Anuncio

El Mariachi Reyna de Los Ángeles impone su identidad y su impronta femenina en grabación histórica

La formación actual de Reyna de Los Ángeles, que acaba de lanzar su quinto álbum en estudio.

La formación actual de Reyna de Los Ángeles, que acaba de lanzar su quinto álbum en estudio.

(Cortesia)

Este debería ser un momento de felicidad total para María Luisa Fregoso, una de las integrantes principales de Mariachi Reyna de Los Ángeles, la agrupación tradicional del Sur de California que se encuentra completamente integrada por mujeres y que acaba de lanzar un ambicioso álbum de impecable presentación, titulado simplemente como el conjunto y publicado por el prestigioso Smithsonian Latino Center.

Sin embargo, en estos días, marcados para muchos por los festejos relacionados a la Independencia Mexicana, Fregoso ha pasado la mayor parte del tiempo en el hospital donde se halla su madre, aquejada por un cáncer terminal. Esto hizo particularmente meritorio el hecho de que contestara nuestra llamada para hablar del decisivo paso efectuado en su carrera.

De un modo u otro, el disco traza conexiones con el espíritu de reivindicación femenina que se respira actualmente en el ambiente, empezando por el hecho de que, en medio de sus numerosas adaptaciones de piezas del repertorio clásico, incluye canciones nuevas en las que el punto de vista es estrictamente femenino, como es el caso de “Arrepentida”, una composición de José Hernández, el legendario director de Mariachi Sol de México, que fundó Reynas en 1994.

“Tenemos cuidado y respeto con las letras; si son de José Alfredo Jiménez, por ejemplo, no las cambiamos”, precisó Fregoso. “Pero tenemos la ventaja de contar con José Hernández, que escribe temas hechos especialmente para nosotras y que le ‘tiran’ a veces a los hombres. Él nos conoce bien de manera individual, y sabe de nuestras fortalezas y nuestras debilidades”.

De hecho, la artista mexicoamericana asegura que Hernández decidió crear a Reynas luego de darse cuenta de que la fundación que dirigía (Mariachi Heritage) tenía a muchas estudiantes femeninas, pero que ellas mismas no contaban con un modelo al que admirar.

“Yo empecé a tocar a los 11 años, y en esa época, pensaban que solo ibas como adorno, que ni siquiera te sabías las partes que te tocaban”, recordó la violinista y cantante, quien trabajó inicialmente con su padre, trompetista en otro conjunto. “En el 96, durante la primera presentación en México de Reynas, se nos puso a un lado cuando vino el turno de la canción final en la que participan todos, simplemente para que ‘nos viéramos bonitas’. No era lo correcto, porque tocamos igual de bien y con la misma pasión que los hombres”.

En ese sentido, Fregoso aprueba la llegada del movimiento de #MeToo. “Me da gusto que ahora las mujeres sientan que pueden hablar, que cuando se juntan pueden tener una voz y que no tengan que esconderse más detrás de un hombre”, dijo ella. “Claro que, personalmente, yo no he sentido acoso; lo que sentía antes era indiferencia, pero en la actualidad, nos tratan siempre con respeto, porque tenemos un lugar bien ganado”.

La nueva placa es sumamente diversa, porque incluye una pieza de Juan Gabriel, un popurrí de Joan Sebastian y otro de canciones típicas de Chihuahua. “Este trabajo, que es el quinto de nuestra carrera, es más tradicional de lo que acostumbramos, porque en los anteriores había más canciones inéditas”, afirmó Fregoso, para referirse luego al primer sencillo, “El pitayero”, que cuenta con su propio videoclip.

“Es un son muy tradicional que es muy bonito, muy alegre”, agregó. “No es nuestro primer video; antes, cuando estábamos con Polygram, hicimos uno para la canción ‘Solo tuya’, y salimos también en la película ‘Sea Biscuit’, además de participar en el ‘soundtrack’”.

Lo que falta todavía en este género, como lo reconoce Fregoso, es la presencia de mujeres compositoras. “Es algo muy triste; estoy segura de que existen, pero todavía no se les abren las puertas”, determinó. “Ojalá que se dé pronto”.


Anuncio