Anuncio

Hablaron en contra de Michael Jackson en ‘Leaving Neverland’. Ahora, se enfrentan a las consecuencias.

Wade Robson, a la izquierda, el director Dan Reed y James Safechuck asistieron al Festival de Cine de Sundance el mes pasado para el estreno del documental de HBO "Leaving Neverland". (Jay L. Clendenin / Los Angeles Times)

Wade Robson, a la izquierda, el director Dan Reed y James Safechuck asistieron al Festival de Cine de Sundance el mes pasado para el estreno del documental de HBO “Leaving Neverland”. (Jay L. Clendenin / Los Angeles Times)

Ya habían contado sus historias con anterioridad, primero en la tranquilidad de las oficinas de los terapeutas, y luego explícitamente en documentos judiciales.

Pero Wade Robson y James Safechuck nunca se sintieron verdaderamente escuchados hasta que se pararon frente a una multitud que los aplaudía en el Festival de Cine de Sundance el mes pasado. Después del estreno de “Leaving Neverland”, la serie documental de cuatro horas en la que ambos hombres alegaron haber sufrido años de abuso sexual cuando eran menores a manos de Michael Jackson, cientos de asistentes al festival se pusieron de pie para aplaudir a los sujetos de la película.

“Es extraño escuchar a la gente aplaudir”, dijo Safechuck, de 40 años.

“Sí, al principio no sabes qué hacer con eso”, agregó Robson, de 36 años. “Se siente mucho alivio. Ha habido muchas lágrimas y cansancio. Pero este es un momento de cambio radical para mí, en este viaje de curación y en tratar de ser escuchado. Y ha sucedido, y me parece increíble ".

Había pasado un día desde que “Leaving Neverland” se dio a conocer por primera vez, y los hombres estaban sentados en la sala de conferencias de un hotel. Robson, quien llevaba una cadena de cuentas alrededor de su cuello, había viajado solo desde su casa en Hawai al festival. Safechuck, quien a veces habla con un tono de voz tan bajito que es difícil de escuchar, había traído a su esposa de Simi Valley. El director del proyecto, Dan Reed, también estaba en la mesa como apoyo emocional, aunque la mayor parte del tiempo se sentaba en silencio, respondiendo correos electrónicos en su teléfono.

Solo un grupo de fanáticos de Jackson aparecieron en Sundance para protestar por el documental, que se transmitirá en HBO por dos noches a partir del 3 de marzo. Pero su legión de partidarios de manera online, ya estaba comenzando lo que Reed describió como un “fatwa”, lanzando sitios web y los hilos de Twitter para explicar por qué creen que Robson y Safechuck son mentirosos.

Incluso antes del festival, los herederos de Jackson criticaron a “Leaving Neverland” como “otra producción escabrosa en un intento escandaloso y patético de explotar y sacar provecho de Michael Jackson”. En las siguientes semanas, aumentaron su defensa, liberando un Carta de 10 páginas dirigida al presidente ejecutivo de HBO, Richard Plepler, que critica la red por transmitir el proyecto.

Pero HBO no ha titubeado, y la reacción crítica a “Leaving Neverland” fue tan fuerte que la empresa exploró brevemente una exhibición en los cines para ser considerada en la época de premios. La academia cinematográfica prohibe la premiación de documentales grabados en “múltiples partes”, adoptada después de que la serie documental “O.J.: Made in America” ganó el Oscar en 2017.

Aún así, la exposición en HBO seguramente encenderá debates feroces. El principal argumento en contra de la credibilidad de Safechuck y Robson se centra en el hecho de que ambos hombres testificaron previamente en nombre de Jackson en casos de abuso sexual infantil que otros niños presentaron en su contra. En 1993, cuando Robson tenía 11 años y Safechuck era solo unos años mayor, ambos dijeron que confesaron a los investigadores que Jackson nunca se había comportado inapropiadamente con ellos. A los 22 años, Robson reiteró esa posición nuevamente bajo juramento en 2005, y posteriormente se presentó a numerosas entrevistas televisivas en las que habló positivamente sobre Jackson.

Como detalla “Leaving Neverland”, ambos hombres ahora dicen que estaban bajo una presión inmensa por parte de Jackson y sus abogados para que se callaran sobre su presunto abuso. Robson dice que fue abusado sexualmente por Jackson desde los 7 años, poco después de ganar una competencia australiana de 1987 en la que imitó el baile del artista. Safechuck, quien conoció a Jackson ese mismo año en el set de un comercial de Pepsi, dice que Jackson comenzó a abusar sexualmente de él cuando tenía 10 años.

“Michael me amenazó diciendo: ‘Tú y yo, tenemos que salvarnos, Wade”, recordó Robson. Tenemos que detener a estas personas ignorantes. Si esto sale, nuestras vidas se acabarán y nos van a separ. Ambos iremos a la cárcel por el resto de nuestras vidas´. Fue como si estuviéramos juntos en eso, ¿sabes?”

Robson y Safechuck se cruzaron un par de veces cuando eran menores, una vez en el set del video musical de Jackson, “Jam”, y otra vez en Neverland, el rancho del cantante, donde organizó un fin de semana con el cineasta Robert Wise. Pero nunca se conocieron en realidad.

En 2013, cuando Robson presentó una demanda contra los herederos de Jackson y las compañías que afirmaban que el cantante lo había abusado sexualmente cuando era niño, Safechuck se sintió el foco de atención. En el documental, describe cómo los esfuerzos legales de Robson lo inspiraron a hablar y comenzar su propia batalla legal con las corporaciones comerciales de Jackson en 2014.

Si bien quería ir a la corte para “luchar” por “el pequeño James”, Safechuck también estaba desesperado por conectarse con Robson sobre lo que los documentos judiciales revelaron como un trauma infantil compartido. Pero debido a sus respectivos juicios, tuvieron que mantener su distancia. A los hombres se les permitió reunirse para un almuerzo supervisado por un abogado hace unos cinco años, aunque apenas podían compartir detalle sobre sus experiencias de niñez con Jackson.

“Lo primero que hicimos fue abrazarnos unos cinco minutos”, recordó Robson.

“Fue muy al principio de mi terapia, así que no sé si estaba en shock”, dijo Safechuck. “Todavía tenía mucho que procesar”.

Reed se acercó por primera vez a ellos para hablar sobre “Leaving Neverland” en 2016, después de que el cineasta se enterara de sus demandas judiciales. Fue anterior a # MeToo y el público no había aceptado totalmente las historias de Robson y Safechuck. Así que estaban preocupados por participar en el proyecto.

“Quería que la historia se tratara con respeto, y quería que alguien le mostrara realmente a la gente lo que es ser objeto de abuso”, dijo Robson. “No estaba buscando una película radical, no quería ser parte de eso”.

Las madres y las esposas de ambos hombres también son entrevistadas en la película, al igual que los hermanos de Robson e incluso su abuela. Con un enfoque íntimo de los hombres y sus familias, no se incluyó a ningún representante de Jackson -que nunca fue condenado por abuso sexual- en la película.

“Tampoco quería que se sintiera como una especie de venganza contra Michael”, dijo Safechuck. “Por supuesto, es en parte sobre Michael, porque él es el abusador. Pero él está muerto y ya no puede abusar de los niños. Y no se trata de intentar derribar a Michael Jackson. Es mucho más grande que eso. “No podemos cambiar lo que nos pasó, pero ¿cómo podemos usar esta historia para tener un impacto en el futuro para otros niños?”

En ese momento, Robson ya llevaba años de terapia. Con la ayuda de Jackson, había alcanzado la fama a finales de los 90 como coreógrafo de estrellas del pop como Britney Spears y N’Sync. Pero en 2011, justo cuando estaba a punto de dirigir su primera película, “Step Up 4", su trauma infantil salió a la superficie. Sufrió lo que él llama una crisis nerviosa, dejó la película y se mudó a Hawai con su esposa y su hijo.

“La danza y el cine se esfumaron para mí, porque todo estaba muy conectado con Michael”, explicó Robson. “Entonces, ¿cómo podría alguna vez retomarlo? Así que, sí, lo dejé todo y traté de enterrarlo vivo y juré que nunca volvería a bailar ni a hacer música ni a hacer películas, nunca más. Lancé una bomba de humo y me mudé a Hawai. Agentes, gerentes, no me llamen. He terminado.’”

En el momento en que conoció a Reed, ya tenía un largo camino de curación. A pesar de que había discutido los detalles de su abuso con su terapeuta, dijo que encontró “un nuevo nivel de terapia” al contar toda su historia cronológicamente frente a la cámara.

×

Safechuck, sin embargo, no encontró la experiencia terapéutica.

“Fue difícil”, admitió. “Tienes que rendirte y derramar tu corazón y luego esperar que sea tratado con respeto, y eso es difícil de hacer. ... También fue antes del movimiento #MeToo. El mundo ha cambiado, está empezando a cambiar, desde que empezamos esto ".

“Creo que una vez que el movimiento #MeToo despegó, tuve un poco de esperanza de que comenzara un cambio de conciencia”, dijo Robson. “Pero también esta sensación de, ‘Sí, esto parece estar sucediendo y es genial, pero a menudo, siento que este tipo de cosas no parecen aplicarse a Michael Jackson’”.

A still from "Leaving Neverland" by Dan Reed, an official selection of the Special Events program at the 2019 Sundance Film Festival. Photo is a childhood photo of Wade Robson with singer Michael Jackson. Credit: HBO
A still from “Leaving Neverland” by Dan Reed, an official selection of the Special Events program at the 2019 Sundance Film Festival. Photo is a childhood photo of Wade Robson with singer Michael Jackson. Credit: HBO
(HBO)

Robson dijo que cree que ha sido difícil para la gente pensar que Jackson podría haber sido un pedófilo debido a su nivel de fama, lo que lo hizo casi sobrehumano.

“La gente lo puso en una especie de pedestal que era aparentemente invencible”, dijo. “Y en mi experiencia, él tenía algunas buenas cualidades. Tenía algunos niveles reales de bondad y compasión. Pero, al mismo tiempo, un verdadero impulso retorcido, enfermo y sin capacidad para evitar hacer estas cosas horribles contra mí y James, y creo que muchos otros niños ".

“Creo que, para nosotros, en lugar de buscar personas para silenciar a Michael, es más una oportunidad para que las personas reevalúen a quienes consideran sus ídolos”, dijo Safechuck. “¿A quién admiramos? Porque el escribir una canción increíble no significa que debas ser el guía moral de la gente ".

Robson, por ejemplo, se ha distanciado completamente del mundo de las celebridades. Hace aproximadamente un año y medio, finalmente sintió la necesidad de volver a bailar, esta vez en calidad de profesor. Ya no está interesado en coreografiar para grandes estrellas, y dijo que incluso rechazaría la oferta de su antigua colaboradora, Spears, si ella llegara a ofrecersela.

“No abandoné la danza completamente, solo intenté alejarla por el sentido que Michael me hizo darle”, dijo Robson. “Llegué a un acuerdo conmigo mismo, en el que Michael no me dio la danza, por lo tanto, no puede quitármela, he recuperado lo que es mío. … Comencé a bailar nuevamente, empecé a enseñar y traté de acercarme de una manera muy diferente.

“Ahora lo hago de la manera opuesta en que Michael me dijo que me acercara al negocio del entretenimiento, que era muy intenso -ser el mejor o no ser nada en absoluto, gobernar el mundo, destruir a todos-. Eran expectativas muy grandes y pesadas . ... El enfoque ahora es: ¿Cómo puedo divertirme?”.

Safechuck hace mucho tiempo dejó atrás las ambiciones de la industria del entretenimiento. Aunque tocó en una banda por un tiempo, “explotamos de manera espectacular”, encontró una nueva pasión en la programación de computadoras y ahora trabaja como director de innovación y tecnología en una agencia de publicidad digital. Dijo que está tratando de establecer “expectativas saludables” para el lanzamiento de “Leaving Neverland”, con el fin de protegerse de las reacciones.

“Creo que el hecho de ser escuchado es un logro”, dijo. “Y si esto es bueno para otras personas, entonces también es un logro.”

“Por supuesto, como sobreviviente, se siente increíble cuando las personas te creen y te apoyan”, intervino Robson. “Pero no tengo esa expectativa. No he sido escuchado durante tanto tiempo. ... Gran parte de este viaje para mí ha consistido en tratar de ser escuchado. Y ciertamente, a un nivel que no me ha pasado hasta ahora, está empezando a suceder ".

Jackson actuó en el escenario durante su "Bad" World Tour en Tokio, Japón en 1987, el año en que conoció a Robson y Safechuck. (Dave Hogan / Getty Images)

Jackson actuó en el escenario durante su “Bad” World Tour en Tokio, Japón en 1987, el año en que conoció a Robson y Safechuck. (Dave Hogan / Getty Images)

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio