Anuncio
Share

Rashel Díaz conoció el amor por Facebook

Rashel Díaz y Carlos García viven a plenitud su romance y celebran San Valentín con su numerosa familia

Rashel Díaz y Carlos García viven a plenitud su romance y celebran San Valentín con su numerosa familia

Dicen que encontrar el amor verdadero no es una tarea fácil, pero tampoco es imposible y eso al parecer, es lo que le sucedió a la ex modelo, bailarina y presentadora de televisión de origen cubano, Rashel Díaz.

Para ella, luego de algunas relaciones fallidas, ésta que vive en la actualidad parece ser la indicada. Carlos García, es el galán que en definitiva estaba esperando para su vida.

Rashel cuenta que jamás se imaginó que sus constantes visitas a la manicurista la conducirían a conocer al amor de su vida. “Tienes que conocer a mi hijo, chica. Pídelo por Facebook “, es lo que recuerda entre risas la conductora de “Un Nuevo Día”, que le dijo la madre de Carlos, su manicurista, al mostrarle la fotmientras le arreglaba las uñas.

Recuerda que desde que lo vió en esa foto sintió electricidad en el cuerpo. “Está lindo”, fue lo que dijo al verlo.

Tanta fue la insistencia de su manicurista para que ambos se conocieran, que Rashel terminó chateando con este bombero en la red social Facebook, luego se conocieron por teléfono y después en persona cuando Rashel le aceptó una invitación a almorzar.

Tal parece que este bombero, llegó para apagar el fuego y a la vez encender la llama que esta cubana tenía apagada desde hace tiempo. “Es gracioso porque en el caso de él, Carlos se ve mucho mejor en persona que en foto. Las fotos no le hacen justicia”, cuenta Rashel entre risas.

Y es que Rashel es apasionada, su sangre caribeña es así de caliente por naturaleza y no lo puede negar. Ambos son cubanos y la afinidad se produjo desde el primer encuentro. “Me llamaron la atención sus tatuajes, creo que es muy común entre los bomberos. Yo tengo uno también en mi muñeca izquierda que representa a mis dos hijos y yo. Son tres gaviotas, la primera es grande sin color y las otras dos sí tienen color y significa que ellos dos me siguen dentro los valores que le he tratado de enseñar, pero a la vez son libres de tomar sus propias decisiones”, comenta.

Rashel y Carlos llevan unan relación de un año y tres meses.

Sus vidas personales son muy similares. Ambos tienen una numerosa familia y cuando se juntan, no hace falta tener invitados extras. “Yo tengo una familia grande y muy unida al igual que él y eso ha sido una bendición. Se han llevado muy bien y compartimos nuestras reuniones, ha sido una relación donde todo ha surgido de manera natural y nada ha sido forzado. Hemos vivido el día a día y lo que tenemos ha sido llevado por la mano de Dios definitivamente”, cuenta en tono de agradecimiento.

A pesar de venir de dos mundos diferentes, Rashel y Carlos han encontrado el punto medio de convergencia y ese punto es la familia. Ambos tienen hijos de relaciones anteriores y al principio no salían en compañía de ellos, pero eso fue cambiando a medida que el enlace comenzó a fortalcerse y cuando se dieron cuenta de que ya era tiempo de hacerlo. “Cuando vimos que los dos queríamos ir por el mismo camino, empezamos a abrir las puertas de la casa, la familia y los niños”, comenta.

Para Rashel la prioridad, al igual que cualquier madre, son sus hijos, aunque los amigos y la familia en general siempre forman parte del entorno de ambos. “El otro día dijimos que ya era tiempo de que compremos una finca para reunir a las dos familiaa, a mis amigos y a sus amigos”, dice entre risas.

“Nos hemos acoplados. Él no dejó a sus amigos para estar con los míos, ni yo dejé a los míos para estar con los de él. Mas bien todo se fue integrando porque al final el objetivo es el mismo: que todos seamos felices”, agrega con una sonrisa, mientras comparte cuándo fue que decidieron darse la oportunidad como pareja.

“Recuerdo que salimos a cenar y luego a bailar. En uno de esos bailecitos nos dimos un beso y listo. Y es que a la edad de uno, eso de “¿quieres ser mi novia?’, como que ya no estamos para eso”, señala con una carcajada.

“Nosotros al principio sólo hablabamos por Facebook, no teníamos nuestros números de teléfono, luego nos lo dimos y pasabamos horas de horas hablando de salsa, de música, de los hijos y cuando nos vimos en persona sentimos que ya nos conocíamos de hace mucho tiempo”, recuerda.

Dice que analizando hoy la relación se dá cuenta que se trató de un proceso muy bonito.

“Los dos somos cristianos y creo que eso nos ha unido muchísimo más a nuestras familias, para tratar de ser mejores padres y lo estamos disfrutando mucho”, comparte Rashel.

Aunque todavía no han hablado de boda, Rashel dice que así están muy bien, aunque no cierra la posiblidad de que el destino los lleve a decidir hacerlo.

Y mientras llega o se prolonga más esa fecha, Rashel decide compartir con nosotros las palabras que describen a sus media naranja antes de celebrar el Día de San Valentín. “Noble, trabajador, alegre, buen padre y muy honesto”.


Anuncio