Anuncio

Hace historia Pequeños Gigantes

Pequeños Gigantes

Pequeños Gigantes

(Agencia Reforma)

Inspirar a los niños con grandes ejemplos a seguir es uno de los secretos a los que el productor Rubén Galindo atribuye el éxito de Pequeños Gigantes, cuyo rating de estreno la noche del domingo fue histórico para el programa.

Además de entretener a los televidentes, el responsable de títulos como Bailando por un Sueño considera que el formato es atractivo porque congrega a la familia y transmite valores.

“Está padre que los niños ahora tengan estos ídolos que son extrovertidos, alegres, dicharacheros, habladores, grandes cantantes, bailarines y deportistas. El rol a imitar y a seguir es el de la cultura del esfuerzo, del trabajo en equipo, la convivencia familiar y el estudio.

“Este tipo de niños despiertos, brillantes y extrovertidos, que no tienen miedo de hablar en público, se han convertido en un ejemplo de que, cuando los papás brindan un espacio, los niños arrancan sus tareas académicas desde más temprano con más éxito”, comentó Galindo en entrevista.

Según cifras de Nielsen Ibope, la emisión transmitida por Las Estrellas fue vista por 4 millones 104 mil televidentes, lo que representa el mejor estreno de Pequeños Gigantes desde su primera emisión en 2011.

El productor afirma que también se debe a la madurez que han alcanzado con los años, al igual que las habilidades que tienen los participantes como hablar náhuatl o declamar bombas yucatecas.

El talento se adereza con los comentarios del que Galindo considera su mejor jurado, por la manera en que se complementan Verónica Castro, Miguel Bosé, Albertano y Karol Sevilla.

“Son tres generaciones representadas en ese panel. Es un jurado gigantesco que va a regalarle un legado a los niños importantísimo. '¿Qué mejores maestros que estos cuatro fenómenos?’”, expresó.


Anuncio