Anuncio
Share

Esteban Loaiza se declara inocente de serios cargos sobre drogas, pero su situación es muy complicada

En esta imagen, el ex pelotero Esteban Loaiza aparece en medio de la primera sesión de la corte de San Diego, donde enfrenta serias acusaciones.

En esta imagen, el ex pelotero Esteban Loaiza aparece en medio de la primera sesión de la corte de San Diego, donde enfrenta serias acusaciones.

(Cortesía)

Hasta hace unos días, para los fans del deporte, Esteban Loaiza era un ex jugador de béisbol profesional que tuvo una destacada trayectoria en el medio estadounidense, como parte de los equipos de los White Sox de Chicago, los Yankees de Nueva York, los Dodgers de Los Ángeles, los Rangers de Texas y los Atléticos de Oakland.

Pero para los seguidores de la música regional mexicana, era mucho más conocido como el tercer esposo de la fallecida Jenni Rivera. Estuvo casado con ella entre el 2010 y el 2012, aunque la ‘Diva de la Banda’ había decidido separarse de él poco antes de su muerte, aparentemente bajo sospechas de que le había sido infiel con su propia hija Chiquis.

Sin embargo, ahora mismo, y ya lejos del engañoso terreno de los chismes, Loaiza se encuentra metido en el problema más grande de su vida, porque el día de hoy asistió a una corte de San Diego llevando el traje verde de los detenidos para enfrentarse a tres cargos sumamente serios: transporte de cocaína, posesión de cocaína y uso de un automóvil modificado para estos fines.

Las acusaciones fueron confirmadas y detalladas por una representante de la fiscalía durante una conferencia de prensa posterior que contó también con un segmento en español, y en la que se dejó en claro que los cargos tenían agravantes debido a que la residencia en la que se halló la mayor parte de la sustancia ilícita se encontraba a menos de 1000 pies de una escuela.

Loaiza no pronunció palabra alguna durante la audiencia, que se prolongó por cerca de 15 minutos, como suele suceder en esta instancia inaugural; fue su abogado el que se dirigió al juez para decirle que su cliente negaba todas las acusaciones, pese a que los agentes de la policía que lo arrestaron el viernes pasado tienen una versión muy distinta de los hechos.

Y es que, según ellos, al detenerlo mientras manejaba su coche en las inmediaciones de Imperial Beach, a unas 14 millas de San Diego, encontraron dentro de este un compartimento secreto para esconder drogas, lo que los llevó a revisar la casa que habitaba, donde descubrieron supuestamente 44 libras (20 kilos) de cocaína, con un valor aproximado de $750 mil dólares en la calle.

Loaiza al lado de Jenni Rivera, cuando todo era felicidad.

Loaiza al lado de Jenni Rivera, cuando todo era felicidad.

(Cortesía Univision)

Todo parece indicar que las autoridades lo veían siguiendo, lo que insinúa la existencia de un plan específico para su detención. De hecho, como lo han mostrado las imágenes captadas por Univision, la casa en la que se habría encontrado la droga, y que había sido alquilada por Loaiza hace solo dos semanas, fue intervenida por 15 oficiales fuertemente armados, ante la sorpresa de los vecinos.

Pase lo que pase, Loaiza, que nació en Tijuana, Baja California, y que según la fiscalía residía actualmente de manera estable en México, no tendrá las cosas fáciles. Por el momento, se le ha incrementado el costo de la fianza (antes de $200 mil y ahora de $250 mil) y se le ha ordenado que no se vaya de la ciudad de San Diego sin recibir un permiso de la corte.

Si se llevan a probar todos los cargos, se enfrenta a más de 20 años de prisión. Este será sin duda alguna el partido más importante de su existencia.


Anuncio