Anuncio

¿Por qué Paul McCartney nunca está satisfecho?

Paul McCartney

Paul McCartney

(Agencia Reforma)

Es una de las últimas leyendas vivas y activas, idolatrado por miles desde hace más de 50 años y una referencia de maestría musical: Es Paul McCartney.

Pero detrás de esos grandes ojos encantadores, la mano izquierda que hace magia con el bajo y su cándida voz se esconde un hombre inseguro, que cada que se sube a un escenario lo hace para probarse a sí mismo que puede hacer rugir a una multitud.

Así desnuda al oriundo de Liverpool el reconocido periodista y autor Philip Norman en “Paul McCartney: La Biografía”.

“Mucha gente piensa que una persona que tiene tantas bendiciones, en forma de talento, encanto, buena apariencia y un éxito enorme, estaría satisfecho, pero la revelación de este libro es que no lo está.
“Las inseguridades de McCartney son las de un artista tremendamente talentoso que nunca está satisfecho con lo que hace y que siempre quiere hacerlo mejor”, compartió Norman en entrevista telefónica.

Una publicación que para el autor reivindica la imagen que tenía del cantante, a quien conoció en 1965 cuando The Beatles estaba en su apogeo y él era un joven reportero de un periódico en Newcastle.

Una biografía que, si bien, no es oficial, cuenta con la aprobación tácita del ex Beatle, quien se dice detestó “Shout!”, la biografía que hizo Norman sobre el cuarteto de Liverpool y que quedó mal parado en “John Lennon: The Life”

“Después de todo este impresionante éxito, las adulaciones y adoraciones, se mantiene como un ser humano bastante decente.
“Muchos rockstars menos exitosos se vuelven unos monstruos muy rápido, pero él no. Obviamente tiene un ego, uno que nada en el mundo lo podría medir, es enorme. Pero, en otro nivel, es un ser humano bastante normal y eso me parece extraordinario”.

Desde su tranquila infancia en Liverpool, su orfandad materna, su éxito como parte de The Beatles y lo que vino después del rompimiento del grupo, Norman desmenuza a McCartney con la ayuda de gente cercana a él, como su madrastra Angela Williams, y John Eastman, hermano de la desaparecida Linda McCartney.

Una nueva mirada al artista más allá de John Lennon, Ringo Starr y George Harrison.

“Cada crítico en el mundo piensa que es experto en The Beatles y lo que no les gusta es que les digas algo sobre la banda que no sabían ¡realmente lo odian!

“Paul tuvo momentos muy duros cuando The Beatles se desintegró, después cuando iniciaba Wings porque no lo tomaron en serio durante los primeros dos o tres años. A John, George e incluso a Ringo les iba mejor como solistas que a Paul”, expresó el autor.

Pasaron 50 años para que se volvieran a encontrar el escritor y el cantante. Norman había pasado dos años y medio siendo su biógrafo, recibió algunas aportaciones del intérprete, pero jamás se sentó a rememorar su vida con él porque asegura que es algo que el artista ya no hace.

No obstante, reconoce y comprobó que con más de 70 años McCartney es irresistible en el escenario, hace ponerse de pies a miles y da un concierto de tres horas.

Hoy el autor se arrepiente de haber dicho que John Lennon era tres cuartas partes de The Beatles. Sabe que Paul y su compañero estuvieron perfecta y simbióticamente unidos, que tiene un incomparable talento y que su historia es más grande que el cuarteto de Liverpool.

“A Paul era el que realmente le gustaba estar en The Beatles, porque era un showman natural, le gustaba la gente, la adulación, pero después, durante los 70, estaban en negación de ese momento importante y nadie quería hablar al respecto.

“Creo que es el que tuvo la mejor recuperación y puede hablar de su tiempo en la banda, tanto que cuando se presenta, más de la mitad del materia que canta es de The Beatles”.

"(Paul) quiere probarse a sí mismo que puede lograr lo que hizo de joven, que puede subirse a un escenario y hacer que miles de personas lo adoren, por eso es que da shows durante todo el año”.
Philip Norman
autor


Anuncio