Anuncio

Los Aterciopelados festejan su triunfo en el Latin Grammy sin dejar su particular sentido de la moda

Al medio, los integrantes de Aterciopelados, flanqueados por Enrique Bunbury y el vocalista de Él Mató a un Policía Motorizado, todos ellos en la Premiere del Latin Grammy.

Al medio, los integrantes de Aterciopelados, flanqueados por Enrique Bunbury y el vocalista de Él Mató a un Policía Motorizado, todos ellos en la Premiere del Latin Grammy.

(Facebook del artista)

Cuando se subió al escenario para agradecer el gramófono recibido en la categoría de Mejor Álbum Alternativo por su álbum “Claroscura”, Héctor Buitrago, uno de los dos integrantes principales de Aterciopelados, la banda autora de este disco, habló de las dificultades que pasa actualmente Latinoamérica y de la manera en que la música se encarga de hacerlas tolerables.

“Para nadie es un secreto que tanto Argentina como Brasil, Venezuela, Colombia y México se encuentran atravesando momentos difíciles a lados distintos del espectro [político], pese a que se suele pensar que algunos son los buenos y otros los malos”, nos dijo el bajista colombiano cuando le pedimos más detalles sobre la afirmación, ya en la sala de prensa del Latin Grammy. “Qué bueno que la música haga que nuestros pueblos sigan adelante y que busquemos un futuro mejor para todos, pero sin tener que matarnos entre nosotros mismos”.

Acerca del reconocimiento, la vocalista Andrea Echeverri señaló que “es algo relindo, porque haberle ganado (entre comillas) a artistas tan valiosos como Zoé y Vetusta Morla está elegantísimo. También brinda algo de satisfacción, porque nos dan ganas de hacer más cosas”.

“No sabemos exactamente lo que viene, porque la disquera nos dice ‘no más discos, sino más sencillos’, mientras que Bunbury nos acaba de asegurar que hay que hacer álbumes”, prosiguió la cantante, darle después una puñalada indirecta al reggaetón. “Lo que sí sabemos es que no nos interesa hacer una canción con 20 famosos a la vez y cuatro estribillos. De repente nos ponemos más rebeldes”.

Fuera de su probado talento y de su gran voz, Echeverri es conocida por su particular sentido de la moda, plasmado en esta ocasión en un curioso sombrero de gramófono que no pasó desapercibido. “Me lo ha hecho una chica de la compañía Joyas Blandas, que me ha hecho ya hartas cosas, como un sombrero de hongo con una taza enorme y otro que tiene forma de nube con un trueno”, detalló. “Le mando dibujitos y me los hace. No sabía si íbamos a ganar el Grammy, pero me arriesgué”.


Anuncio