Anuncio
Share

Antonio Banderas tuvo que transformarse física y psicológicamente para ponerse en la piel de Picasso

Antonio Banderas se convierte en Pablo Picasso en la segunda temporada de la serie de National Geographic "Genius".

Antonio Banderas se convierte en Pablo Picasso en la segunda temporada de la serie de National Geographic “Genius”.

(Cortesia National Geographic)

Por razones naturales, la producción televisiva sobre Luis Miguel está teniendo un éxito difícil de igualar para otras obras inspiradas en las vidas de celebridades y hechas para la pantalla chica. Pero eso no quiere decir que no exista un espacio adicional para las demás ‘bioseries’ de calidad.

Ese es el caso de “Genius: Picasso”, un programa del canal National Geographic que se encuentra ya en su recta final (se transmite los martes a las 9 p.m.), pero que ha venido ganando atención debido a su retrato sin compromisos de un pintor español cuya vigencia no se extingue, como lo demuestra una noticia reciente en la que se habla de estudios con rayos infrarrojos que han permitido descubrir mensajes ocultos dentro de sus preciados lienzos.

La serie muestra diferentes aspectos del maestro, entre los que se incluyen sus diferentes etapas artísticas, su compromiso con diversas causas sociales y sus encuentros con otras figuras relevantes del universo cultural. Pero lo que ha despertado más comentarios en la audiencia es su dura personalidad, plasmada en un carácter de mujeriego incorregible y egoísta.

Al encontrarnos con Antonio Banderas, el popular actor que interpreta a Pablo Picasso en su etapa madura, le preguntamos para empezar si estas consideraciones podrían provenir del ambiente que se vive en la era del #MeToo.

“Yo creo que Picasso no fue un hombre que abusó de las mujeres; no hay reportes sobre eso”, fue lo primero que nos dijo el simpático intérprete, que vive actualmente a las afueras de Londres. “Probablemente usó de ellas, pero no de una forma absolutamente consciente”.

“Creo que se enamoró de todas las que estuvieron en su vida y que se convirtieron en sus musas; no quería prescindir de ninguna, y ese era probablemente el problema, aunque el problema en realidad no era solamente con las mujeres, sino con todos los que rodeaban a un ser que tenía una tremenda gravedad en el sentido literal de la palabra, porque atraía a muchas personas que quedaban atrapadas en la órbita de ese planeta llamado Picasso”, agregó.

En lo que sí estuvo de acuerdo con nosotros es que Picasso fue un producto de su época al que hay que entender dentro del contexto en el que se desarrolló. “Nació a finales del siglo XIX, cuando las mujeres todavía estaban luchando por el derecho al voto, cuando Europa estaba convulsionada por conflictos como la Guerra Civil Española -que lo llevó a hacer su cuadro más famoso, ‘Guernica’-, cuando había dictadores como [Francisco] Franco y como [Adolf] Hitler y cuando se estaba imponiendo en otros lados el comunismo”, detalló el actor, quien tuvo que llevar varias prótesis en el rostro para acercarse de manera física al personaje.

En lo que respecta al lado emocional, Banderas es sumamente agradable y no se le conocen escándalos de relieve. No sucedía lo mismo con Picasso, quien es mostrado en esta serie como un ser humano con una personalidad invasiva, por lo que ponerse bajo esta piel tuvo que ser difícil para nuestro entrevistado.

“Eso forma parte de la actuación, pero sí, él tenía un gran ego y necesitaba de muchísimo espacio propio, y ese mismo espacio a veces aplastaba contra las paredes a quienes convivían con él”, retomó. “Era un hombre muy complicado, pero eso es algo que sucede con los genios; todos lo que yo he conocido, ya sean directores, pintores o escritores, necesitan ese espacio, y si quieres estar al lado de ellos, tienes que ceder parte del tuyo y dejarles que lleven la voz cantante”.

“Él alimentaba al monstruo artístico con seres humanos que le permitían obtener el combustible necesario para funcionar”, prosiguió. “A veces buscaba mujeres que le brindaban vértigo, como Dora Maar; a veces buscaba mujeres que le daban tranquilidad, como Marie-Thérèse Walter. Dejó muchos daños colaterales, pero yo me aproximé a él como actor; no tengo que coincidir con todo lo suyo, aunque hay aspectos que me encantan”.

Tras cerrar este capítulo, Banderas se alista para sumarse a un proyecto indudablemente llamativo: la siguiente cinta de Pedro Almodóvar, en la que según los primeros informes interpretará a un alter ego del mismo cineasta, que lo lanzó a la fama internacional con títulos como “Mujeres al bordo de un ataque de nervios” y “¡Átame!”

“Empezamos a rodar el 16 de julio; ahora mismo estamos en el periodo de ensayos y de vestuarios”, nos adelantó. “Es una película que habla de un director cinematográfico que tiene coincidencias de personalidad con Pedro, pero que no es él”.

¿Consideras que Almodóvar es un genio?, le preguntamos. “Sin duda”, nos respondió. ¿Y cómo te consideras a ti mismo”, insistimos. “Me considero un ser humano. Y punto”, concluyó.


Anuncio