Anuncio

Vidas reales, versiones no siempre oficiales: a propósito de Jenni y Luis Miguel en la pantalla chica

Luis Miguel tendrá dos series televisivas: una oficial y otra no autorizada, y su vida real sigue sumando argumentos al guión de ambos proyectos.

Luis Miguel tendrá dos series televisivas: una oficial y otra no autorizada, y su vida real sigue sumando argumentos al guión de ambos proyectos.

(AGENCIAS)

Si los últimos años han estado marcados por la proliferación de las llamadas narcoseries, que siguen gozando de una gran popularidad pero que para muchos han llegado ya a un punto de saturación insalvable, el futuro inmediato le pertenecerá probablemente a las biografías televisadas, descritas ahora como ‘bionovelas’.

Es un fenómeno que se encuentra lejos de ser nuevo, sobre todo en lo que respecta a las producciones anglosajonas, que han recurrido a esta estrategia desde hace mucho tiempo y que, gracias a ella, suelen tener toda clase de nominaciones y de triunfos en las grandes ceremonias de premios.

Pero, por otro lado, es algo que viene tomando cada vez más fuerza en la televisión latina de los Estados Unidos y, de paso, fomentando la ya conocida rivalidad entre Univision y Telemundo, compañías dedicadas anteriormente a hacer producciones distintas que no se conectaban directamente, pero empeñadas ahora en adelantarse al rival por puesta de mano.

Ese es justamente el caso de las producciones relacionadas a la vida de la desaparecida cantante de música regional mexicana Jenni Rivera. La idea inicial era que la mayoría de su familia lanzara en un momento todavía indeterminado de este año -y a través de Telemundo- “Mariposa de barrio”, la ‘versión oficial’ de esta apasionante historia de la vida real; pero Univision se les adelantó de manera contundente al estrenar el domingo pasado “Su nombre era Dolores”, su propia serie sobre la vocalista, que ha sido abiertamente rechazada por muchos de los Rivera, con la notable excepción de Lupillo, quien compuso incluso el tema musical de la misma.

Por si eso fuera poco, esta semana se dio a conocer la existencia de otra competencia que podría también adquirir tintes feroces: la que se ha establecido entre una producción sobre Luis Miguel aprobada por el ídolo mexicano, cuya realización fue anunciada el pasado mes de noviembre por la empresa MGM, y otra inspirada en las experiencias de su productor Pedro Torres, que acaba de ser confirmada por Univision.

Al medio, la actriz Luz Ramos en una escena de "Su nombre era Dolores", la serie sobre la vida de Jenni Rivera que se transmite los domingos por Univision.

Al medio, la actriz Luz Ramos en una escena de “Su nombre era Dolores”, la serie sobre la vida de Jenni Rivera que se transmite los domingos por Univision.

(Cortesía)

Curiosamente, en esta última ecuación no entra a tallar Telemundo, lo que no significa que no vaya a generarse una nueva polémica; pero lo que sí parece claro es que los ejecutivos de Univision andan de lo más preocupados por recuperar los ratings que han venido perdiendo ante los avances de su competidora más cercana, aunque eso signifique pasarse por alto el tema de los derechos.

A fin de cuentas, ¿por qué no seguir haciéndolo, si Telemundo hizo ya lo mismo a fines del año pasado con “Hasta que te conocí”, una serie sobre Juan Gabriel, y Univision trató -infructuosamente en este caso- de quitarle audiencia con los seis episodios de poco vuelo dedicados al ‘Divo de Juárez’ en su programa habitual “Crónicas de sábado”?

Claro que el asunto es más complicado de lo que parece, como se descubre al saber que, a pesar de haber sido transmitidas en la Unión Americana por los dos ‘enemigos a muerte’ de la TV hispana, tanto “Hasta que te conocí” como “Su nombre era Dolores” fueron creados por BTF Media, una compañía productora de México que, sin lugar a dudas, se inclina hacia el mejor postor cuando se trata de ventas al extranjero.

En medio de todos estos enredos, los que menos parecen verse afectados son los fans de las diferentes figuras artísticas, o eso es al menos lo que estos le dijeron a nuestro periódico durante un reciente evento público dedicado a la promoción de “Su nombre era Dolores”, donde los asistentes comunes y corrientes declararon prácticamente que, cuanto más haya para elegir, mejor.

Visto desde otro punto de vista, el fenómeno no es tampoco fácil de definir, ya que si bien las ‘versiones oficiales’ deberían tener supuestamente más credibilidad que las ‘no autorizadas’, lo cierto es que, cuando algún miembro de la familia del personaje tratado se encuentra involucrado en un proyecto de esta clase, trata naturalmente de ocultar los defectos del homenajeado.

Y eso es algo que se puede notar en “Su nombre era Dolores”, una serie que cuenta con un gran nivel de producción y de actuación y en la que, según todos los indicios y los adelantos, se mostrará incluso la supuesta participación de Jenni en fiestas privadas de narcotraficantes, aunque, entre otras cosas, la contraparte para quienes conocieron de cerca a la cantante es la aparente falta de realismo en las escenas de diálogos relacionadas a momentos familiares que no pudieron ser apreciados directamente por el manager Pete Salgado, en cuyas experiencias se basa todo el programa.


Anuncio