Anuncio
Share

Estudiantes construyeron un barco en su clase de carpintería y zarparon exitosamente

Los estudiantes del taller de carpintería de la escuela preparatoria Marina High mueven un auténtico barco vikingo Valhalla hacia el embarcadero de Sunset Aqcuatic Marina; su construcción en clase les tomó años (Don Leach/Huntington Beach Independent).

Los estudiantes del taller de carpintería de la escuela preparatoria Marina High mueven un auténtico barco vikingo Valhalla hacia el embarcadero de Sunset Aqcuatic Marina; su construcción en clase les tomó años (Don Leach/Huntington Beach Independent).

El arduo trabajo de decenas de estudiantes de la escuela preparatoria Marina High y de su instructor de carpintería rindió frutos el viernes, cuando todos zarparon, por primera vez, en el barco vikingo que construyeron juntos.

Bob Meade, quien condujo el proyecto y ha sido profesor de carpintería en esta escuela de Huntington Beach durante seis años, señaló que ha construido naves durante años por su cuenta, pero que ésta fue una de la más grandes que creó y la primera que hizo con sus alumnos.

Desde septiembre de 2014, el docente y sus estudiantes estudiaron planos originales noruegos para construir naves vikingas -la mascota de la escuela es un vikingo-, recolectaron dinero, reunieron madera y construyeron la embarcación, de 30 pies de largo, detrás del salón de clase de Meade.

El proyecto costó más de $3,500; tanto la madera como el poliuretano fueron los elementos más costosos del proyecto. Los alumnos de Meade construyeron y vendieron sillas de salvavidas para ayudar a financiar la construcción, y las clases de arte de la escuela diseñaron y pintaron los escudos.

Marina High School Education Foundation donó $1,200; la maderera Ganahl aportó $100 y la empresa de navegación West Marine ofreció a Meade un 60% de descuento en todas las compras.

El viernes, cuando el barco zarpó por primera vez, hizo dos viajes de media milla cada uno alrededor de Sunset Acquatic Marina. En cada travesía, un par de docenas de estudiantes y varios profesores trabajaron para dirigir la nave. Meade expresó que fue un buen ejercicio de construcción en equipo. “El remado fue muy agradable”, afirmó. “Todo el mundo intentaba mantener la sincronía con los demás. Realmente debían trabajar juntos. Creo que eso es algo que no esperaba... la forma en que esta actividad en particular desarrolló tanto trabajo en equipo”

El barco permanecerá en la escuela preparatoria, relató Meade, y tal vez participará de los desfiles de la ciudad. También planea navegar el barco en el océano dentro de dos años, con paradas previstas en el Queen Mary en Long Beach y la Isla Catalina

El reportero de Comunidad de The Times, Anthony Clark Carpio, contribuyó con este reporte.

brittany.woolsey@latimes.com

Twitter: @BrittanyWoolsey

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio