Anuncio
Share

Alex y Chela Lora renuevan sus votos

Alex y Chela Lora. REFORMA

Alex y Chela Lora. REFORMA

En el Templo Expiatorio de Cristo Rey, antiguo hogar de la Virgen de Guadalupe, Álex Lora volvió a jurarle amor a su esposa Chela tras 35 años de matrimonio, el sábado por la tarde.

La pareja se desprendió del cuero y la mezclilla para festejar sus bodas de coral, pues Chela se presentó al altar de blanco, con un vestido discreto y elegante, mientras que el roquero lo hizo en un traje negro, cuyo saco revelaba su esencia rockera por su largo corte.

Entre las damas de honor estaba Celia, hija única de los músicos, quien escoltó a su madre hasta los brazos de su padre.

Afuera, en el atrio de la Basílica de Santa María de Guadalupe, curiosos y fieles católicos observaban atentos la felicidad de los músicos. Los más aventados corearon el apellido Lora para demostrarles su apoyo.

Fue evidente que, en todo momento, el intérprete de “Virgen Morena” tenía en su mente a “La Guadalupana”, pues apenas escuchaba su nombre, se persignaba y bajaba la mirada con humildad.

El momento cumbre de la ceremonia ocurrió cuando la pareja dijo sus votos frente a los 300 invitados que llenaron el Templo.

“Pido a la Virgen de Guadalupe que ilumine nuestras vidas para seguir soñando juntos y poderte decir que me has hecho creer en el ‘por siempre’.

“Es por eso que ‘por siempre’ te respetaré, te apoyaré, te cuidaré y te amaré, hasta el último suspiro que me quede de vida. Te amo con todo mi ser”, señaló Chela, emocionada.

La renovación de votos incluyó todas las cosas propias de una boda, como “La Marcha Nupcial” y rosas blancas… nada que ver con el desenfreno y la fiesta que se vive en cualquier concierto de El TRI.

Al final de la ceremonia, a las 19:30 horas, Chela y Álex, acompañados de Celia, cantaron “Virgen Morena” a los pies de “La Guadalupana”

“¡Que se oigan esas palmas hasta el cielo! ¿Cómo dice la banda?”, gritó el roquero a todo pulmón.

Cuando la pareja salió del recinto, la muchedumbre se entregó en gritos y ovaciones.

“Ha sido algo increíble el cariño que toda la raza nos tiene y cómo han estado espiritualmente con nosotros en este momento, es conmovedor”, redondeó Álex Lora antes de abandonar el lugar.


Anuncio