir en una mejor persona.

Carteles y vídeos en el sitio web de la Lotería de California hacen que jugar parezca un deber cívico.

“Gracias por ayudarnos a apoyar a las escuelas públicas”, dice un anuncio de la campaña del 30 aniversario de la lotería estatal.

Sin embargo, un reciente análisis de una organización de educación sin fines de lucro, sugiere que lo que realmente está ocurriendo es “una transferencia de riqueza de $449 millones entre los “ganadores” y “perdedores””, que puede hacer a las escuelas ricas más ricas sin hacer mucho por ayudar a las escuelas pobres.

EdBuild, una organización que se centra en la forma de pagar por la educación pública, dijo que la distribución que hace el estado con el dinero de la lotería es injusto.

En el año fiscal 2013-14, un total de $ 1.3 mil millones de la lotería fue destinado a las escuelas de California. Casi el total de esa cantidad, lo que representa el 21.7 % del total de ventas de lotería, se destinó a las escuelas públicas K-12 del estado.

Los distritos en todo el estado recibieron alrededor de $163 dólares para cada estudiante, según lo que se determina por la asistencia diaria promedio -sin importar cuánto dinero se genera de la venta de boletos de lotería en esos distritos-.

¿Qué escuelas salen perdiendo en la lotería?

Esa distribución, dijo Rebecca Sibilia, directora ejecutiva y fundadora de EdBuild, va en contra de los recientes esfuerzos de California para hacer frente a la inequidad en la forma en que se paga por la educación pública.

A principios de mes se registraron largas líneas, para comprar boletos de lotería de Powerball en la licorería Bluebird en Hawthorne. (Genaro Molina / Los Angeles Times)

A principios de mes se registraron largas líneas, para comprar boletos de lotería de Powerball en la licorería Bluebird en Hawthorne. (Genaro Molina / Los Angeles Times)

Así funciona, hay esencialmente dos maneras en que el Estado paga la financiación regular que se distribuye por igual a todas las escuelas, mientras que un segundo flujo de dinero que podría denominarse “la financiación desigual” se reparte de una manera más específica, para abordar los problemas más grandes en las escuelas con una gran cantidad de estudiantes de familias de bajos ingresos.

La nueva fórmula de control de financiación local de California asume que algunos estudiantes necesitan más dinero que otros. Este intento de enfoque igualitario, impulsado por el gobernador Jerry Brown en el 2013, trata de otorgar más dinero de los contribuyentes en áreas de bajo ingreso, donde las escuelas con dificultades tienen estudiantes con mayores necesidades.

El problema, según el análisis de EdBuild, es que son relativamente pocos los ricos que compran billetes de lotería -pero si sus hijos asisten a escuelas públicas, cada uno consigue la misma cantidad de dinero de la venta de lotería tal como los niños en los distritos escolares más pobres del estado.

Una distribución más justa sería dar el dinero a los distritos escolares en base a la cantidad de venta de lotería que se realiza en esas comunidades, dijo Sibilia.

En el Distrito, tomemos por ejemplo los pagos de la lotería a La Cañada Unified School, que tiene el ingreso medio más alto de cualquier distrito escolar en el condado de Los Ángeles e Inglewood Unified School District, que tiene una de las tarifas más bajas de ingreso medio.

En el año fiscal 2013-14, los estudiantes en el distrito más rico recibieron cerca de $166 por cada uno y los que están en el distrito más pobre recibieron alrededor de $164, la variable probablemente fue causada por las diferencias que hay en la forma en que el dinero se destina a las escuelas Charter.

Según los datos de EdBuild, eso significa que La Cañada Unified recibe alrededor de $105 dólares más por estudiante de lo que recibiría si el dinero se asignara en proporción a los ingresos procedentes de la venta de boletos de la lotería de la zona. Inglewood Unified, por su parte, recibe $211 dólares menos por estudiante de lo que recibiría si siguiera una fórmula ajustada.

Según EdBuild, lo justo sería, asegurar que si los censos por región de un distrito representan el 3 % de todas las ventas de lotería, el distrito debería recibir el 3% del pago total de la lotería.

Los investigadores admiten que sólo mirar la distribución de dinero de la lotería a nivel distrito escolar no les proporciona todo el historial. Los datos muestran que muchos distritos que tienen un ingreso medio bajo reciben una cantidad de dinero proveniente de la lotería igual a la que recibirían en una fórmula ajustada; eso es posible debido a que diferentes barrios se equilibran entre sí, como por ejemplo en un distrito como el LAUSD, en donde la ciudad de Bell puede registrar muchas ventas de lotería mientras que Bel-Air puede tener relativamente pocas.

Un problema con el cambio de estructura de financiación es que “es difícil hacer suposiciones acerca de quién está jugando a la lotería”, dijo el portavoz de la Lotería de California, Alex Traverso.

Aunque se pueden vender más boletos en las zonas de bajos ingresos, los clientes pueden vivir en otro lugar - incluyendo, el caso de los turistas, que viven en otro lado del país. Pero en general, las personas que compran boletos de lotería tienden a ser regularmente personas de bajos ingresos.

Cambiar la forma en que el dinero se reparte no sería fácil. Una medida electoral en 1984 creó la lotería actual, por lo que efectuar cambios significativos probablemente requerirían de una votación pública, dijo Ken Kapphah, analista político fiscal de la Oficina Analista Legislativa de California.

Pero la contribución relativamente menor de la lotería de California a escuelas K-12 - alrededor del 1.6 % del total de dólares asignados en el año fiscal 2013-14-, puede no ser suficiente para alentar a los reformistas, según los expertos.

“No sé si podemos involucrarnos en cómo está repartido”, dijo la presidente del PTA de California, Justine Fischer.
Incluso el propio portavoz de la Lotería de California reconoció que la compra de un boleto es una forma ineficiente de conseguir dinero para las escuelas.

“La mayoría de la gente no compra boletos porque quiere apoyar a las escuelas”, dijo Traverso. “Creo que si la gente está motivada a dar apoyo a sus escuelas simplemente las apoyaría directamente”.

sonali.kohli@latimes.com

joy.resmovits@latimes.com

Traducción: Diana Cervantes

El escritor de Los Angeles Times Joe Fox contribuyó a este reporte.

EdBuild recibe fondos de Broad Foundation. Los Angeles Times recibe apoyo para su iniciativa digital La educación cuenta, de distintas organizaciones. La California Community Foundation y la United Way of Greater Los Angeles administra los fondos de Baxter Family Foundation, Broad Foundation, y del California Endowment y la Wasserman Foundation. Bajo los términos de los fondos Los Angeles Times tiene control total sobre el contenido editorial.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio