Ali Stone busca darle un rostro distinto a la música electrónica hecha por mujeres

La colombiana Ali Stone es más que una simple DJ

Su nombre real es Alicia Gómez, pero en el plano artístico, le gusta que la llamen Ali Stone; según ella, el apellido ficticio viene de la frase “Garden of Stone”, porque quiere que la música que hace, firmemente emplazada en la escena electrónica, “quede grabada en piedra”.

Aunque nació en Bogotá, esta muchacha ha recorrido mucho mundo, y pasó incluso un año entero en París, donde fue inicialmente a estudiar francés pero que, gracias a la popular labor de los DJs locales, le sirvió también para interesarse en la producción sonora y en el estilo que acaba de dejar plasmado en su primer EP, “More Obsessed”, el mismo que la condujo hace unos días de visita promocional a L.A.

“Pero ya traía todo esto desde chiquita, porque a los cuatro años de edad, escuchaba los vinilos de ABBA que estaban en mi casa, por lo que me interesé desde entonces en la onda del ‘dance’ sueco, que incluía muchas cosas del pop”, le comentó la artista a HOY durante una visita a nuestra redacción. “En la adolescencia, me pegué más al rock, el blues y el jazz, porque empecé a estudiar guitarra eléctrica y a escuchar a bandas como Guns N’ Roses, AC/DC y Metallica; y creo que esos polos opuestos se manifiestan en lo que hago”.

En el EP, Ali se centra en una misma canción, “Obsessed”, para ofrecer versiones que pasan por el lado acústico, el ‘deep house’ y el hip hop; y toca además varios instrumentos reales, lo que demuestra que no es solo una DJ, como se podría pensar. “Eso es algo que me gusta mucho, porque me permite probarle a la gente que no hago simplemente mezclas, sino que me salgo de esos parámetros para incluir solos de guitarra y de batería, así como para cantar y tocar el piano”, detalla la chica, quien estudió con distintos profesores particulares, y que se inscribió luego en una escuela para llevar clases de solfeo y teoría musical.

De ese modo, pretende descartar la idea que tienen muchos de que una mujer frente a las perillas no sabe hacer más que eso, fomentada por el hecho de que en su país de origen hay varias modelos que hacen justamente eso. “Sé que hay prejuicios con la música electrónica, pero a mí me genera una gran emoción y, además, me fascina la posibilidad de poder producir absolutamente todos los sonidos para que la canción suene interesante”, afirmó.

“En lo que hago, tienes que usar muchos ‘plug-ins’ y programas con los que creas cosas desde cero; no se trata simplemente de apretar un botón en la computadora, como cree la gente, sino que es un proceso súper largo en el que debes saber usar las herramientas y hacer las combinaciones correctas”, prosiguió.

Durante los dos últimos años, Ali ha tenido un papel importante en el MegaFest, un evento colombiano masivo en el que ha sido la única artista femenina presente, lo que habla de la falta de representantes de su género en esta escuela.

“Es que yo me considero más una productora que una DJ; el año pasado, por ejemplo, hice la banda sonora entera de una película de terror llamada ‘Demental’”, recordó. “Y en mi país, no he conocido todavía a ninguna otra mujer que haga lo que yo hago, porque muchas se meten a hacer esto sin estar realmente entregadas un cien por ciento a lo que significa tener conocimiento musical y realizar las mezclas como se debe”.

“En mi caso, no he sentido los prejuicios directamente, pero sí están ahí, sobre todo cuando te das cuenta de la actitud de algunos DJs y de los promotores de ciertas ‘venues’ [locales], que al principio se muestran indiferentes ante ti porque piensan que no sabes hacer nada, pero que después de que les presento mi trabajo me miran de un modo completamente distinto, porque se dan cuenta de que las mujeres también podemos tener talento musical”, precisó.

Su propia habilidad le ha permitido ser la única colombiana invitada a la campaña “Women Working for Women”, iniciada hace un año en México con el fin de promover la apertura de espacios para las mujeres en disciplinas de la industria que han sido ocupadas habitualmente por hombres.

“Yo estoy en la parte de las productoras, que son realmente muy pocas, sobre todo en el área del cine y de la televisión, donde me encuentro a punto de incursionar debido a un proyecto de Fox del que todavía no puedo dar detalles”, relató la sudamericana.
Actualmente, Ali pasa mucho tiempo en Nueva York, donde fue invitada desde hace algún tiempo por unos productores estadounidenses para trabajar en ‘remixes’ de otros artistas, luego de ganar un concurso que la llevó a reconstruir por completo la música de la aclamada cinta animada “Monsters University”.

“Apenas llegué, de la nada, me contaron que necesitaban una remezcla para discoteca de ‘Roar’, el sencillo de Katy Perry en ese momento; ‘acá está la pista de voz; tienes tres días para hacerla’, dijeron”, recordó nuestra entrevistada. “Era una canción súper lenta, y como la necesitaban para las pistas de baile, me inspiré en el video, que es en la selva, para meterle tambores africanos y darle una velocidad parecida a la del reggaetón; y les encantó”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°