Anuncio
Share
Espectáculos

Documental recuerda al periodista estadounidense asesinado en México en 2006

Documental recuerda al periodista estadounidense asesinado en México en 2006

Fotografía cedida por Latino Public Broadcasting donde aparece el periodista estadounidense Brad Will asesinado en 2006 cuando cubría las protestas sociales en Oaxaca (México). EFE/Latino Public Broadcasting/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS/MÁXIMA CALIDAD DISPONIBLE

EFE

El asesinato del periodista estadounidense Brad Will en 2006 cuando cubría las protestas sociales en Oaxaca (México) es el hilo conductor del documental “Shot in Mexico”, que se estrena hoy en el canal televisivo World Channel.

Dirigido por Xochitl Dorsey y con la producción de Monica Campbell, “Shot in Mexico” recuerda a Brad Will, activista y periodista para Indymedia, y a partir de su figura reflexiona sobre la función democrática del periodismo y acerca de la corrupción y los graves problemas del sistema judicial de México.

“La historia de Brad me impactó profundamente como mexicoestadounidense y como creadora mediática”, explicó Xochitl Dorsey en una entrevista telefónica con Efe.

La realizadora indicó que pasó parte de su infancia en México con su familia materna, por lo que se trata de un país y una cultura que le “importan”, aunque también le preocupan personalmente sus elevados índices de corrupción y violencia.

Anuncio

De ahí que con “Shot in Mexico” confíe en poder “atraer la atención” no solo hacia el caso de Brad Will sino a la situación en general de los derechos humanos en México.

El documental viaja hasta Oaxaca para rememorar las importantes revueltas sociales de la población en 2006 en contra de Ulises Ruiz, el entonces gobernador del estado y miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Campbell explicó que esas movilizaciones comenzaron con una huelga de maestros que reivindicaban mejoras laborales, pero después se extendieron hasta convertirse en un “movimiento político y social más grande” que reclamaba cambios y el fin de la corrupción.

Con la ciudad tomada por activistas y ciudadanos organizados en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y las autoridades respondiendo con una dura represión, Will viajó de Nueva York a Oaxaca para conocer de primera mano qué estaba sucediendo en ese estado mexicano.

Anuncio

“Brad Will era un periodista activista e idealista. Era alguien que quería estar presente para documentar lo que está mal en nuestra sociedad”, opinó Dorsey.

“Creía realmente que las historias que estaba grabando con su cámara y que la información que trataba de hacer eran buenas para la gente, para empezar el cambio social”, añadió.

“Shot in Mexico” muestra fragmentos de los reportajes en vídeo que Will hizo en Oaxaca, donde aparece además involucrado y comprometido con la causa de APPO.

Campbell señaló que Will formó parte de una hornada de periodistas alternativos que en los primeros años del siglo XXI agarraron su cámara y su portátil para trabajar en lugares peligrosos del mundo donde apenas llegaban los medios tradicionales.

John Gibler, periodista estadounidense que interviene en “Shot in Mexico”, relató así en su crónica “Afán de impunidad”, incluida en el libro “País de muertos” (2011), la muerte de Will:

“El 27 de octubre de 2006, en la avenida Juárez, municipio de Santa Lucía del Camino, Oxaca, Bradley Roland Will, anarquista y reportero independiente de 36 años, filmó su propio asesinato. Le faltaba un día para subir al avión que lo regresaría a Nueva York”, escribió Gibler.

El documental muestra cómo pistoleros, que según los activistas estaban al servicio del gobernador de Oaxaca, dispararon en repetidas ocasiones contra los manifestantes y los periodistas que se encontraban en una barricada.

Pese a la abundancia de pruebas gráficas y de testigos que identificaron a quienes efectuaron los disparos que acabarían matando a Will, esos hombres nunca fueron investigados ni detenidos.

Anuncio

Más de diez años después del asesinato y sin que se haya hecho justicia por este crimen, “Shot in Mexico” pudo hablar con la familia de Will.

“Fue muy conmovedor conocer a la familia de Brad y escuchar su historia. No tengo nada más que admiración por lo que intentan hacer: que se haga una investigación completa sobre este crimen”, apuntó Dorsey.

La condena y posterior liberación de Juan Manuel Martínez, un activista que las autoridades señalaron como el asesino pero que APPO denunció que era un falso culpable, unió de manera simbólica a sus familiares y a los parientes de Will, tal y como explicó Campbell: “Estas son dos familias de dos mundos diferentes pero las dos experimentaron la injusticia”.


Anuncio