Anuncio
Share

Ciro Guerra pone a Colombia en la carrera del Oscar con una cinta inusual

El colombiano Ciro Guerra ha hecho ya tres películas, pero "El abrazo de la serpiente" es la primera que obtiene una nominación al Oscar.

El colombiano Ciro Guerra ha hecho ya tres películas, pero “El abrazo de la serpiente” es la primera que obtiene una nominación al Oscar.

(Cortesía)

Para él, a la tercera va la vencida: sus dos anteriores películas fueron postuladas por su país para ser nominadas al Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera, pero no tuvieron suerte, a diferencia de lo ocurrido con la más reciente, “El abrazo de la serpiente” (“Embrace of the serpent”), que compite este domingo en el mismo rubro y se exhibe desde este viernes en Los Ángeles en las salas Laemmle de Pasadena y Town Center de Encino (aunque si quieres verla antes puedes acudir al Nuart de West Los Ángeles, donde se proyecta únicamente hasta el jueves).

Filmada en blanco y negro con una intención claramente artística y con muchos diálogos en dialectos autóctonos, “El abrazo” se basa en los diarios de dos exploradores de diferentes épocas (el alemán Theodor Koch-Grunberg y el estadounidense Richard Evans Schultes) que recorrieron la Amazonía, y los relaciona colocándolos como buscadores de una sustancia ancestral que se ponen en contacto con un aborigen llamado Karamakate, el mismo que es interpretado por dos actores distintos (Nibio Torres y Antonio Bolívar) en diferentes periodos de su vida.

Esto la diferencia desde el inicio de la imagen que algunos pueden tener de las producciones provenientes de Colombia, marcadas aparentemente por historias sobre la violencia y el narcotráfico. “Ese es un prejuicio que existe sobre el cine colombiano y que no es tan cierto; se trata de hecho de un tema del que falta todavía mucho por contar, porque fue parte de nuestra Historia y no debería convertirse en un tabú”, precisó Guerra en una entrevista con HOY. “La realidad es que en mi país se están haciendo todo tipo de películas; es una cinematografía que se encuentra en crecimiento, aunque todavía nos queda mucho camino por recorrer”.

En todo caso, aunque “El abrazo” no tiene nada que ver con el consumo de drogas como la cocaína y la marihuana, sí muestra el empleo supuestamente benéfico de una planta alucinógena llamada yakruna. “Es una planta ficticia basada en plantas reales, porque los indígenas son muy cuidadosos con el modo en que las emplean y nos pidieron que no usáramos un nombre auténtico”, retomó Guerra. “Siento que es una gran degradación que esas plantas sean vistas como drogas y se utilicen de manera recreativa, porque son formas de relacionarse con el mundo que van más allá de la experimentación hedonista con que se vive en el mundo occidental”.

Una escena de "El abrazo de la serpiente", que recrea las experiencias reales de dos exploradores anglosajones en la Amazonía colombiana.

Una escena de “El abrazo de la serpiente”, que recrea las experiencias reales de dos exploradores anglosajones en la Amazonía colombiana.

(Cortesía)

El guión de la cinta, escrito por Guerra y Jacques Toulemonde Vidal, partió del interés del primero en la Amazonía, “una región enorme de la que sabemos poco. Yo ya había hecho dos películas muy personales, que hablaban de cuestiones cercanas a mí, y quería alejarme de eso para hacer un viaje hacia lo desconocido e invitar al espectador a que me acompañara en él”.

De ese modo, empezó a investigar y a leer sobre la región, lo que lo llevó a encontrar los diarios de Koch-Grunberg y Evans Schultes (quienes son interpretados por Jan Bijvoet y Brionne Davis). “Fue muy emocionante, porque había en ellos una gran historia que no había sido contada todavía, para mi sorpresa, ya que era una historia fascinante sobre la búsqueda del conocimiento y sus límites”, agregó el realizador. “Una vez que esta me absorbió, no había vuelta hacia atrás”.

“El abrazo” es no solo la primera película de Guerra que se nomina al Oscar, sino también la primera de Colombia, país que anteriormente había tenido a una actriz considerada por la Academia (Catalina Sandino Moreno, por su papel en “María llena eres de gracia”). Eso es desde ya histórico, pese a que la competencia va a ser muy dura (las favoritas son la húngara “Son of Saul”, sobre el Holocausto, y la francesa “Mustang”, sobre unas hermanas reprimidas por el fundamentalismo en Turquía).

“He visto todas las nominadas [en el rubro] menos la danesa [‘A War’], y es un gran honor estar al lado de estas películas que no veo como competidoras, porque son muy diversas y muy fuertes y poseen grandes historias, además de estar a cargo de directores muy jóvenes, porque ninguno es mayor de 40 años”, precisó Guerra. “No tengo ninguna expectativa; el premio más importante es que la película sea vista, y [la nominación] ha sido una ventana para que el público se interese más en ella”.


Anuncio