Anuncio
Share

David Alfaro se sale de la norma con su estilo musical

El angelino de adolescencia salvadoreña David Alfaro empieza promocionar su primera producción como solista, de la que espera grandes cosas.

El angelino de adolescencia salvadoreña David Alfaro empieza promocionar su primera producción como solista, de la que espera grandes cosas.

(Sergio Burstein/HOY)

Nació en Sylmar, una ciudad del Valle de San Fernando, como producto de la relación entre dos inmigrantes salvadoreños; y si bien el estilo que practica ahora- un pop elegante con influencias del jazz y del blues- puede parecer inusual para una persona como él, hay que precisar que David Alfaro también atravesó por una etapa más predecible.

“Como yo subía a YouTube muchos videos míos en los que hacía ‘covers’, una disquera me llamó para invitarme a formar parte de una agrupación de música regional que se llamaba Arlequín; no era mi género favorito, pero me pareció que iba a ser una buena experiencia, y estuve con ella dos años”, recordó el cantante durante una visita a la redacción de HOY.

×

Tras ese proyecto, decidió dejarse llevar por lo que realmente le gustaba, bajo la guía inicial de los sonidos de Sin Bandera, que llegó a su vida a los 17 años. “Me enamoré de su estilo, que era muy ‘soulful’ y venía del corazón”, comentó. “Me dije que quería intentar hacer algo así, y después escuché a Enanitos Verdes, quienes hacen un rock suave, pero que se escucha muy bien; y luego llegaron John Legend, John Meyer y Alicia Keys, así como la música más vieja”.

Todas estas consideraciones lo llevaron a desarrollar el estilo presente en su primera producción, “Íntimo- Phase 1”, un EP de cinco temas que cuenta únicamente con letras en español, pese a que él mismo tiene todavía dificultades con nuestra lengua. “Hay gente que me pregunta por qué no hago todo en inglés si lucho todavía con el español, pero ‘te amo’ suena mucho mejor que ‘I Love You’, y creo que cuando hablas en español, las palabras tienen más sentido”, aseguró. “Me siento orgulloso de ser hispano, y aunque me resulta difícil componer así, siento más los resultados”.

Al comienzo, Alfaro se valía de un diccionario y le hacía muchas preguntas a su mamá cuando le tocaba componer una letra, pero en el caso de este disco, decidió usar como coautor a un amigo suyo que le ayudó a corregir lo que se encontraba mal, como se puede notar al escuchar la impecable producción.

El primer EP de David Alfaro, "Íntimo", muestra unas cualidades vocales que pueden llevarlo lejos.

El primer EP de David Alfaro, "Íntimo”, muestra unas cualidades vocales que pueden llevarlo lejos.

(Sergio Burstein/HOY)

El primer sencillo, “Eres perversa’, que tiene toques de ‘blues’ y cuenta con un vistoso videoclip, proviene de una experiencia personal “con una mujer que era muy hermosa, pero que me hizo sufrir mucho. Sabía cómo manipularme, cambiando todo el tiempo de ánimo; pero lo bueno es que la canción me salió en una hora”. Ella no está más en su vida, pero el cantante tiene otra novia.

Al llegar a la balada “No es fácil”, se encuentran influencias mayores de los años ‘50. “Sí, me gustan las ‘oldies’”, se entusiasmó Alfaro. “Ese tema se me ocurrió luego de ver una serie española que se llama ‘Velvet’ y en la que hay mucha música antigua, porque pasa en esa época. Creo que la música de antes tiene una esencia muy bella”.

También se encuentra por ahí una pieza llamada “Sirena de cristal”, cuyo ritmo se inclina más bien al reggae. “Me han dicho que me concentre en un solo estilo, pero no puedo; me gustan muchas clases de música, incluyendo a la bossa nova”, admitió. “Pienso seguir haciendo lo que me salga del corazón”.

Se trata de una libertad de la que no gozó siempre, como lo admitió cuando le preguntamos por esa parte de su biografía oficial en la que se señala que creció “en un hogar muy estricto”. “No podía tener novia, no podía ir a las ‘movies’ y solo podía escuchar música cristiana o instrumental”, recordó, para precisar luego que su familia profesaba el credo pentecostés. “A los 18 años me di cuenta de que no podía seguir así y me fui a vivir solo; pero no es que me volviera completamente rebelde, porque soy una persona tranquila y agradezco haber crecido en un medio así, ya que eso me impidió hacer cosas malas”.

De hecho, como su madre -que se separó de su padre antes de volver a casarse- era de una condición muy humilde, no podía inscribirlo en clases formales de música, por lo que el coro de la iglesia local le sirvió como escuela artística, aunque Alfaro descubrió su verdadera vocación luego de que su hermano le regalara una vieja guitarra que se encontraba en una esquina, llenándose de polvo.

“La música hizo muchas cosas en mi vida; siempre estábamos luchando, y cada vez que pasaba algo malo, yo me encerraba con mi guitarra en vez de salir a jugar con los otros muchachos”, recordó. “Ha sido algo que me ha ayudado mucho emocionalmente y que quiero compartir con los demás”.


Anuncio