Anuncio
Share

El tiroteo de UCLA, resultado de un robo académico

Estudiantes escriben y colocan notas en el llamado ‘Bruin Walk’, de UCLA, el jueves, un día después del tiroteo fatal en el campus (Al Seib / Los Angeles Times).

Estudiantes escriben y colocan notas en el llamado ‘Bruin Walk’, de UCLA, el jueves, un día después del tiroteo fatal en el campus (Al Seib / Los Angeles Times).

El hombre que portaba el arma está muerto. A su lado, dos pistolas semiautomáticas, revistas y una mochila.

Mainak Sarkar, un exestudiante de doctorado, se suicidó después de tirotear un edificio de UCLA, donde le disparó fatalmente a un profesor de gran prestigio que estaba dentro de una pequeña oficina del cuarto piso.

La nota que Sarkar dejó tuvo en vilo a las autoridades. En ella aparecía un domicilio en St. Paul, Minnesota, cerca de 2,000 millas de distancia de UCLA. También había una petición: ¿podría alguien cuidar a su gato? Eso llevó a la policía a revisar la casa de este hombre, de 38 años de edad, donde descubrieron una “lista de personas a matar” con tres nombres: William Klug, el profesor al que disparó fatalmente el miércoles; otro profesor de UCLA, quien está a salvo; y una mujer que vivía en un suburbio cercano.

La mujer fue encontrada la madrugada del jueves en el interior de su casa de color gris, en Brooklyn Park, muerta a consecuencia de una herida de bala. Los registros públicos identificaron a la residente como Ashley Hasti, una mujer de 31 años, estudiante de medicina en la Universidad de Minnesota, quien se casó con Sarkar en 2011.

Los detectives están reuniendo información sobre los movimientos de Sarkar en el Medio Oeste y las causas que lo llevaron a cometer este asesinato/suicidio, que dejó a miles de estudiantes de UCLA encerrados en las aulas. Se cree que Sarkar mató a la mujer, luego se dirigió a Los Ángeles en su automóvil gris 2003 Nissan Sentra. El auto, que no fue hallado, puede contener elementos de prueba y otras pistas para ayudarles a establecer un motivo, señaló el jueves a Los Angeles Times el jefe de LAPD, Charlie Beck.

Hasta el momento no hay nada que sugiera que Sarkar haya cometido otros delitos durante su viaje, dijo Beck, pero los detectives trabajan con las autoridades de varios estados “para ver si hay rastros”.

Sarkar utilizó una pistola de 9 mm que compró legalmente en Minnesota para matar a Klug, según una fuente cercana a la investigación. Las autoridades buscan determinar si el arma utilizada en Los Ángeles está conectada con el asesinato de Brooklyn Park.

Sarkar tenía la intención de matar a dos miembros del personal de UCLA, pero solamente pudo localizar a Klug, señaló Beck. No queda claro si Sarkar buscó al otro profesor, que no fue identificado públicamente y quien, además, no se encontraba en la universidad al momento de los disparos.

Ambos instructores eran conscientes de que Sarkar tenía problemas con ellos. “Pero no creo que esto sea motivo para que alguien crea que va a ser objeto de un homicidio”, afirmó Beck. No se supo si alguno de los profesores había expresado preocupación por Sarkar u otra persona de UCLA.

Beck aseguró que los detectives también intentan contactar a otras personas cercanas a Sarkar, y asegurarse de que no hay mas víctimas.

Al parecer, Klug, profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial, y Sarkar habían tenido una relación de amistad que en algún momento se volvió agridulce. En su tesis doctoral, presentada en 2013, Sarkar expresó agradecimiento al profesor por su ayuda y apoyo. “Gracias por ser mi mentor”, escribió. Un folleto del doctorado de 2014 mencionaba a Klug como el consejero de Sarkar. Pero, en los últimos meses, Sarkar había arremetido en las redes sociales contra el profesor. El 10 de marzo pasado, Sarkar llamé a Klug una “persona muy enferma”, en la que no se podía confiar, e instó a cada nuevo estudiante que llegara a UCLA a mantenerse alejado de este tipo, según escribió en su blog. “Provocó que me enfermara mucho. Un enemigo es un enemigo. Pero un amigo puede hacerte mucho más daño. Tengan cuidado con aquellos en quienes confían”, dijo Sarkar, y publicó la foto de Klug.

Según la policía, Sarkar había acusado a Klug de robar su código de computadora y dárselo a otra persona. Una fuente familiarizada con la acusación mencionó que la acusación era “absolutamente psicótica” y dijo que Klug había ayudado a Sarkar a graduarse, después de luchar con problemas mentales graves, como depresión y una incapacidad para estudiar, que habían puesto en peligro su trabajo en UCLA, manifestó la fuente.

Alex Levine, un profesor de química y biología en UCLA, señaló que Klug, de 39 años de edad, tenía una fuerte vocación y estaba comprometido a dejar un impacto real en el desarrollo de la salud humana. “No hay absolutamente nada que Bill haya hecho para que sucediera esto”, expresó Levine.

Beck explicó que los detectives discutieron la posibilidad del robo con UCLA y descubrieron que no tenía fuerza. “Eso fue fruto de su imaginación”, señalaron acerca de Sarkar.

Sarkar se recibió en ingeniería espacial en el año 2000, en el Indian Institutes of Technology, ubicado en Kharagpur, en este de la India. En los últimos años, las carreras de tecnología de la información construyeron una sólida reputación y los profesionales se convirtieron en los más altos ejecutivos de destacadas corporaciones.

Según el Departamento de Seguridad Nacional de los EE.UU., Sarkar llegó al país en 2001, con una visa estudiante extranjero, antes de convertirse en residente, en mayo de 2014. Para entonces, Sarkar había asistido a Stanford desde 2003 hasta 2005 y había obtenido una maestría en Ciencias en Ingeniería Aeronáutica y Astronáutica. Pasó una temporada como asistente de investigación en la Universidad de Texas y trabajó como desarrollador de software.

De acuerdo con su perfil de LinkedIn, Sarkar fue maestro asistente en UCLA en 2008. Los residentes del complejo de apartamentos ubicado en la zona de Sawtelle, donde vivió Sarkar por entonces, recordaron que el estudiante de ingeniería mecánica era muy discreto. Eugenio Martínez, de 30 años de edad, dijo que Sarkar parecía disfrutar de observar a la gente. “Acabo de recordar que era muy observador”, señaló Martínez . “Nunca hablaba, al menos no conmigo. Parecía normal y tranquilo”.

Sarkar se graduó de UCLA en 2013. Finalmente se asentó en Minnesota y trabajó de forma remota como analista de ingeniería para la empresa Endurica LLC, fabricante de caucho con sede en Ohio. “Aprecio la calidad de su trabajo y su enfoque cuidadoso de los posibles nuevos problemas”, dice el presidente de la compañía en la página de LinkedIn de Sarkar.

Hasta el momento se sabe poco acerca de la vida de Sarkar en Minnesota. Fuentes cercanas a la investigación dijeron que su relación con Hasti había terminado en algún momento. El jueves, la policía y los equipos de laboratorio de criminalística invadieron la casa de Brooklyn Park que una vez compartieron. En la residencia de Sarkar en St. Paul las autoridades recuperaron municiones y una caja de una de las dos pistolas que usó en UCLA . El gato estaba bien.

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio