Anuncio
Share

Carla Morrison, nominada al Grammy, piensa que Trump es ‘un niño herido’

La cantautora mexicana Carla Morrison practica un estilo musical apacible, pero ha sido una de las artistas musicales más críticas en lo que respecta al gobierno de Donald Trump.

La cantautora mexicana Carla Morrison practica un estilo musical apacible, pero ha sido una de las artistas musicales más críticas en lo que respecta al gobierno de Donald Trump.

(Ulises Alatriste/HOY)

Para Carla Morrison, el Grammy anglosajón no es una experiencia nueva, ya que su producción anterior, “Déjenme llorar”, fue nominado en la categoría de Mejor Álbum de Rock Latino, Urbano o Alternativo. Y este domingo, tiene una segunda oportunidad en el mismo rubro gracias a su segundo disco de larga duración, “Amor supremo”, que ha sido incluso más celebrado.

MIRA LA ALFOMBRA ROJA EN VIVO: AQUÍ

Pero hay algo más, debido a que, en esta ocasión, se presentará durante la ceremonia no televisada -que se efectúa el mismo día que la principal y se puede ver por Internet- a través de una colaboración especial con el grupo canadiense Northern Cree, como se lo dijo directamente a HOY Los Ángeles durante una reciente visita a nuestra redacción.

El pasado mes de noviembre, la cantautora mexicana se llevó ya un Latin Grammy en la categoría de Mejor Canción Alternativa por el tema “Vez primera”, que forma parte de “Amor supremo”; pero lo que más llamó la atención de quienes pudieron ver la respectiva ceremonia previa -e igualmente no televisada- de ese evento fueron las duras palabras que tuvo para el recién elegido presidente Donald Trump durante su discurso de agradecimiento: “No dejemos que ningún cabr… naranja nos quite la libertad mental, espiritual y emocional que tenemos”.

Se trató sin duda de la declaración más contundente en un evento que, por otro lado, despertó cuestionamientos entre los miembros de la prensa debido a que sus organizadores le pidieron en algún momento a los periodistas presentes en la sala de conferencias que no le hicieran a los artistas preguntas sobre política, pese a que Trump había sido elegido hacía poco más de una semana.

“No sé quién decide en esos eventos de qué puedes hablar y de qué no; yo hice lo que hice por mi cuenta, porque soy la voz de muchos que no tienen una y me pongo mis propias reglas para hablar”, precisó la artista, que vive actualmente en la Ciudad de México.

Han pasado casi tres meses desde ese suceso, pero, como todos sabemos, las cosas no se encuentran precisamente mejor, y la misma Carla tiene mucho que decir al respecto. “Siento que estamos en un momento muy crítico, porque [el gobierno actual] nos va a afectar a todos, principalmente a los mexicanos como país vecino [de Estados Unidos]”, comentó.

Pese a que no es ajena a los ajetreos del Grammy, Carla Morrison se presentará por primera vez en la ceremonia con un acto musical este domingo, aunque lo hará durante la etapa no televisada.

Pese a que no es ajena a los ajetreos del Grammy, Carla Morrison se presentará por primera vez en la ceremonia con un acto musical este domingo, aunque lo hará durante la etapa no televisada.

(Ulises Alatriste/HOY)

“Lo malo de esto es que refleja a una sociedad distraída y desinformada, así como la realidad que muchas minorías viven todos los días; pero lo bueno es que la gente está despertando y poniendo mucha atención a todo lo que está pasando, y eso es importante, porque a veces nos enfocamos demasiado en nosotros mismos, cuando toda la gente que nos rodea necesita nuestra ayuda”, agregó.

Para nosotros, resulta curioso que quien esté diciendo todo esto sea una artista que no se dedica precisamente a hacer canciones de protesta, ya que “Amor supremo” habla de sentimientos relacionados a parejas. “Pero no es individualista; lo que pasa es que todos sentimos el amor y el desamor en primera persona, y yo lo hago de ese modo para que la gente se sienta identificada [con las letras]”, retomó Carla, que en diciembre pasado lanzó un EP navideño titulado “La niña del tambor” en el que figura un tema llamado “Jesús”, aunque ella misma practica el budismo desde hace un año.

“No he escrito canciones de política porque no he tenido la necesidad de hacerlo; puede que hable [en algún momento] de eso, de lo que estamos viviendo, pero no me quiero sentir forzada porque no quiero hacer una canción mala ni una sin motivación”, prosiguió.

Carla nació en Tecate, México, pero vivió en Phoenix, Arizona, durante seis años; y aunque por ahora es solo residente estadounidense, hubiera votado por Hillary Clinton de haber tenido la oportunidad, pese a que no la consideraba una candidata impecable. “La gente pretendía que ella fuera perfecta, como pretenden que lo sean todas las mujeres -flacas, con el maquillaje maravilloso-, y por eso la hicieron m…, pero nadie lo es; todo el mundo la ca… en algo”, dijo de manera enfática y sin pelos en la lengua.

En todo caso, Carla considera que Clinton tenía cierta clase de principios, a diferencia del magnate que ocupa ahora la Casa Blanca. “Donald Trump es un niño herido que no ha superado muchas cosas de su infancia y que basa su éxito en lo material, en la manera en que te ves; sus ojos carecen absolutamente de profundidad”, dictaminó.

“Lo que está haciendo ya está afectando a todos en México; las cosas están cambiando, con lo del ‘gasolinazo’ y todo”, añadió. “Cada ‘tuit’ que este hombre pone es un susto para todo el país, porque estamos pensando en lo peor; es una preocupación constante, y no solo para los artistas”.

En vista de que ella misma fue una inmigrante, valía la pena preguntarle si tiene algún mensaje o algún consejo para la comunidad latina que permanece en este país y que se encuentra llena de temor. “Lo único que podría decir es que al final del día los muros son solo mentales; este hombre quiere imponer su voluntad, pero hay muchos que estamos del otro lado, y no podemos permitir que el gatito se convierta en un león”, dijo la cantante. “Tienen que seguir con sus vidas, hacer lo que puedan y dejar a veces que el destino diga lo que tiene que decir, porque nada es para siempre”.


Anuncio