Anuncio
Share

Troker trae esta noche su impresionante jazz de avanzada a la California Plaza de L.A.

El sexteto de Guadalajara Troker ya ha traído su original sonido a nuestras costas, pero sigue valiendo la pena ir a escucharlo.

El sexteto de Guadalajara Troker ya ha traído su original sonido a nuestras costas, pero sigue valiendo la pena ir a escucharlo.

(Cortesía)

No es la primera vez que Troker visita nuestra ciudad, ni tampoco la primera en que se presenta dentro de las plácidas instalaciones de California Plaza (350 S Grand Ave., Los Ángeles, CA), donde cada verano se desarrolla puntualmente la serie Grand Performances, destinada a promover a algunos de los actos mundiales más excitantes en lo que corresponde al rubro de lo que se conoce normalmente como “World Music”.

Pero eso no quiere decir que el sexteto de Guadalajara pertenezca a las filas comerciales ni que no valga la pena verlo en vivo todas las veces que se pueda, ya que, según los entendidos, es una de las propuestas más impactantes que han surgido recientemente de la siempre fecunda escena vinculada a la vanguardia musical mexicana.

Y lo hace sin recurrir a elementos típicos del formato habitual, empezando por las voces, porque se trata de un conjunto completamente instrumental. “Eso podría parecer un obstáculo para algunos, pero lo cierto es que hemos tenido mucha aceptación y que no tener cantante nos permite tocar en cualquier país sin que exista el problema de que no nos entiendan”, nos dijo el trompetista Isaías Flores antes de la presentación local, que se iniciará esta noche alrededor de las 9 p.m., luego de la actuación de los anglosajones Kneebody, programada para las 8; el ingreso al concierto es gratuito.

Troker, que compone de manera colectiva, posee indudables elementos del jazz en su andamiaje sonoro, pero no le guarda fidelidad completa al género. “Nosotros decimos que lo que hacemos es música instrumental de vanguardia, con cosas del rock progresivo, el funk, el hip-hop -lo que se traduce en el hecho de que tenemos un DJ- e incluso algunos sonidos ‘mariacheros’ que son fabricados por nuestra sección de metales”, comentó el tecladista Christian Jiménez, dando cuenta con ello de una complejidad que requiere de mucho ensayo, porque, a excepción de Flores, quien se sumó en abril del 2015, ninguno de los miembros de la banda tuvo una formación académica.

En vivo, Troker se ha convertido en una de las propuestas más llamativas de la escena independiente de México.

En vivo, Troker se ha convertido en una de las propuestas más llamativas de la escena independiente de México.

(Cortesía)

El disco más reciente de Troker, “1919 Música para cine”, fue creado originalmente como banda sonora para una película clásica muda, “El automóvil gris”, y prueba nuevamente las credenciales de un grupo que no pierde de vista lo ‘retro’, pero con diversos toques de modernidad y mucha diversidad.

De ese modo, encontramos un tema como “Capturados”, que remite al drum n’ bass, pero también otro como “Apam”, que se refugia en el folklore azteca. “En este caso, la película nos llevaba por diferentes caminos; ‘Apam’ es una polka que deriva en un son mariachero”, explicó el tecladista. “Normalmente, en los demás discos, los títulos llegan después de que las canciones están compuestas, dependiendo del modo en que suenan”.

Al ser instrumental, Troker no incluye mensajes sociales ni políticos de ningún tipo en sus creaciones. “No hay ninguna intención de protesta; de hecho, lo que hacemos trata de apartar un poco al oyente de todo eso, de lo malo que lo rodea”, dijo Flores.

“Claro que, como personas, somos muy responsables social y políticamente, porque nos importa realmente lo que pasa en nuestro país y en el mundo”, aseguró Jiménez. Y no le falta razón, ya que tanto él como sus compañeros han emprendido proyectos de servicio social tanto en Guadalajara como en toda la república mexicana, incluyendo colaboraciones con instituciones como la Unidad de Niños Quemados del Hospital Civil de Guadalajara, el DIF y el Organismo de Nutrición Infantil.


Anuncio