Anuncio
Share

Larry Hernández confiesa adicciones y encuentro con el ‘narco’

El cantante de regional Larry Hernández durante una reciente visita a la redacción de HOY. Actualmente se muestra más vulnerable y sensible.

El cantante de regional Larry Hernández durante una reciente visita a la redacción de HOY. Actualmente se muestra más vulnerable y sensible.

(Ulises Alatriste/HOY)

Hace unos meses, cuando lo entrevistamos en las oficinas de HOY Los Ángeles, Larry Hernández mostraba todavía la seguridad y hasta la arrogancia de los artistas famosos que se creen inmunes a todo y que, entre otras cosas, admiten que se echan unos tragos “de vez en cuando”, pero que no reconocen tener problemas más serios.

Sin embargo, todo eso parece haber cambiado tras el severo problema legal que el mismo cantante de música regional mexicana tuvo hace poco, y que lo involucra hasta el momento con un caso de secuestro y agresión no resuelto; y es que el Hernández de ahora, al menos ante las cámaras de televisión, luce arrepentido, más sencillo y más dispuesto a dar cuenta de circunstancias que se salieron realmente de su control.

Esto es lo que sucedió durante una reciente entrevista con el programa “Sal y pimienta” de Univision, que el vocalista empezó lamentándose del daño que le ha hecho a su madre, quien lo crió a pesar de que su esposo la abandonó (“el dolor que le hecho sufrir ha sido muy grande, porque también tengo a otro hermano en la cárcel”), y en la que confesó poco después las borracheras continuas que se metía.

“[Su hijo] Sebastián me acompañaba a algunos conciertos y me decía: “¡Papá, no quiero que tomes!”, pero yo lo seguí haciendo”, comentó el intérprete angelino de raíces sinaloenses, para contar luego que empezó a beber a los 16 años. “Terminé siendo un alcohólico y lo acepto, porque no lo podía dejar. Tuvieron que pasar cosas muy fuertes, como lo del año pasado, [para que cambiara]”.

Según Hernández, quien asegura no haber bebido desde hace casi un año, de no haber sucedido lo que sucedió con el caso arriba citado, “seguiría igual, tomando, teniendo lagunas mentales; de hecho, en el último cumpleaños de Jenni [Rivera], donde tuve el honor de cantarle hasta la madrugada, perdí el saber de mí; volví [a la realidad] cuando estábamos comiendo pozole a las 4 de la mañana”.

Pero la confesión más fuerte que Hernández le hizo a Univision fue la de un supuesto encuentro cara a cara con un narcotraficante que no quiso nombrar. “Fui a ver a una persona de un cartel y me dijo, de frente: ‘Yo soy el que te quiere matar’”, relató el protagonista de “Larrymanía”, para luego asegurar que antes de la visita se despidió de todos sus familiares y tuvo que viajar tres horas en la Sierra.

“Después de eso, él me dijo: ‘Valoro que estás aquí, porque llamé a otro artista y no vino’. Yo fui porque, si no lo hacía, no iba a poder regresar a México, que es un mercado muy grande para mí y donde tengo familiares”, agregó Hernández, quien, de todos modos, afirma que no dejará de hacer narcocorridos, pese a que estos son aparentemente los que lo pusieron en el aprieto citado. Y es que no parece querer dejar a la gallina de los huevos de oro, aunque esta le pueda costar la vida. ¿Valdrá la pena el riesgo?


Anuncio