Anuncio
Share

Jacqie Rivera celebra la vida de su madre Jenni con libro de fotos y recuerdos

Chiquis y Jacqie Rivera al lado de un fan durante la firma del libro "Jenni Vive" en Barnes & Noble de Long Beach, California.

Chiquis y Jacqie Rivera al lado de un fan durante la firma del libro “Jenni Vive” en Barnes & Noble de Long Beach, California.

(Fanny Garcia / DDPixels)

El viernes pasado, Jacqie Rivera se desplazó desde la ciudad de Whittier, en la que vive, para llegar hasta la cercana Long Beach, cuna de su recordada madre Jenni Rivera, quien iba a ser celebrada esa misma noche a través del lanzamiento de un lujoso libro de fotografías y manuscritos. Jacqie se encontró en la librería Barnes & Noble de la zona con su hermana Chiquis para participar en la firma de los ejemplares adquiridos por los fans.

Pero es ella misma la que se encargó en gran medida de la selección del material incluido en el volumen “Jenni Vive: Unforgettable, Baby!”, con la estrecha colaboración de su tía Rosie, albacea de la desaparecida cantante. “Ella y yo nos encargamos de la parte de su juventud, de su infancia, de la que la tiene al lado de sus amigos y de una que se llama ‘El Corazón de Jenni’, mientras que mi tío hizo la de los conciertos”, le dijo a HOY la aludida.

“Buscar todas esas fotos y escribir los ‘captions’ [pies de fotos] fue algo muy bello pero también muy emotivo, porque había muchas imágenes que yo veía por primera vez”, agregó. “Me puse triste al recordar todos esos momentos, pero queríamos darle a los fans algo muy bello, porque este libro no es solo de fotos, sino que tiene también cosas para inspirarlos a ser mejores”.

De ese modo, ella misma afirma que, al hojear el volumen, se siente orgullosa de lo logrado, pese a que elaborarlo demandó muchas noches sin dormir en la oficina de los Rivera. “Cuando ves el producto final, te das cuenta de que al final valieron la pena todas las lágrimas y el estrés; ‘it was worth it’”, nos contó.

Otro aspecto complicado del trabajo fue la ubicación y la adaptación de las fotografías, porque si bien el material más reciente provenía de USVs con contenido a veces extraído del celular de Jenni, el anterior había sido hecho con cámaras descartables, y el que venía incluso antes se encontraba en manos de la madre de la artista, Rosa Saavedra, en copias de papel.

“Tuvimos que comprar un scanner especial, porque el que teníamos no capturaba bien [esas copias]”, retomó Jacqie. “También pedimos ayuda a amigos de mi mamá; era difícil, porque yo no entendía la importancia de la calidad de las fotos y muchas de ellas ‘didn’t make it’ [no la hicieron], porque eran bonitas pero no se prestaban para los estándares del libro”.

Una vez recopilado todo, vino otro momento que no era tan fácil: seleccionar lo que quedaría y lo que no. “Yo quería poner a todo el mundo, pero no se podía; y lo difícil por ahí fue hacer la sección dedicada a los amores de mi mamá, porque había que encontrar una de mi papá y, en la parte para el amor de su vida, no sabíamos si debíamos ponerlo o no, pero al final decidimos que estaba bien decir quién era el pelón del que siempre estaba cantando ella”, recordó.

Curiosamente, hay un segmento llamado “La que nunca me hizo llorar”, que se refiere a Jenicka, y no a las mujeres que participaron en la firma de libros. “Es que mi mamá siempre decía la verdad; Chiquis y yo éramos un poco rebelde, pero Jenicka nunca [lo fue]”, reconoció la entrevistada. “No nos duele, porque yo le di la primera nieta, o sea que también hice algo especial”.

Tampoco falta un segmento dedicado a la labor filantrópica de Jenni, que la muestra al lado de muchas personas afectadas por enfermedades. “Mi mamá nos llevaba a veces al LA County Children Hospital, y la verdad es que hay tantas imágenes de esta faceta suya que se podía llenar un libro entero con ellas”, dijo Jacqie.

“Ella donó su tiempo para acompañarlos y orar con ellos, a pesar de que estaba muy ocupada y de que tenía miles de cosas y de problemas en su cabeza”, añadió. “Y era también algo que la hacía sentirse mejor; ir a ver a esos niños le daba ánimo, porque le permitía darse cuenta de que su vida no esta tan mal”.

Jacqie es consciente de que mucha gente volverá a ver esto como un intento de la familia Rivera para lucrar con la imagen de la fallecida. “Antes me molestaban mucho esos comentarios, pero ahora que me pongo en la piel de las personas que los hacen, me doy cuenta de que no pueden entender nada de esto”, dijo ella.

“Los fans no dejan de pedir cosas, y es por eso que no podemos quedárnoslas; si yo pudiera dar todo el dinero del mundo para tener a mi mamá de regreso, lo haría”, enfatizó. “También hay que pensar que mis hermanos menores perdieron a su mamá y a su papá; no tienen la edad para estar trabajando y tenemos que cuidarlos financieramente, porque no pueden vivir solo de amor”.


Anuncio