JLO protagonizó un tributo inusual en el escenario del Grammy

La recta final de la gala principal de los Grammy le dio cabida a la cantante y actriz de ascendencia latina Jennifer López, quien no estaba nominada, pero que de todos modos ocupó un lugar privilegiado en el escenario  y dio de qué hablar desde que pasó por la alfombra roja con un atuendo que incluía un enorme sombrero.

Y es que si bien la calidad musical de esta mujer puede ponerse en duda, ocurre exactamente lo contrario con su capacidad para insertarse en las noticias de chismes y de farándula, lo que no podría pasar desapercibido para una organización tan comercial como la Academia de la Grabación.

Lo interesante en este caso es que la ex de Marc Anthony no se subió a la tarima para presentar una sesión de piezas de inspiración latina, como suele hacerlo, sino para convertirse en la inesperada protagonista de un tributo a Motown, la compañía disquera que impuso el sonido del soul y del R&B afroamericano en la cultura masiva durante la década de los ’60.

De ese modo, JLO interpretó un popurrí de temas que incluía fragmentos de “Dancing in the Street”, “Please Mr. Postman” y “Do You Love Me”, entre otros, y en lo que la falta de una voz espectacular fue suplida por su conocida e imbatible sensualidad y varios cambios de atuendos atrevidos (aunque debemos reconocer que no cantó mal).

El veterano cantante de R&B Smokey Robinson se le sumó para entonar unas cuantas notas de “My Girl”, aunque su presencia fue demasiado breve; y luego le llegó el turno a otro invitado afroamericano, Ne-Yo, quien cantó y tocó el piano mientras se presentaba el corte “Another Star”.  

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
77°