Anuncio
Share

Shakira y Maluma no arriesgan demasiado en este ‘Trap’

Shakira y Maluma en una escena del video de "Trap", que se encuentra ya disponible.

Shakira y Maluma en una escena del video de “Trap”, que se encuentra ya disponible.

(Cortesía)

“Quiere que lo hagamos en diferentes partes”, es lo primero que canta Shakira al inicio de “Trap”, su nueva colaboración con Maluma, cuyo video se dio a conocer el día de hoy y cuenta ya con más de 480 mil visitas.

No es lo primero que estos colombianos hacen juntos en el plano musical; en noviembre del 2016, lanzaron el resultado audiovisual de otro dúo, “Chantaje”, que según acabamos de ver, ha sido visto 2,069,247,424 veces, es decir, una cifra que resulta difícil de creer (y más de pronunciar), y que los encontraba bailando y coqueteando tanto en una tienda como en un bar.

En esta ocasión, ambos le bajan el ritmo a las revoluciones para ofrecer una pieza mucho más lenta y de tendencia más atmosférica que lleva por nombre “Trap”, en alusión directa a uno de los estilos más controvertidos de la música urbana actual; pero si esperabas que la letra tuviera algo que ver con el subgénero (como defender sus mensajes o algo así), lamentamos decirte que el asunto va por otro lado.

En realidad, el uso del término parece ser un simple gancho para llamar la atención, porque lo que se dice en la pieza habla simplemente de una relación de pareja en la que la mujer teme ser desilusionada porque el hombre es “un rompecorazones”. No hay mucho más que eso, como lo sabrán si han escuchado la canción.

Fuera de las obligatorias citas sexuales (la más osada es la que lleva a Maluma a decir “ponle Nutella”), no hay nada demasiado atrevido ni en el mensaje, ni en el video; de hecho, Shakira lucía más provocativa en el de “Chantaje”. Aquí aparece enfundada en un camisón, mientras que su colega muestra sus tatuajes al no llevar camiseta; la única novedad parece ser el uso del blanco y negro y la locación elegida, que simula ser una bañera de la que brotan en diferentes momentos los protagonistas.

No cabe duda de que el video será visto millones de veces y de que las fortunas de sus creadores crecerán de modo proporcional al éxito que se produzca, pero los comentarios que se pueden leer en YouTube son muchas veces negativos, sobre todo cuando provienen de personas que le reclaman a la autora de “Pies descalzos” un regreso a sus raíces y lamentan que ella misma se encuentre grabando ahora temas de esta clase con propósito aparentemente mercantilistas. Pero ya sabemos cómo está el negocio, ¿verdad?


Anuncio