Anuncio
Share

Porsche contraataca en el caso de la muerte de Paul Walker

Los dimes y diretes entre la familia del actor Paul Walker y la automotriz Porsche están a la orden del día, luego de que la armadora de autos alemana, asegurara en documentos presentados en la corte de Los Ángeles, que “la muerte del señor Walker, fue resultado de sus errores”.

La empresa Porsche respondió así a la demanda que interpuso la familia de en la que aseguraba que la muerte del actor había sido ocasionada por fallas estructurales en la fabricación de ese auto deportivo.

Los abogados de la Porsche dijeron que Walker, de 40 años, viajaba en el asiento del pasajero del Porsche Carrera Gt 2005 propiedad de su amigo Roger Rodas, cuando el auto se impactó a 90 millas por hora contra un árbol y un poste de concreto en Santa Clarita. Por el impacto murieron los dos.

De acuerdo a los documentos de la corte presentados por la Porsche, el auto “no se había utilizado correctamente y se le había dado un mantenimiento deficiente. Walker, de acuerdo a la armadora automotriz, era “un reconocido y sofisticado usuario” de autos deportivos.

La respuesta de Porsche llega aproximadamente dos meses después de que la hija del actor, Meadow Walker iniciar una acción legal en contra de la empresas de autos alemana.

El abogado de la hija de Walker, Jeff Milam, aseguró que Porsche estaba rehusándose a reconocer su responsabilidad al culpar a Walker de su muerte. Aseguró que el Carrera GT de la Porsche no estaba diseñado para proteger a sus ocupantes en un choque, aún a velocidades menores a las de sus capacidades.

“Si la Porsche hubiera diseñado el carro para incluir medidas de seguridad apropiadas, Paul podría haber sobrevivido y podría haber filmado ‘Fast and Furius 8', y Meadow podría seguir teniendo con ella al padre que adoraba”.

La demanda de la hija de Walker afirma que Porsche tomó medidas de seguridad muy inferiores a las que requería al construir un auto de 605 caballos de fuerza y capaz de correr a velocidades superiores a las 205 millas por hora.

De acuerdo a ese documento Porsche sabía que el auto tenía problemas de inestabilidad y que nunca hizo nada para agregar un sistema de control que corrigiera ese problema.

Después de consultar con técnicos de Porsche, el Departamento del Sheriff de Los Angeles y la Policía de Caminos de California, concluyeron que la alta velocidad fue la responsable del accidente, y no problemas mecánicos.

Walker murió de las heridas y quemaduras inmediatamente después del accidente, de acuerdo a la Oficina del Médico Forense del condado de Los Angeles.


Anuncio