¿Por qué desaprobaría Kate del Castillo sus nuevas fotos sin ropa?

Si se trata de tergiversar las cosas, algunos podrían manifestar sorpresa ante el hecho de que Kate del Castillo muestre en algún momento su más abierto desacuerdo con las nuevas imágenes suyas que la exhiben en el estado en el que llegó a este mundo.

Los comentarios de esta clase podrían señalar que ella misma se lució de ese modo hace unos cuantos días, a través de un anuncio creado para la organización PETA y destinado a cuestionar el uso de pieles de animales como prendas de vestir. Pero hablar así sería ignorar que se trató de un desnudo artístico en el mejor sentido del término, con el fin de obtener una toma en la que era mucho más lo que se insinuaba que lo que se mostraba.

Sin embargo, esta semana, un grupo indeterminado de ‘hackers’ ha puesto en circulación fotografías privadas de la actriz que la muestran en ropa interior y que, al menos en un caso, revelan partes descubiertas de su cuerpo. Difundirlas aquí significaría caer en el juego de estos sujetos, pero el estilo que poseen lleva a imaginar que se trató de tomas realizadas por la misma Del Castillo en una habitación, es decir, sin intención alguna de difusión abierta.

Sea como sea, las mismas fotos, que llegaron inicialmente al portal Donoleaks, han sido igualmente distribuidas por otras páginas de internet, como parte del morbo relacionado a una intérprete que, además de ser una estrella, estuvo recientemente en el ojo de la tormenta debido a un controvertido encuentro con “El Chapo” Guzmán que la puso en problemas con las autoridades y que la ha llevado a optar por no regresar a su país de origen, ya que se encuentra actualmente radicada en la ciudad de Los Ángeles. 

Claro que ella no es la primera que sufre un ataque semejante; hace algunos años, hubo una ola de filtraciones similares que afectó incluso a la superestrella Scarlett Johansson, y a mediados de esta semana, la actriz, modelo y conductora mexicana Montserrat Oliver fue mostrada sin autorización al lado de su novia en situaciones íntimas.

A diferencia de Oliver, que publicó en Instagram un fuerte mensaje en el que aseguraba que lo sucedido calificaba como “acoso y abuso”, en consonancia con las situaciones que se han vivido este año, Del Castillo no ha dicho hasta el momento ni una palabra sobre el hecho; es probable que esté considerando las acciones a tomar o, simplemente, que no tenga muchas ganas de comentar sobre el tema, ya que últimamente ha estado expuesta a toda clase de situaciones estresantes, aunque ha logrado lidiar con ellas no solo a través del documental que le permitió hacer Netflix, sino también del montaje teatral “I’m OKate”, que ha tenido hasta el momento una única presentación en el Fox Theatre de Riverside, California.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°