Anuncio
Share

Francisca Valenzuela impone su feminismo atrevido sin dejar de lado el baile

La cantante chilena Francisca Valenzuela se presenta este viernes en un club de L.A.

La cantante chilena Francisca Valenzuela se presenta este viernes en un club de L.A.

(Cortesia)

Este fin de semana, Francisca Valenzuela se encontrará muy activa en los Estados Unidos, ya que además de la presentación del viernes en Live House (1534 N Highland Ave., Los Ángeles, CA 90028), actuará el domingo en la tercera fecha del Ruido Fest de Chicago.

“Estas presentaciones son muy importantes para mí, porque me van a permitir mostrar la nueva puesta en escena que he llevado ya a México y a Chile”, nos dijo la joven cantautora, que vive en L.A. desde hace cuatro años, pero que podría trasladarse de manera temporal a tierras aztecas dentro de poco.

Valenzuela no llega a estos conciertos con un disco nuevo bajo el brazo, pero sí con dos recientes sencillos: “Tómame” y “No se trata de ti”. El primero es el que más ha llamado la atención, porque posee una letra cargada de sensualidad que celebra los deseos más íntimos de la mujer y que algunos oyentes han considerado demasiado atrevida.

“Me encanta que se escandalicen, que piensen que es algo subversivo, porque hay música mucho más deslenguada que esta”, retomó la chileno-americana tras soltar una risa. “Es una canción coqueta, entretenida y muy pop en su estructura, que habla de una mujer que toma al toro por las astas, que se empodera de su cuerpo y de su sexualidad, ¿cachai?”

Valenzuela no es ajena a los mensajes controvertidos; al inicio de su carrera, lanzó “Buen soldado”, una pieza que asumía el punto de vista de un ‘macho latino’ para burlarse de él, y cuyo video la mostraba de manera provocativa.

“Siempre me ha gustado jugar con la perspectiva de género y con la parte narrativa; esa canción se refería a la supuesta necesidad de ser avasallador, casi un ‘cowboy’, para probar que eres hombre, lo que afecta a otros que no quieren seguir esa norma y ser más sensibles”, afirmó la cantante.

Por ese lado, es interesante saber el modo en que el #MeToo ha afectado su labor creativa. “Ha sido motivador y emocionante para mí ver cómo la conversación feminista se ha abierto para dar a conocer que esto es algo que busca la igualdad de derechos y no la exclusión, como creen algunos”, nos dijo. “Los movimientos sociales son intensos e imperfectos, pero traen resultados positivos a largo plazo, porque ha habido sin duda feminicidios, un doble estándar en los medios y un pago diferenciado en los trabajos”.

Nuestra entrevistada nació en San Francisco, California, y pasó su adolescencia y una parte de su vida adulta en Santiago antes de regresar a este estado, lo que la ha colocado en medio de dos mundos y le ha permitido encontrar “cosas maravillosas y terribles en los dos lugares”.

En ese sentido, nos parecía natural preguntarle si tiene alguna conexión con Mon Laferte, la cantante chilena con mayor proyección internacional en la actualidad, aunque lo cierto es que su estilo musical la acerca más a alguien como Javiera Mena, que practica el electro pop.

View this post on Instagram

music makes me happy

A post shared by Francisca Valenzuela (@franciscamusic) on

“Sí, y no solo con ellas, sino con muchas otras mujeres de Latinoamérica que conozco, que admiro y con las que colaboro, como pasa con las mexicanas Ximena Sariñana y Vanessa Zamora”, enumeró. “Es importante poder compartir cosas con ella y aprender de ellas”.

El pasado mes de marzo, Valenzuela participó al lado de La Marisoul, de la banda local La Santa Cecilia, en un concierto especial del Walt Disney Concert Hall que celebraba la trayectoria de Yoko Ono, una mujer cuyo arte ha sido muchas veces incomprendido, y que tuvo también en la tarima a damas de la escena anglosajona tan reconocidas como St. Vincent y Shirley Manson, lo que demuestra la importancia que ha venido cobrando en eventos de gran vuelo.

Han pasado casi cinco años desde “A tajo abierto”, su álbum más reciente, pero ella misma promete que la larga espera culminará este año. “El cuarto disco ya está casi listo, y creo que está quedando muy bien”, aseguró. “Ha sido un proceso de autodescubrimiento y conocimiento muy grande, pero ha valido la pena, porque el resultado tiene mucha belleza y muchas emociones”.


Anuncio