Anuncio
Share

Se lanza un cortometraje ubicado en un mundo dominado por Trump

Un momento de la grabación de "Crusade in Wonderland", trabajo de ficción que imagina de manera aterradora las consecuencias de un gobierno de Donald Trump.

Un momento de la grabación de “Crusade in Wonderland”, trabajo de ficción que imagina de manera aterradora las consecuencias de un gobierno de Donald Trump.

(Cortesía)

Casi dos décadas después de haber dejado su Colombia de origen, Andrés Martínez Tutek es un residente de Nueva York que ha venido trabajando en la disciplina del teatro desde hace seis años, y que actualmente se encuentra completamente metido en la promoción de una obra de ficción que, además de haber sido coescrita por él al lado del director Alejandro Marín, lo tiene en uno de los papeles principales.

Se trata de “Crusade in Wonderland”, un cortometraje que se puede ver desde la semana pasada en YouTube y que cuenta con una vigencia muy particular debido al argumento que maneja. “La protagonista es Lupita, una niña que empieza a imaginarse cómo sería este mundo si estuviera dominado por Donald Trump”, nos explicó Martínez Tutek. “En ese sentido, no es algo tan fantasioso, porque si bien nos inspiramos en los personajes de ‘Alicia en el país de las maravillas’, recurrimos a todo lo que ha dicho [el candidato republicano] para los diálogos, incluso a muchas de sus frases directas”.

Pese a que el nombre de la niña es muy mexicano y a que su madre lleva una blusa típica de ese país, Martínez Tutek asegura que la intención era representar a todas las personas que se sienten amenazadas por la retórica del magnate. “Nos interesa mantener esta sociedad como es, es decir, una en la que cabemos todos: hombres, mujeres, flacos, gordos, gays, ‘straights’… todo tipo de seres humanos”.

“El discurso de Trump no es solo contra los mexicanos, sino contra todos lo que son diferentes, las mujeres y las personas discapacitadas”, prosiguió el actor y escritor. “Hicimos esto porque era el momento de levantar nuestra voz y de demostrar que estamos en un país libre que, lamentablemente, se está viendo afectado por un mensaje de odio que ha causado estrés y ansiedad en muchas personas”.

Pese a ser ya un ciudadano estadounidense, Martínez Tutek se identifica con todos los inmigrantes, porque considera que los aportes de estos son “los que hacen que este país sea grandioso”; y es por eso que, con la finalidad de hacer este corto, se unió a un grupo de más de 100 personas con lazos sanguíneos puertorriqueños, venezolanos, dominicanos, mexicanos y pakistaníes, así como individuos con diferentes tendencias sexuales y estatus legales.

Este sudamericano asegura que lo más complicado fue conseguir el presupuesto que se requería, porque muchas organizaciones a las que acudieron decidieron retirar su apoyo debido a supuestos temores.

Los crteadores del filme decidieron estrenarlo en plena Torre de Trump, aunque fueron interrumpidos por la policía.

Los crteadores del filme decidieron estrenarlo en plena Torre de Trump, aunque fueron interrumpidos por la policía.

(Cortesía)

“Cuando lo terminamos, pasó lo mismo con los distribuidores a los que acudimos, por lo que decidimos lanzarlo en YouTube, que es una plataforma gratuita y permite que el link se pueda compartir; finalmente, la intención de esto es transmitir el mensaje”, comentó.

Hasta el momento, lo más llamativo que ha pasado con “Crusade in Wonderland” es que sus creadores decidieron estrenarlo usando como pantalla un lado de la Torre de Trump en Nueva York, cuyo último piso sirve de residencia para el político. “Llevamos un proyector y un generador eléctrico y empezamos a hacerlo, pero hasta cierto punto, porque después llegó la policía y nos dijo que no podíamos hacerlo sin un permiso, aunque se vio una buena parte y la gente que pasaba se interesó en verlo”, retomó nuestro entrevistado.

Martínez Tutek sabe que las decisiones de voto ya están tomadas y que un cortometraje como el suyo no va a cambiar la opinión de nadie, pero piensa que la obra era necesaria “para mostrar que no somos criminales ni estamos aquí para portarnos mal, sino que tenemos una voz, un lado artístico e historias que contar. No somos salvadores ni los encargados de derrotar a Trump, pero estamos haciendo lo que nos corresponde”.


Anuncio