Anuncio

De La Ghetto se adapta a los cambios en el reggaetón pese a su origen callejero

Rafael Castillo, conocido en el medio como De La Ghetto, estrena este fin de semana su tercer disco como solista.

Rafael Castillo, conocido en el medio como De La Ghetto, estrena este fin de semana su tercer disco como solista.

(Cortesia)

No es un artista nuevo, sino uno que ha estado metido de manera oficial en el universo del reggaetón desde hace cerca de 15 años, cuando empezó a lanzar temas propios en colaboración con Arcángel. Pero lo que tiene ahora entre manos luce de lo más prometedor.

Se trata de “Mi movimiento”, el tercer álbum como solista de De La Ghetto, que se ha estado cocinando por dos años y que busca adaptarse a los cambios que se han dado en el controvertido pero extremadamente popular género del reggaetón.

“La idea original era sacar un EP, pero después decidí que fuera un mejor producto, más estructurado, con más temas”, nos dijo el ‘rapero’ (nacido como Rafael Castillo) durante una reciente entrevista. “Creo que un artista nunca supera su primer disco, que en mi caso fue ‘Masacre musical’ [2008]; pero estoy muy satisfecho con este trabajo”.

En ese sentido, como él mismo señala, “Mi movimiento” “tiene un poco de todo; es un trabajo ‘americanizado’, pero para los latinos, porque lleva hip hop, R&B, rap y reggae. Hace unos años no habría tenido el mismo resultado, porque ahora hay un público musicalmente más avanzado, cuando antes [este] era más calle, más crudo”.

La mejor prueba de lo dicho es la inclusión de “Yo soy tuyo”, una pieza romántica que considera como su favorita del disco y que, luego de abrirse con el sonido de una guitarra acústica, adopta aires propios del vallenato. “Es un tema bien diferente que ya había grabado hace tiempo, pero que recién ahora puede ser entendido y apreciado”, detalló. “Lo hicimos con músicos en vivo, con violines y todo”.

“Llevo años en esto, y este disco muestra a un De La Ghetto más maduro, más global, pero sin perder la esencia”, agregó, aunque es consciente de las críticas que puede generar el cambio. “Es difícil complacer a todos; algunos dirán ‘Te escuchas muy fresita’ y otros ‘Wow, así me gustas, más limpio’. Yo hago música que me agrade a mí primero, y creo que de ese modo le gustará a mis verdaderos fans”.

Al otro lado del espectro se encuentra “Sé que quieres”, que tiene una actitud y una letra agresivamente sexual, en la línea más cuestionada del género urbano. “Es un trap más moderno, [al estilo de] lo que está ahora ‘encendido’; y cuenta con la participación de dos artistas de la nueva cepa, de los que están ‘rompiendo’ ahora mismo en la calle”, describió De La Ghetto.

La letra propone la realización de un trío sexual, por lo que decidimos ‘picar’ a nuestro entrevistado preguntándole si su esposa (con la que tiene ya tres hijos) no se molesta cuando escribe canciones tan explícitas y que involucran a más mujeres.

“Es un personaje; nadie critica al autor de ‘Las sombras de Grey’, porque lo que está haciendo es una fantasía”, precisó, para referirse luego a las alusiones a la marihuana en la misma canción. “¿Quién soy yo para decirle a un artista que no cante de eso? Si lo hace y se escucha bien, que salga. Además, la marihuana es ya algo normal en muchos lugares; en Puerto Rico, su uso medicinal es legal. No estamos matando a nadie”.

En todo caso, si De La Ghetto mantiene de algún modo el aspecto callejero en sus letras, es porque él mismo es un auténtico producto del barrio, más precisamente, de La Perla, considerado por muchos como el lugar más peligroso de Puerto Rico.

Nuestro entrevistado nació en Nueva York de un padre dominicano y una madre boricua, pero se mudó a los 8 años a la isla. “Me crie con mi abuela; no tenía supervisión ni de madre ni de padre, porque mi madre estaba presa y a mi padre lo mataron cuando yo era pequeño”, recordó. “De adolescente, lo que yo admiraba eran los maleantes de la calle; quería ser como ellos, hasta que descubrí la música y decidí hacer algo positivo con mi vida. Creí en mí y creí en Dios, y eso me ayudó”.

“Muchas veces pensaba ‘Señor, ¿por qué me está pasando todo esto?’ Pensé que era una maldición, pero luego me di cuenta de que Él tenía un propósito para mí; era una prueba que mucha gente no supera, porque no tiene la fuerza de mente para hacerlo”, enfatizó. “El ser humano es tan extraordinario que puede hacer lo que decida, pero es difícil, porque estamos en un mundo muy negativo”.


Anuncio