Anuncio
Share
Música

Alih Jey le rinde tributo a su propia familia con un álbum de inesperadas fusiones y de largo alcance

Alih 2.jpg
La cantante dominicana Alih Jey reside en nuestra ciudad desde hace diez años.
(Cortesía )

Si te parece que su nombre es un seudónimo artístico, tendrás que saber que Alih Jey (apellidada Peña Jiménez) figura realmente así en su partida de nacimiento, porque es parte de un clan familiar que se encuentra plenamente metido en el mundo de la música.

“A los 16 años, fui firmada por una disquera como cantante y compositora, y después de eso lancé varios discos, más precisamente, tres álbumes y dos EPs”, nos dijo la joven dominicana que pasó su adolescencia entre Santo Domingo y Nueva York. “Cuando me mudé a Los Ángeles, hace como una década, dejé un poco de lado mi carrera solista para trabajar como creadora de temas para otros artistas, algo que sigo haciendo; pero hace un tiempo decidí retomar mi faceta de intérprete con un nuevo álbum”.

“La idea se concretó en ‘Soy Peña’, que es un tributo a las canciones de mi padre Aníbal De Peña, un cantautor dominicano que fue muy conocido en los ‘60”, explicó. “De ese modo, el disco tiene nueve canciones que él mismo escribió, una que él popularizó pero que no compuso, dos que fueron compuestas por mi abuelo en los años ’30 y una mía que se adaptó muy bien al proyecto”.

Pese a que Alih se dio a conocer con canciones inscritas en los lineamientos del pop rock y del rock alternativo en español, “Soy Peña” adopta un camino muy distinto. “Me llevó a abrir los ojos ante otros géneros que no había practicado, porque es algo que va más por el lado del latin folk o del folklore alternativo, con agregados de la música tropical”, detalló. “Creo que se siente muy fresco”.

Anuncio

Aunque la mayoría de las piezas en la placa hablan del amor y del desamor, hay una que destaca en particular por su impronta social; se llama “Enriquillo”. “Está basada en un poema épico de mi padre sobre el primer indio que se rebeló contra la colonización española, a partir de 1519”, retomó Alih. “Nunca pudieron derrotarlo; tuvieron que firmar un acuerdo con él. Es un tema tan famoso que se canta todavía en universidades y en escuelas”.

El mismo Aníbal colaboró en el disco, grabando al lado de su hija una canción llamada “Tú no tienes la culpa”, que fue escrita por el abuelo de nuestra entrevistada; y la parte instrumental llegó respaldada por Cuñao, un grupo angelino de ‘world folk’ que tiene integrantes de Puerto Rico, Ecuador y Alemania.

“El reto mayor en esta grabación fue encontrar el estilo ideal para cada tema, porque es muy fácil dañar una canción clásica poniéndole una guitarra súper distorsionada o algo así”, aseguró Alih, cuya magnífica voz le da un aura especial al trabajo entero. “Me interesaba que el sonido final fuera contemporáneo, pero que mantuviera la esencia de las composiciones originales”.

Mientras promociona el disco y prepara nuevos conciertos, Alih sigue trabajando para la compañía Sony, que la invita a participar en proyectos con artistas de gran popularidad.

De ese modo, nuestra entrevistada se convirtió hace poco en coautora de “Yo tengo hoy”, una pieza de Gloria Trevi desarrollada a través de una conexión personal con la estrella mexicana que en sus palabras fue “una tremenda experiencia”; y hace poco, se presentó como parte de la banda de Alejandra Guzmán en el club The Roxy para participar en un concierto que fue grabado en video.

Anuncio

Pero también hay casos en los que la colaboración es más distante, como ocurrió con Ricky Martin, a quien le envió la traducción al inglés de un corte titulado “Adrenalina”. “No quiero dejar de hacerlo, porque aparte de que es un buen trabajo, me permite explorar otros géneros”, concluyó Alih.


Anuncio