Anuncio
Share

Incomoda a Pérez-Reverte mirar atrás

“No fui lo bastante humano que debía de haber sido en algunas cosas”, asegura Arturo Pérez-Reverte, quien celebró su natalicio 66 el pasado 25 de noviembre, situación que lo lleva a recordar distintos episodios de su vida y que, más allá de arrepentirse de las cosas hechas, encuentra, de vez en cuando, cierto remordimiento al pensar en todo lo que no hizo.

“La vida del reportero es muy cruel, muy dura, egoísta, pendiente siempre del reloj, de la transmisión, de la crónica, de firmar en primera página y por eso sacrificas muchas cosas. Yo no estaba ahí para ser un enfermero o médico sin fronteras, (...) pero digamos que quizás, cosas que debí de haber hecho y no hice, de vez en cuando, vienen a la cabeza”, rememora el autor de El Club Dumas y reportero de guerra durante 21 años.

Una de las historias que regresan con mayor rapidez a su memoria es cuando, en Sarajevo, iba en un coche blindado y, mientras los francotiradores le disparaban al auto en el que viajaba, vio a una familia que le pedía detenerse; sin embargo, en ese momento no lo hizo para poder cumplir con sus obligaciones laborales.

“Sabes que si paras no llegas al telediario, y el niño lleva un osito de peluche, y cuando pasas te mira y no paras. Transmites en el telediario y dices ‘estupendo, magnífico’, vas al hotel y te quedas con el osito de peluche en la cabeza. Cuando tienes 21 años se van sumando los ositos de peluche, tienes muchos ositos de peluche en la cabeza y eso, a veces, hace que te sientas incómodo mirando hacia atrás”, recuerda.

Sobre la información actual y la facilidad con la que se puede acceder a ella, el también autor de Eva -título que presentó este domingo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara-, llama al público a que sepan distinguir los contenidos de calidad del resto.

A pesar de que tanto Falcó como Eva guardan un contexto de conflicto en la España de los años 30, Pérez-Reverte asegura que no mantiene ninguna relación con la situación actual que vive su país.

Aunque Pérez-Reverte no considera que actualmente se encuentre en el mejor punto de su carrera, recientemente el escritor y periodista español fue galardonado con reconocimientos como el Premio Barcino 2017, mismos que agradece, pero sin ir más allá.

“Yo soy muy mayor, los premios uno los agradece, sobre todo porque el jurado se fija en uno y que lo reconozcan está muy bien, pero realmente a mi edad y con la vida que he llevado, los premios se agradecen, pero nada más. No me quitan el sueño ni me hacen dar saltos de alegría ese tipo de cosas”, apunta.


Anuncio