Anuncio

Los Smashing Pumpinks regresan para recuperar la supremacía alternativa

Billy Corgan, vocalista y guitarrista de Smashing Pumpkins, durante el show efectuado el jueves en el Forum.

Billy Corgan, vocalista y guitarrista de Smashing Pumpkins, durante el show efectuado el jueves en el Forum.

(Chris Pizzello/Invision/AP)

Haber visto al vocalista, guitarrista y ocasional tecladista Billy Corgan en la gira actual de Smashing Pumpkins es comprobar que él mismo sigue en control del juego y que no puede haber duda alguna sobre quién es el líder, así como no la ha habido en las tres década de existencia de la emblemática agrupación de rock alternativo oriunda de Chicago, más allá de los cambios de formación y de un periodo de inactividad que se prolongó por seis años.

Corgan es no solo el ‘frontman’ de la inconfundible voz que se cambia varias veces de vestuario y que domina a la audiencia, sino también una figura que aparece constantemente en el escenario, incluso más allá de la forma física, porque figura en muchos de los videos que se proyectan en las pantallas gigantes colocadas en los recintos que vienen albergando estas presentaciones.

Pero en esta ocasión hay un detalle muy, muy importante: el regreso de casi toda la alineación tradicional, con el guitarrista James Iha y el baterista Jimmy Chamberlin a bordo, ambos en un plan sumamente activo que por el lado del primero se tradujo en los momentos donde le tocó destacar como orador y hasta como vocalista, y que en el caso del segundo quedó abundantemente demostrado ante su incansable e impresionante desempeño en las percusiones, vigente hasta el vibrante solo que ofreció al final del espectáculo.

En la primera de sus dos presentaciones en el Forum, los SP (como los llamaremos desde ahora), que se vieron sumados por el guitarrista Jeff Schroeder (colaborador de Corgan desde hace 10 años) y los recién llegados Katie Cole (multi-instrumentista) y Jack Bates (bajo), aprovecharon el reencuentro para ofrecer un repertorio absolutamente cargado de éxitos que entusiasmó a la audiencia mientras ponía a prueba su paciencia, ya que el asunto entero se prolongó por tres horas ininterrumpidas, fuera de pausas ocasionales para efectuar cambios de ropa y de escenografía.

Con esa extensión a cuestas, era de esperar que no todo fuera divino; de hecho, hubo momentos que nos parecieron innecesarios, sobre todo cuando se relacionaban a composiciones de la segunda época, como “The Everlasting Gaze” y “Stand Inside Your Love”, aunque tampoco nos convencieron “Thirty-Three” (una pieza de creación anterior que nos parece demasiado dulzona y que se escuchó inmediatamente después de las nombradas) y “Blew Away” (otra balada, esta vez en plan country y entonada por Iha, quien obviamente no es un cantante).

Hubo otras piezas que inicialmente nos dejaron indiferentes pero que crecieron con el paso de los minutos, como sucedió con “Eye”, un corte inusualmente electrónico que agarró vuelo en su parte media, y “Hummer”, que se metió de repente en los gratos terrenos del ‘jammin’’ instrumental.

El celebrado guitarrista James Iha en medio de la presentación de Inglewood.

El celebrado guitarrista James Iha en medio de la presentación de Inglewood.

(Chris Pizzello/Invision/AP)

Claro que lo más memorable del show fue la interpretación de los ‘hits’ ineludibles que transformaron a SP en una potencia incuestionable del género, como “Disarm”, “Siva”, “Tonight, Tonight”, “Cherub Rock”, “1979” y “Today”; y cerca del cierre, se escuchó “Bullet With Butterfly Wings”, que es para nosotros la mejor creación del conjunto, y que llegó a través de una poderosísima versión en la que dominaron las guitarras agresivas.

Corgan es un músico excéntrico que ha sido acusado en numerosas ocasiones de egocentrista, y en el Forum, no hizo esfuerzos para desligarse de esta fama, ya que fue el centro de la atención no solo con sus vestimentas llamativas, sino también con su participación frecuente en los videos que se proyectaban, y que en su apogeo lo mostraron a través de postales dibujadas que lo encontraban representando a diferentes personajes de tinte místico.

Pero esos mismos momentos tuvieron también un planteamiento de lo más artístico y de gran despliegue visual; y si bien la decisión de incluir ‘covers’ de la “Space Oddity” de David Bowie y, sobre todo, de la “Stairway to Heaven” de Led Zeppelin pudieron ser vistas como exhibiciones descaradas de arrogancia, funcionaron como un agregado ciertamente entretenido y absolutamente inesperado para quienes no habían revisado los ‘set lists’ previos de la misma gira.

De izq. a der., Jack Bates, Billy Corgan, Jimmy Chamberlin y James Iha, en medio del furor de su acto en vivpo.

De izq. a der., Jack Bates, Billy Corgan, Jimmy Chamberlin y James Iha, en medio del furor de su acto en vivpo.

(Chris Pizzello/Invision/AP)

Sea como sea, esta clase de detalles son los que hacen que Corgan siga siendo Corgan, y la música dijo siempre cosas interesantes, a diferencia de lo que ha sucedido con algunas de las declaraciones más polémicas del vocalista, entre las que se cuenta una entrevista del 2017 en la que este manifestó supuestamente su apoyo a Donald Trump, algo que él mismo se apresuró luego en desmentir.

Lo cierto es que, más allá de la lamentable ausencia de la bajista original D’arcy Wretzky -quien asegura haber sido invitada y posteriormente desembarcada de la reunión por Corgan-, esta es la formación de SP que todo el mundo aprecia y quiere ver; y luego de este exitoso recorrido, el futuro de la misma luce prometedor con el anuncio de un regreso al estudio que le daría vida al primer material inédito completo con todos estos músicos en casi dos décadas, porque circula ya por ahí un nuevo sencillo llamado “Solara”, el mismo que se tocó al final del concierto.


Anuncio