Reseña: Una historia desgarradora y triste, pero llena de emotividad, redención y advertencia, así es la bioserie de 'José José'

Te tenemos el primer capítulo de la serie José José, El Príncipe de la Canción antes de su estreno en la tele

Era 1 de enero de un año indeterminado, José José compartía el Año Nuevo con sus hijos José Joel y Marysol Estrella, sus ahijados Cutbeth y Amadeus; y sus compadres Yanalté Galván y Nelson C. Henríquez. Curiosamente, también estaban presentes su ex mujer Ana Elena "Anel" Noreña y su actual esposa Sara Salazar, acompañada de su adorada Sarita.

Era una íntima celebración familiar y se llevaba a cabo en el restaurante principal del hotel Biltmore del centro de Los Ángeles y en medio del brindis se podía observar a una anciana que veía a través del vidrio de la puerta de emergencia. Con una sonrisa hermosa, esa mujer miraba con emoción al intérprete de “Quiero perderme contigo”.

“¿Donde está el gerente?”, preguntó Pepe (como cariñosamente lo han llamado desde siempre al cantante sus seres queridos).

“Por favor abran esa puerta y dejen entrar a esa señora tan linda para que celebre con nosotros”, dijo “El Príncipe de la Canción”, quien al verla entrar la recibió con un abrazo a pesar de tratarse de una indigente y la sentó en la mesa con toda la familia. “Feliz Año” le dijo al brindar todos juntos.

Y es que así ha sido siempre el verdadero José José, el intérprete de éxitos como “Y quién puede ser”, “Soy Así” y “Pero me hiciste tuyo”, entre muchas otras que forman parte de “una historia de amor que se escribió para la eternidad”.

Aunque esta escena no será vista en la serie que este 15 de en enero se estrena a través de la pantalla de Telemundo, sus fans podrán descubrir muchos otros pasajes en la vida de esta leyenda viviente que fue capaz de poner de pie a todo un país cuando lo vió y escuchó cantar “El Triste” en el Festival de la Canción Latina, celebrado en Teatro Ferrocarrilero de la Ciudad de México un 15 de marzo de 1970. 

Lo lamentable es que a pesar de haber mostrado una interpretación magistral, con notas más largas y casi sin respiración, el jurado decidió que no sería el ganador y le terminaría otorgando el tercer lugar ante la critica de la audiencia que de pie no dejó de ovacionarlo. Entre ese público destacaba la presencia de Angélica María, Alberto Vazquez, Marco Antonio Muñiz, Raúl Vale y en el escenario, también se pudo apreciar a quien se supone interpreta al actor Andrés García, que lo abrazó y felicitó lleno de emoción.

En esta bioserie realizada por Estudios Teleméxico, se muestra desde el primer capítulo la influencia que ejerció su padre en las decisiones de Pepe, tanto en su vida personal como en la artística (de cierto modo a través de la conciencia). Y es que su padre no permitía que se cantara en la casa y se negaba a que José Rómulo, como realmente se llama José José, le siguiera los pasos en la música.

Pero él cultivó su estilo musical con éxito y en marzo de 1963, José Rómulo formó un trío musical con su primo Francisco Ortiz y su amigo Alfredo Benítez, dando así inicio a su carrera como cantante a los 15 años de edad. Eso precisamente se ve al inicio de la serie, mientras José José tocaba el bajo ante la intimidad de un reducido público.

Vivió una vida llena de esperanza, de miedos, escasas alegrías, pero también de tristezas y desventuras que lo llevaron sobre un vaivén de desgarradoras emociones. Y aunque logró grabar dos discos con el sello RCA (RVG en la serie), ambos fracasaron y muy pocos creían en su talento.  

Su padre, Don José Sosa (interpretado por Damián Alcázar), un cantante de opera que vivió atormentado por el miedo al fracaso y al éxito y su mamá, Doña Margarita Ortíz (encarnada por Rosa Maria Bianchi ), una talentosa pianista y madre de familia, formaron parte importante en el camino personal y profesional del joven Pepe. Uno criticándolo y la otra apoyándolo, pero al final ambas relaciones fueron las que lo marcaron por la senda del éxito.

En medio de un ambiente familiar y con el apoyo de su madre, el primer incentivo de Pepé para alcanzar la fama, fue poder reunir el dinero que le permitiera comprar la casa que su madre había heredado por partes iguales con su tío. Pero Pancho, su tío, quería venderla o en el mejor de los casos, pretendía que su madre le pagara su parte. Por esa razón, Pepe tenía que mantenerse a flote en tres trabajos y además ofrecer serenatas para reunir dinero y así salvar la casa, mientras su hermano Gonzalo (Axel Arenas), un bueno para nada, lo veía con recelo y lo envidiaba desde las sombras.

En medio de sus deseos y obligaciones estaba aislada Lucero, su amor de juventud, (interpretada por Danna Paola). Pero ella era la que salía perdiendo porque a su lado tenía, como ella mismo lo dijo en una escena del primer capítulo, “un zombie de día y un fantasma de noche”, pues Pepe se mantenía ocupado con su bajo a cuestas de un lugar a otro para intentar conseguir el dinero que tanto necesitaba. Pues la necesidad y el amor fue lo que de un momento a otro lo llevaron al éxito, pero lo separaron para siempre de Lucero, una joven que tenía sus propios sueños profesionales.

Por otro lado, vemos a Raúl Ortíz, “El Chumo”, su amigo y representante (Mauricio Issac), la persona que siempre estuvo a su lado para apoyarlo en su sueño de alcanzar el éxito. En una escena se aprecia cómo lo ayudó a grabar, de manera casera, el tema que lo hizo visible entre la gente y que explotó en las emisoras de radio de México en octubre de 1965, “La nave del olvido”. Desde entonces, Pepe se subió en esa nave y ya nadie lo pudo olvidar.

Por eso, ver a José José en la piel de Alejandro de la Madrid es regresar al escenario a la estrella que todos aman e idolatran. “Hasta camina chueco igual que yo. Es fantástico”, lo ha descrito en una oportunidad el mismo José José al ver su interpretación. 

En los tres primeros capítulos que ya Telemundo decidió lanzar en su canal de Youtube, ya se puede apreciar lo que sería el difícil camino que tuvo que atravesar el intérprete de “Anda y ve”. En ese sendero, no solo sufre la pérdida de su primer amor, sino el tropiezo con dos mujeres rivales y totalmente diferentes que lo querían para él. Ana Elena “Anel” Noreña (estelarizada por la colombiana María Fernanda Yepes) y Natalia Herrera Calles (interpretada por el recordado Roberto Cantoral, Itatí Cantoral), conocida como “Kiki” se empeñan por atrapar a este joven talentoso que aunque quedó tercero en el “Festival de la Canción Latina”, sabían que con su voz alcanzaría las estrellas algún día, y ellas querían formar de eso.

Y “Si me dejas ahora”, me gustaría decirte que a pesar de que esta historia te muestra que “Lo pasado, (es) pasado”, al final de cuentas, forma parte de la vida de un músico que supo “Amar y querer” y que les dejó a todos muy claro la marcada diferencia entre esas dos palabras. Y pese a haber tenido una vida en la que muchos lo llamaron “El triste”, también es cierto que fue un “Volcán” capaz de arrancarle “Lágrimas” de alegría a su público sin importar que tuvieran “40 y 20”.

Solo “Me basta” decirles que ni la “Amnesia” hará que su público lo olvide. Y si no me crees, “Anda y ve”  y “Vamos a darnos un tiempo” este 15 de enero a las 8pm para disfrutar del primer capítulo de “José José, El Príncipe de la Canción”.  

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°